_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Boeing pierde cuando tiene todo que ganar

El mercado comercial ha crecido, el sector es clave para la Casa Blanca, pero los problemas del 737 MAX minan su reputación y sus finanzas

Boeing Dave Calhoun
El consejero delegado de Boeing, Dave Calhoun.Agencia Getty (The Washington Post via Getty Im)

Es difícil imaginar una empresa con mayores muros que la protejan que Boeing. La empresa valorada en 137.000 millones de dólares domina, junto a Airbus, el mercado de aviones comerciales. Pero problemas repetidos, como la inmovilización en tierra de los 737 MAX 9 tras el reventón de un panel en un avión de Alaska Airlines el día 5, están minando su reputación y, lo que es peor, sus finanzas.

Hacer aviones es un negocio intensivo en capital que requiere conocimientos especializados de ingeniería y tiene importancia estratégica para el Gobierno de EE UU. El mercado comercial ha crecido y seguirá creciendo más deprisa que el PIB mundial, según Boeing. Tanto ella como Airbus tienen capacidad de fabricación reservada desde hace años. Además, los clientes son reacios a cambiar de avión, ya que tendrían que esperar años y el cambio puede suponer un aumento de los gastos operativos por tener varios tipos.

Estas cualidades explican por qué Boeing sigue funcionando pese a media década de problemas que habrían torpedeado a empresas de otros sectores. Los accidentes del 737 MAX en 2018 y 2019 causaron una inmovilización de casi dos años de la aeronave, seguida de un acuerdo extrajudicial por 2.500 millones de dólares. Luego, la compañía, dirigida por el exejecutivo de General Electric Dave Calhoun desde enero de 2020, sufrió la pandemia, que paralizó la industria y causó retrocesos en la fabricación.

Quizá los daños de esta última inmovilización sean limitados. Boeing y su proveedor Spirit AeroSystems podrían demostrar que el reventón no indica problemas sistémicos. Además, a finales del tercer trimestre, Boeing tenía una cartera de pedidos de más de 5.100 aviones por valor de 469.000 millones.

Pero las crisis han mermado su fortaleza. La cartera de pendientes es menor que en 2018, y los MAX constituyen la mayor parte, según Jefferies. Aunque los ingresos crecen, los analistas creen que las ventas en 2025 seguirán siendo inferiores a los 101.000 millones de 2018. La acción también se ha deteriorado, y sus tenedores han perdido más del 20% en cinco años. Y la firma tiene más de 50.000 millones de deuda, casi cuatro veces más que hace un quinquenio. Debería de tener todas las de ganar, y de alguna manera sigue perdiendo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Más información

Archivado En

_
_