_
_
_
_
Las claves
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Claves: el ‘casus belli’ de la publicidad verde, y la obvia necesidad de actualizar el Iprem

¿Es tan influyente como cree Iberdrola el autobombo ecológico?

CINCO DÍAS
Global warming
Lecho del río Gan, en China, en el verano de 2022.THOMAS PETER (REUTERS)

Sobre la demanda presentada por Iberdrola contra Repsol, a la que acusa de greenwashing, es decir, ecopostureo, la pregunta que surge, más allá de la cuestión particular, es si realmente la publicidad ecológica es tan eficaz como para crear un casus belli. Se entiende que algún efecto debe de tener, porque, si no, las empresas no gastarían tiempo y esfuerzo en ella. Sí puede que tenga impacto en los inversores, que a menudo seleccionan activos basándose en criterios ASG, que incluyen los ambientales, y a los que se puede seducir con una presentación que pondere los valores verdes. No conviene sobrevalorar, sin embargo, la impresión en los usuarios, pues, al final, la mayoría sigue decidiendo casi por necesidad, es decir, por precio y por la regulación de las autoridades. El trabajador que debe coger un coche para ir de una localidad del extrarradio a un barrio alejado del centro de la capital está al albur de que le dejen seguir entrando con uno de combustión para seguir utilizándolo. Si acaba viéndose obligado a adquirir uno híbrido, eléctrico, o que use biocombustible, dependerá de lo que le dejen hacer, y del precio de las distintas opciones.

Actualizar el Iprem o sustituirlo es una necesidad obvia

Contrasta el bombo del Gobierno a la hora de promocionar las subidas del salario mínimo con el abandono absoluto de la actualización del Iprem, el indicador de pobreza que sirve para fijar ayudas y subsidios. Ni siquiera tiene que negociarlo con nadie, sino simplemente subirlo; pero no hacerlo ayuda a ahorrar unos cuantos euros al erario.

Nació hace 20 años, al nivel del SMI, y ahora no llega ni a la mitad: 7.200 euros anuales, frente a 15.876. Los sindicatos reclaman que se ponga al día, o que se sustituya. Es una necesidad tan obvia, que bien puede seguir teniendo que esperar.

La IA no es garantía de acierto, y menos en la inversión

La SEC, el regulador del mercado de EE UU, ha multado ya a dos firmas de inversión con 400.000 dólares en total por presumir en falso de usar la inteligencia artificial. Más allá de que hay que vigilar que las empresas no hagan afirmaciones espurias, cabe preguntarse, una vez más, por qué los inversores se sienten tan atraídos por la mera mención de la IA, la tecnología de moda. Hace tiempo que las empresas del sector utilizan algoritmos para tomar decisiones, y la experiencia indica que hay las que lo hacen bien, mal y regular. Las IA las diseñan y orientan seres humanos, y por ende imperfectos. Está bien poner cierto orden en el mercado, pero, a partir de cierto punto, es imposible proteger a los capitalistas de sí mismos.

La frase del día

“La transición energética está fracasando visiblemente en la mayoría de los frentes, ya que sus defensores pasan por alto las repercusiones sobre unos consumidores dependientes de combustibles baratos y fiables”

Amin Nasser, CEO de Saudi Aramco

Cuando ir a la universidad no afecta demasiado a las opciones laborales

La ciencia suele encontrar una relación entre ir a la universidad y un mayor salario. Pero quizá sea en parte coincidencia. El destino profesional de un alumno está orientado bastante antes de llegar a la educación superior: la escasa inversión en la escuela primaria y secundaria hace que sea la clase socioeconómica del alumno la que encarrile su evolución laboral futura. Los que tienen más opciones de cuna suelen ser los que acaban yendo a la universidad, y de ahí el vínculo aparente con los sueldos. Todo esto ayuda a entender que, cada vez más, la gente, sobre todo la que menos apuros económicos tiene, se plantee si le vale la pena, desde el punto de vista práctico, estudiar una carrera. La clave, precisamente, es que pueden permitirse elegir.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_