TURISMO

Las inmobiliarias se sienten atraídas por la alta rentabilidad de los hoteles

Las grandes inmobiliarias se han mostrado en los últimos meses muy activas en el negocio hotelero y, para ello, han recurrido a socios con experiencia en ese mercado. Metrovacesa o Vallehermoso, que ya estaban presentes en la hotelería, han vuelto a confiar en sus socios tradicionales; HUSA y Holiday Inn (Bass), en el primer caso, y Tryp (Sol Meliá) y Hotusa, en el segundo.

En el caso de las inmobiliarias extranjeras, Bouygues ha empezado a diversificarse en España con el objetivo de que el 20% de su actividad proceda del negocio hotelero. La empresa francesa tiene como socio al grupo francés Accor, para quien ha desarrollado un hotel Ibis en Cornellá del Llobregat (Barcelona) y tiene en marcha un segundo proyecto en Barcelona, que cuenta con una inversión de 2.000 millones, para un hotel de cuatro estrellas y que se comercializará con la marca Novotel.

A lo largo del año pasado las inversiones hoteleras se han multiplicado en paralelo a lo que ha ido ocurriendo con las rentabilidades de las inversiones. En la primera mitad del año la rentabilidad en el sector inmobiliario hotelero era de un 10%, por término medio, según datos del grupo consultor Barta & Partners. En ese rendimiento se incluían tanto los hoteles puramente vacacionales como los exclusivamente urbanos. A finales de año las rentabilidades se elevaban hasta el 15%, medidas en TIR (tasa anual media de rentabilidad sobre inversiones), según la consultora Jones Lang LaSalle Hotels.

Adquisición de Metrovacesa

Este fuerte aumento de rentabilidades ha atraído nuevas inversiones inmobiliarias, especialmente en Madrid y Barcelona. Metrovacesa, controlada en un 27,8% por BBVA, ha comprado recientemente el hotel Mercator, de Madrid. El establecimiento, que se ubica en la calle de Atocha, pertenecía al empresario Bruno Lecocq y requerirá una reforma completa. La inmobiliaria tiene previsto invertir en él unos 3.000 millones de pesetas para convertirlo en un hotel de cuatro estrellas y 260 habitaciones. Mientras comienzan las obras, el hotel está siendo explotado por HUSA, socio de Metrovacesa, a través de un contrato de alquiler. La inmobiliaria y la hotelera seguirán explotando el hotel cuando se haya remodelado por completo el inmueble.

De las dos grandes inmobiliarias españolas, Metrovacesa es la que más directamente se ha inclinado por la hotelería. La empresa tiene una cartera de cinco hoteles, de los que tres se comercializan con diferentes marcas de Bass: Crown Plaza y Express by Holiday Inn, y uno lo explota HUSA (el hotel Princesa, de Madrid).

Al menos cuatro de esos cinco hoteles están cedidos en alquiler por Metrovacesa a la sociedad Acoghe. Esta empresa tiene contratados en franquicia al menos tres hoteles a Bass y explota directamente el madrileño Moncloa Garden. Finalmente, Acoghe también le tiene alquilado a HUSA el hotel Princesa, de Madrid.

Al margen de estos establecimientos, Metrovacesa ha comenzado a incorporar nuevos gestores de hoteles entre sus clientes. Así, Sol Meliá se hará cargo de la gestión de un hotel que la inmobiliaria desarrollará junto al Palacio de Congresos de Santiago de Compostela. Además, NH explotará un hotel que se ubicará junto al centro comercial La Maquinista de Barcelona y que será propiedad de Metrovacesa.

Vallehermoso, por su parte, está presente en el negocio hotelero a través de acuerdos comerciales con explotadores como Tryp o Silken. Precisamente la inmobiliaria es dueña del hotel Puerta de Castilla, gestionado por Silken. Además, Tryp gestiona al menos cuatro hoteles propiedad de Vallehermoso: Alameda, de Madrid; Málaga; El Prat (Barcelona) y Palma de Mallorca. Pese a ello, Metrovacesa se ha presentado a varios concursos de la mano de AC Hoteles, quien ya tiene en su seno como accionista al BSCH. Precisamente este banco controla más del 26% de Vallehermoso.