Cierre

Unas 4.000 personas se manifiestan en Cervera contra el cierre de Lear

La manifestación, que ha transcurrido sin incidentes, protestó por el anuncio de cierre de la factoría de la multinacional estadounidense Lear en Cervera (Lleida), donde trabajan unas 1.300 personas, un 80 por ciento de ellas mujeres, y que serán despedidos en julio. Josep Mª Sas, jefe de recursos humanos de Lear, anunció el cierre por "exceso de capacidad productiva y altos costes salariales".

Unas 4.000 personas han recorrido hoy las calles de Cervera, según datos de la Policía Local, en protesta por el anuncio de cierre de la factoría de la multinacional estadounidense Lear en la ciudad, donde trabajan unas 1.300 personas, un 80 por ciento de ellas mujeres. Josep Maria Sas, jefe de recursos humanos de Lear, anunció el cierre por "exceso de capacidad productiva y altos costes salariales". Lear, que se instaló en Cervera en 1999, fabrica componentes para automóviles. Los trabajadores se temía lo peor desde que la planta dejó de fabricar el pasado año sistemas de cableado para Renault y centró su actividad en componentes para Volvo.

La manifestación, la primera que se organiza de estas características y que ha transcurrido sin incidentes, se ha disuelto después de un acto público en el que han intervenido el alcalde de Cervera, Salvador Borés (CiU), los secretarios generales de UGT y CCOO en Cataluña, Josep María Alvarez y Joan Coscubiela, respectivamente, y la presidenta del comité de empresa, Rosa Palau.

Una pancarta portada por un grupo de niños de entre 3 y 12 años, en la que se podía leer: "No nos rompáis nuestro futuro", abría la marcha, en la que también han participado alcaldes de 20 poblaciones afectadas por el posible cierre de la fábrica de Cervera y diputados de todas las fuerzas políticas del Parlament (CiU, PSC, PP, ERC, ICV).

Los miembros del comité de empresa, acompañados por Alvarez y Coscubiela, llevaban otra pancarta con el enunciado "Lear, nos has traicionado". En un segundo plano se encontraban los alcaldes de la veintena de poblaciones afectadas por el posible cierre de la factoría de Lear en Cervera, entre ellos el de Bellpuig y presidente de la Diputación de Lleida, Josep Pons (CiU). En la marcha también ha participado el alcalde de Lleida, Antoni Siurana (PSC).

Durante toda la marcha, los manifestantes, algunos de ellos procedentes de las factorías de Lear en Valls y Tortosa, no han dejado de corear consignas como "Lear corrupción, terrorismo industrial", "Nos queréis vender el pan y llevar las migajas a los países del Este", "Pujol et quedarás sol (Pujol te quedarás solo)" y "No hace falta que vayas a Polonia, los polacos ya estamos aquí", en referencia al viaje que inicia hoy Pujol a este país europeo.

Durante el acto público celebrado en la plaza mayor, el alcalde de Cervera, Salvador Bordes, ha resaltado la importancia de la "unión" de todos los afectados y se ha quejado del trato recibido por la multinacional norteamericana Lear, de quien, ha recordado, todavía no se ha recibido ningún expediente de regulación.

El secretario general de la UGT de Cataluña, Josep María Alvarez, ha calificado de "delincuentes" a los responsables de Lear por la manera de anunciar el cierre de la fábrica de Cervera y por entender que "están incumpliendo la ley".

En su discurso también ha criticado a los máximos representantes de la Generalitat porque "después de días en que han estado distraídos, parece que ahora se den cuenta de que deben defender estos puestos de trabajo haciendo las gestiones oportunas", así como al Gobierno "porque nueve días después de conocer las intenciones de Lear, todavía no se ha pronunciado".

El secretario general de CCOO, Joan Coscubiela, ha mantenido que el acto de hoy "es la primera piedra de una lucha para que no cierren la fábrica de Cervera", a la vez que ha coincidido con Bordes en destacar que Lear todavía no ha presentado ningún expediente de regulación. "Les sobraba prepotencia y les faltaban razones", ha apostillado.

Los trabajadores de Lear en Cervera han convocado para el jueves una jornada de huelga, previa a la manifestación que tienen previsto celebrar en Barcelona.