_
_
_
_

BBVA sufre un nuevo castigo en Bolsa y Sabadell repunta otro 3,56%

Las acciones del banco presidido por Carlos Torres pierden un 3,88% tras retroceder un 6,65% el pasado martes

Oficina del BBVA en el centro de Sevilla.
Oficina del BBVA en el centro de Sevilla.PACO PUENTES

La Bolsa española retoma la actividad con los inversores pendientes sobre todo de BBVA y Sabadell ante su posible fusión. Las acciones de la entidad presidida por Carlos Torres cerraron la jornada con una caída del 3,88%, después de haber retrocedido un 6,65% el pasado martes, cuando trascendió la posible operación. De esta manera, la entidad pierde la barrera de los 10 euros, que había superado a mediados de marzo. Por su parte, los títulos de Sabadell continúan disparados y ganaron esta sesión un 4,26%, aunque han llegado a subir un 8%, tras el alza del 3,37% experimentada antes del festivo por el Día del Trabajador, impulsados por el canje ofrecido para la operación.

Aunque Sabadell aún no se ha pronunciado, los analistas empiezan a hacer sus valoraciones. El departamento de análisis de Bankinter cree que tras el rebote que ha experimentado en las últimas semanas la entidad que preside Josep Oliu, el recorrido ya es limitado. Por este motivo rebajan de comprar a neutral su recomendación y mantienen anclado el precio objetivo en los 1,70 euros, inferior a los 1,88 euros a los que cotiza en la actualidad. “Retendríamos las acciones de Sabadell para venderlas en caso de que la operación saliera adelante”, remarcan. Este movimiento les permitiría exprimir al máximo la prima que ofrece BBVA. Según la ecuación de canje, la entidad que preside Carlos Torres ofrece una acción nueva por cada 4,83 títulos de Sabadell. A los precios de cierre del martes, la prima ronda el 17%. “En caso de llevarse a cabo la operación no generaría valor adicional justificase una revisión al alza del precio objetivo de Sabadell”, remarcan.

Los analistas de Deutsche Bank creen que aunque la prima ofrecida podría resultar “bastante atractiva”, no es sobresaliente. Es decir, como ya adelantaban el martes algunos gestores, ponen en cuarentena la fusión. La reestructuración emprendida por Sabadell en los últimos años es calificada por muchos como una historia de éxito. La entidad, una de las más beneficiadas por la subida de los tipos, ha logrado mejorar la rentabilidad y ha dicho adiós a los problemas del negocio en Reino Unido. La filial británica TSB, centrada en el negocio hipotecario, aportó 195 millones al beneficio de Sabadell el pasado ejercicio, unas cifras que están lejos de las pérdidas de 384 millones de ejercicios pasados.

Entre los más optimistas con la operación se encuentran los analistas de Jefferies. Íñigo Vega, analista del banco de inversión estadounidense, señala que aunque la prima es alta se compensaría con mayores sinergias de 850 millones anuales. El experto considera que además de proporcionar una mejora del 4% al beneficio por acción de BBVA, le ayudaría a rebajar su perfil de mercados emergentes sin alterar sus planes de remuneración al accionista. El mimo al accionista ha sido uno de los puntos fuertes de BBVA en el inicio de año. Después de presentar unos resultados récord, la entidad elevó un 27,9% el dividendo, hasta los 0,55 euros por título, el cupón más alto del sector. Este pago se vio acompañado de un programa de recompras de 780 millones, el cuarto en menos tres años.

El acercamiento entre BBVA y Sabadell es el segundo intento desde que, en 2020, ambas entidades ya mantuvieran conversaciones avanzadas para una fusión, con la falta de consenso en el precio como una de las principales razones que impidieron que la operación saliese adelante. “Tres años después, BBVA vuelve a intentarlo en un contexto muy diferente no sólo a nivel macroeconómico sino también desde el punto de vista de Sabadell, con mejor perfil de riesgo, más rentable, niveles de capital cómodos y el negocio de TSB generando beneficio”, señalan Renta 4 en un informe. “Ambas entidades cuentan con un elevado encaje estratégico, con modelos de negocio complementarios, donde BBVA se beneficiaría del posicionamiento de Sabadell en el segmento de empresas y su exposición a Reino Unido”, señalan.

En la misma línea se muestra la agencia de calificación Fitch, que considera que BBVA, además de beneficiarse del segmento de pymes en el que operada Sabadell, lograría una mayor exposición geográfica a los mercados desarrollados. “La salida del banco de los EE UU en 2020 lo dejó más expuesto a los mercados emergentes, con México, Turquía y Sudamérica representando el 45% de sus préstamos a finales del primer trimestre de 24 meses”, puntualizan. La agencia cree que aunque la operación vuelva fracasar ambas entidades continuarían beneficiándose del entorno operativo favorable en España, del ciclo positivo de tipos de interés y, en el caso de BBVA, de las oportunidades de crecimiento del negocio en México.

La entidad resultante superaría a CaixaBank como el mayor banco de España, sin tener en cuenta los negocios en el exterior, de acuerdo con los datos de balance de las entidades financieras, con activos totales por encima del billón de euros y más de 100 millones de clientes a nivel mundial. “El reparto de poder será una cuestión relevante a la hora de llegar a un acuerdo, además de que el pago de la operación se realiza únicamente en acciones y eso podría no gustar a Sabadell. Dos cuestiones que podrían frenar que la oferta llegue a buen puerto”, apuntan en Renta 4.

La oferta concreta que se propondría la incorporación como consejeros no ejecutivos al consejo de administración de BBVA de tres miembros del actual consejo de administración de Banco Sabadell, elegidos de común acuerdo entre ambas partes. Uno de estos consejeros sería propuesto como uno de los vicepresidentes del Consejo de Administración de BBVA.

En los últimos cuatro años, las acciones del Banco Sabadell se han multiplicado aproximadamente por cinco y han subido alrededor de un 60% en lo que va de año. BBVA tiene una capitalización de mercado de unos 60.000 millones de euros y Sabadell de unos 10.000 millones de euros.

“A medida que nos acercamos lentamente a las primeras posibles bajadas de tipos del Banco Central Europeo y del Banco de Inglaterra, la consolidación en todo el sector ganará protagonismo”, indica Filippo Maria Alloatti, responsable de crédito financiero de la gestora Federated Hermes Limited.

Las conversaciones entre BBVA y Sabadell se producen en un momento en el que algunos bancos españoles están registrando ingresos récord después de una década de reestructuración. El mismo martes, Santander informó de un aumento del 10% de sus ingresos del primer trimestre, mientras que BBVA elevó el lunes su previsión de beneficios para todo el año.

“Desde hace tiempo se considera que Sabadell es un objetivo de adquisición para sus tres grandes rivales españoles (Santander, CaixaBank y BBVA) o un consolidador de entidades más pequeñas del país como Unicaja”, indica Joaquín Robles, analista de XTB. La firma valora positivamente la operación. “El retraso de los recortes en los tipos de interés permitirá a la banca seguir incrementado sus beneficios y una forma para seguir manteniendo el actual nivel de ingresos sin depender de los tipos de interés es diversificar sus ingresos y aumentar su tamaño”, puntualiza.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_