_
_
_
_
Las claves
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El nunca digas nunca jamás de Naturgy y la calculadora de su edad laboral

El proyecto de separar los activos regulados y liberalizados de la compañía podría salir del cajón

CINCO DÍAS
FILE PHOTO: The logo of Spanish energy company Naturgy at its headquarters in Madrid
Sergio Perez (REUTERS)

Nunca digas nunca jamás o, en su versión más tradicional, nunca digas de este agua no beberé, podría ser un buen resumen de las vicisitudes del plan Gemini de Naturgy, un proyecto de escisión de activos que se puso sobre la mesa hace algo más de un año, se metió posteriormente en un cajón y podría volver a salir de él en función del resultado de las elecciones generales de este año y del talante del Gobierno que salga de ellas, entre otros factores. El esquema de Gemini, que fue tumbado por una combinación de razones que incluyen la guerra de Ucrania, las condiciones del mercado y la oposición del Gobierno, pretende separar en dos sociedades los activos regulados y los activos liberalizados de Naturgy. La idea es, así lo han interpretado los mercados, que esa escisión facilite la salida de los fondos de inversión con participación en el capital, una vez finalizado el ciclo inversor. Aunque no se puede decir que las nubes que enterraron Gemini se hayan despejado, la situación es sustancialmente más favorable que hace unos meses. Veremos si la cúpula de la compañía retoma el plan, si la apuesta de las urnas sale bien y si esa placidez en los mercados se mantiene.

Ryanair o la línea roja de lo que los viajeros están dispuestos a pagar

Ryanair puede estar contenta de su desempeño en los últimos tiempos, especialmente en España, donde ha cerrado su último ejercicio fiscal con un beneficio de 1.430 millones de euros y ha duplicado sus ventas. Para la compañía, España no solo es un mercado importante, sino sumamente importante, solo por detrás de Italia. Parte de la explicación de este ejercicio de vacas gordas está obviamente en la recuperación del tráfico, pero también en el abandono de las tarifas hiperreducidas. La compañía defiende que los consumidores están dispuestos a pagar más por volar...la pregunta es donde está la línea roja en ese equilibrio.

Dígame en qué sector trabaja y le diré cuantos años (a ojo de buen cubero) tiene

Hay sectores, como la inteligencia artificial, que son jóvenes como actividad y que muy probablemente empleen mano de obra en la flor de la vida. Con otros, sucede exactamente lo contrario. Si usted trabaja en un sector como el del cuidado de ancianos, formará parte de una actividad en la que la media de edad de los empleados es bastante más alta, un 15% supera los 60 años. Aunque el sector inmobiliario y el transporte figuran también entre los más envejecidos, el que llama especialmente la atención es el primero, no en vano los cuidados a personas mayores requieren energía y a menudo también fuerza física por las dificultades de movilidad en esa etapa de la vida. Es inevitable (y pertinente) preguntarse si el envejecimiento del sector dice algo sobre la calidad de los servicios.

La frase del día

Nos interesa que se produzca más litio, porque el mundo lo necesita, pero obviamente también nos interesa colocarlo bien en los mercados.

Marcela Hernando, ministra chilena de Minería.

La vivienda en España oscila entre el hambre voraz y el empacho

El mapa de la vivienda en España puede parecer un laberinto, no solo por las diferencias de precio o por las distintas normativas autonómicas y municipales, sino también por las grandes diferencias entre oferta y demanda. España cuenta con 255 millones de metros cuadrados de zonas sujetas a tramitaciones urbanísticas, lo que equivale a 1,8 millones de metros cuadrados de construcción. Esa inmensa tarta se reparte de forma desigual entre un grupo de comensales que tienen también muy distinto apetito. Mientras Madrid cuenta con 11,2 millones en superficie para 78.000 casas, unos solares que en 15 años estarán consumidos, Toledo y Almería se muestran literalmente empachadas, con 94.000 y 100.000 viviendas, respectivamente. Nunca llueve a gusto de todos.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_