_
_
_
_

PacWest sube un 81,7% en Bolsa: la banca regional rebota con los nervios a flor de piel en Wall Street

Western Alliance se anota alrededor de un 49,23% y First Horizon avanza el 8,75%

Fernando Belinchón
Pacific Western Bank
FILE PHOTO: A general view of Pacific Western Bank in Huntington Beach, California, U.S., March 22, 2023. REUTERS/Mike Blake/File PhotoMIKE BLAKE (REUTERS)

Dos de los tres bancos que ayer se desplomaron en Wall Street rebotan hoy con vigor, evidenciando que las sobrerreacciones del mercado están a la orden del día al otro lado del Atlántico. PacWest, que ayer bajó un 50,62%, se ha disparado hoy un 81,7%, su mayor repunte de la historia; Western Alliance ha avanzado un 49,23fi% cuando el jueves se dejó el 38,45%. Por su parte, First Horizon sube un más modesto 8,75% después de que ayer perdiera el 33,16% de su valor tras el anuncio de que su venta por 13.000 millones de dólares a Toronto-Dominion Bank no saldría adelante. Otros bancos regionales se contagian de la locura compradora de este viernes, como es el caso de Zions, Keycorp o East West Bancorp.

Con todo, las impresionantes subidas apenas sirven para disimular la sangría que han sufrido los bancos en Bolsa esta semana. Cuando comenzó, PacWest, Western Alliance y First Horizon valían 1.220 millones de dólares, 4.064 y 9.441 millones respectivamente. Este viernes, incluso teniendo en cuenta el frenesí desatado, la capitalización ronda los 685 millones en el caso de PacWest, los 2.808 para Western Alliance y unos 5.721 millones de dólares en First Horizon.

El miedo que atenaza al sector bancario estadounidense tras la caída de cuatro entidades fue lo que, en esencia, desencadenó los fuertes descensos de ayer. Aunque el pánico pareció quedar confinado a marzo, regresó en mayo de la mano de First Republic. No obstante, en el caso de cada uno de los tres bancos golpeados este jueves la avalancha de ventas tuvo su particular explicación. En First Horizon, el motivo estuvo en la anteriormente citada venta frustrada a TD Bank. Para PacWest, el anuncio de que la entidad está considerando una ampliación de capital y la dificultad para encontrar inversores. El castigo de Western Alliance se intensificó una vez que Financial Times publicó que, según dos fuentes del banco, se está explorando la venta de la firma, una noticia que poco después fue desmentida a través de un comunicado oficial.

Aunque no hay ningún motivo concreto que justifique las notables alzas de este viernes de PacWest y Western Alliance, las dos entidades que más han estado en el punto de mira estos días posteriores a la resolución del First Republic Bank, sí hay indicios que pueden alentar el optimismo a ojos de un mercado que se encuentra en un estado de hipersensibilidad. Charles Schwab, bróker cuya unidad bancaria generó dudas en el pasado, ha anunciado que por tercer mes consecutivo se está frenando la salida de dinero de los depósitos que ofrece a sus clientes.

Por otro lado, a última hora de ayer, Bloomberg comunicó que, según fuentes cercanas a la institución, el fondo de garantía de depósitos estadounidense (FDIC) está ultimando una recarga de fondos tras agotar prácticamente su dinero con las anteriores resoluciones que tuvo que afrontar en marzo. En esta recarga de dinero que deberá ser aportada por los bancos, supuestamente, el FDIC eximirá a aquellas entidades con menos de 10.000 millones de dólares en activos. Según FDIC había 4.000 entidades por debajo de ese umbral a finales del año pasado. Dependiendo del tamaño de su cartera de depósitos, algunos bancos con hasta 50.000 millones de dólares en activos también podrían evitar los pagos a FDIC.

Más allá de estos indicios, también hay explicaciones técnicas. Ante una cotizada en caída libre, las posiciones cortas son una manera de sacar beneficio de la situación. En el caso de que se revierta la caída, cuanto mayor sea la subida de las acciones sobre las que se tiene la posición bajista, mayor será la pérdida de dinero del inversor que la posicionó. La forma de protegerse que tienen los que optaron por ponerse en corto es comprar acciones, lo que a su vez deriva en un círculo que termina por impulsar aún más alzas. Es difícil saber qué parte de la subida de PacWest viene del alivio real y qué parte procede de la búsqueda de una salida por parte de los que apostaron por su hundimiento. El derrumbe de la banca regional estadounidense ha sido muy rentable para los bajistas. Según S3 Partners, firma de inteligencia de mercado, las posiciones cortas han generado 7.000 millones de dólares de beneficios en lo que va de año.

Existe una clara división de opiniones sobre si la pesadilla bancaria en Wall Street ha terminado realmente o no. Inversores como Bill Ackman han advertido que todavía puede quedar “dolor” por delante. En la misma línea, el expresidente de la Fed de Dallas Robert Kaplan incluso hizo un llamamiento a que la Reserva Federal detuviera las subidas de tipos. “Preferiría que se hiciera una pausa, no subir los tipos, pero dejar claro que se sigue con ello en mente. Digo esto porque pienso que la situación bancaria puede ser más seria de lo que actualmente pensamos”, avisó. En el lado del optimismo se encuentran, en cambio, desde nombres como Jamie Dimon, presidente de JP Morgan, hasta Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal, quién en rueda de prensa valoró como un importante hito en la lucha por terminar el episodio de miedo bancario la intervención y posterior venta de First Republic.

“La tensión entre el pobre sentimiento de mercado y la fuerte liquidez que demuestran tener los bancos regionales es difícil de reconciliar a medida que los inversores adoptan un draconiano punto de vista sobre las entidades”, opina el analista de Bloomberg Intelligence Herman Chan. Por su parte, Jaret Seiberg, analista de TD Cowen, califica la situación de “momento GameStop”, en alusión al frenesí que vivieron las conocidas como acciones meme.

En la jerga de Wall Street, apostar por un valor cuando está en caída libre o en serio entredicho, como ha sido el caso de estos bancos, se le conoce como “intentar coger un cuchillo al vuelo” por el peligro que lleva aparejada semejante operación. “Este cuchillo en concreto podría ser romo”, sostienen los analistas de Hovde Group. “Dado nuestro punto de vista de que no ha ocurrido nada nuevo en los fundamentales de los depósitos de los bancos en la última semana, creemos que los inversores pueden obtener una muy buena recompensa fruto de este intento de sostener el cuchillo”, comentan haciendo referencia a la creencia de que las nuevas caídas, más que basarse en movimientos de depósitos concretos o en aprietos de estos bancos, se han debido en mayor parte a la paranoia que lleva instalada en el sector desde marzo.

Según explicó el propio Western Alliance en el comunicado con el que cargó contra Financial Times, si bien en términos interanuales los depósitos del banco bajaron un 11% en el primer trimestre, la caída de First Republic no afectó al flujo de depósitos. El 2 de mayo, ascendían a 48.200 millones de dólares, más que los 47.600 del 31 de marzo.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Fernando Belinchón
Madrid. 1994. Máster en periodismo económico por la Universidad Rey Juan Carlos. Redactor de la Mesa Web de CincoDías. En el periódico desde 2016.

Más información

Archivado En

_
_