_
_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Deutsche y BNP se intercambian la ropa

El banco alemán prospera en banca de inversión, y la próxima reforma de capital puede beneficiarle

BNP Paribas
Logo de BNP Paribas en una oficina de Nantes (Francia).STEPHANE MAHE (REUTERS)

BNP es el JP Morgan de Europa, y Deutsche Bank, un caso perdido. Hasta hace poco, así es como los habrían valorado los accionistas. La inversión de ese orden en el cuarto trimestre no significa que el estereotipo requiera una revisión completa, pero puede que los mercados deban empezar a ajustar sus narrativas.

Ambos tienen objetivos plurianuales que vencen en 2025. El jueves, el jefe de BNP, Jean-Laurent Bonnafé, recortó su objetivo de crecimiento anual de los ingresos netos del 9% al 8% y dijo que no alcanzaría el deseado 12% de ROTE hasta 2026. El de Deutsche, Christian Sewing, elevó sus previsiones de crecimiento y ahora espera unos ingresos de 32.000 millones en 2025, en vez de 30.000 millones. BNP cayó en Bolsa un 9% y Deutsche subió un 5%.

El balance de 2,7 billones de BNP sigue siendo el doble que el de Deutsche, y sus objetivos de rentabilidad siguen siendo superiores al ROTE del 10% de su rival para 2025. Si los inversores estuvieran seguros de que Sewing podría alcanzarlo, el banco cotizaría muy por encima del 40% de sus activos tangibles a finales de 2024. BNP supera el 60%. Mientras, algunos de los problemas del francés tienen que ver con la regulación, como la tasa bancaria belga, y los ingresos netos por intereses de ambos bancos se verán afectados cuando los tipos vuelvan a bajar.

Pero en lo que respecta a banca de inversión, Deutsche parece mostrar el valor de un periodo prolongado de relativa calma tras la experiencia cercana a la muerte de hace unos años. Un aumento interanual del 1% en los ingresos de trading de renta fija en el trimestre contrasta con la caída media del 9% de JP Morgan, Bank of America, Citi, Morgan Stanley y Goldman Sachs, y el desplome del 32% de BNP. Los ingresos de Deutsche por asesoramiento en operaciones y OPV se dispararon más de un 50%.

Las reformas globales de capital Basilea Endgame pueden ser una bendición para Deutsche y BNP cuando se concreten a finales de año: desde Oliver Wyman y Morgan Stanley calculan que podrían elevar los activos ponderados por riesgo de los bancos mayoristas de EE UU un 35%, y solo un 15% para los europeos. Aparte, estos han empezado a invertir una tendencia que hizo que la cuota de mercado de los grupos de EE UU en los ingresos mundiales por trading se disparara del 47% al 63% entre 2010 y 2023.

Pero ese golpe de capital aún podría ser molesto para BNP, dado que quiere crecer en trading de deuda y Bolsa, relativamente intensivas en capital. Debería de serlo menos para Sewing, que está creciendo en asesoramiento, menos intensivo, y, por tanto, bien situado para beneficiarse si los volúmenes de fusiones repuntan en 2024. Si es así, el estereotipo de la desventura de Deutsche empezará a parecer aún más anticuado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_