_
_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

BYD, indemne de la guerra del coche eléctrico chino

La firma cuenta con economías de escala e integración vertical, de las que carecen sus rivales locales

Coche eléctrico BYD Dolphin, en el salón del motor de Bangkok (Tailandia), el 23 de marzo.
Coche eléctrico BYD Dolphin, en el salón del motor de Bangkok (Tailandia), el 23 de marzo.Athit Perawongmetha (REUTERS)

BYD lidera la batalla del coche eléctrico en China desde una posición de fuerza. El mayor fabricante de estos modelos del mundo está ganando cuota de mercado en el país, en parte compitiendo en precios: va a rebajar más de 100 versiones de sus modelos este año. Los beneficios anuales récord de los que informó el martes sugieren que está bien colocado para intensificar la lucha.

La feroz competencia comenzó hace un año, y BYD vende ahora algunos coches hasta un quinto por debajo de su precio original. Los nuevos diseños, como la reciente actualización del bien llamado Destroyer, también son más baratos. La profundidad y amplitud de los recortes son mayores que los ofrecidos por otros fabricantes, según Nomura.

Pero los resultados de la firma dirigida por Wang Chuanfu se mantienen. Los ingresos aumentaron hasta 602.000 millones de yuanes (77.000 millones de euros) en 2023, más de un 40% más que el año anterior. El margen de beneficio neto anual creció un punto porcentual, hasta el 5%, aunque en octubre-diciembre registró su crecimiento trimestral de beneficios más lento en dos años, reflejo de la ralentización del sector.

Sus rivales locales están en peor situación. Ninguno cuenta con las economías de escala o la integración vertical que ayudan a BYD. Las empresas emergentes más pequeñas, como Nio, Leapmotor y Xpeng, siguen en números rojos, aunque han logrado reducir sus pérdidas netas en los últimos trimestres.

BYD se está distanciando de sus competidores nacionales y sus resultados no dejan de acercarse a los de sus homólogos mundiales. Su margen de beneficio operativo ronda el 6%, frente a más del 10% de Tesla y Toyota, según Visible Alpha.

Pero los exigentes consumidores chinos también están desarrollando un gusto por las nuevas tecnologías, como la conducción autónoma, en la que BYD no cuenta con un liderazgo tan fuerte. Mientras, la UE analiza si las exportaciones de vehículos chinos se están beneficiando injustamente de las subvenciones estatales. Las ventas de BYD fuera de la República Popular supusieron más de un cuarto del total el año pasado y la empresa quiere expandirse aún más en el extranjero.

Hay retos por delante, pero el principal fabricante de automóviles chino goza de una salud sorprendente.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_