_
_
_
_
_

Caen las ventas en el mercado del arte, ¿agotamiento o simple traspié?

En 2023, el sector movió 65.000 millones de dólares, un 4% menos que el año anterior

Subasta de la obra 'El retrato de la señorita Lieser' de de Gustav Klimt el pasado abril en Viena.
Subasta de la obra 'El retrato de la señorita Lieser' de de Gustav Klimt el pasado abril en Viena.Leonhard Foeger (REUTERS)
Manme Guerra

Ciertas nubes grises han ensombrecido el mercado del arte, tras dos años de un sol tan radiante como los que pintaba Vincent van Gogh. Así lo reflejan los números recogidos en The Art Basel and UBS Global Art Market Report 2024. En el mismo se muestra que las ventas descendieron un 4% con respecto a 2022 y se quedaron en 65.000 millones de dólares, cifra aun así mayor a la de 2019 (64.400 millones). También se registra una caída en las ventas en el Informe de arte contemporáneo de Hiscox, aunque en este caso solo se tienen en cuenta las transacciones en subastas de obras creadas a partir de 2000. En concreto, el descenso en este caso fue del 17%, de los 1.500 millones de dólares de 2022 a los 955 millones de 2023. Pese a ello, supone un 26% más que antes de la pandemia.

José Luis Guijarro, director del máster en Mercado de Arte y Empresas Relacionadas de la Universidad Nebrija, asegura que “desde los últimos 15 años, el mercado se viene moviendo entre 60.000 millones de dólares y 70.000 millones de dólares. Con algunas fluctuaciones por cuestiones como la pandemia”. En su opinión, a pesar del “frenazo” de 2023, no hay síntomas de saturación o cansancio en el mercado, “lo que pasa es que hay un macroentorno complejo con circunstancias políticas, sociales y bélicas que hacen que el consumidor se lo piense antes de invertir en arte”. Y señala la menor venta de obras de gran valor como uno de los factores que explican el descenso.

Una opinión similar es la que aporta Clare McAndrew, autora del informe de UBS. “En 2022, la gama alta del mercado impulsó el crecimiento y aquellos países que se centraron en las ventas de gama alta, como Reino Unido y Estados Unidos, obtuvieron buenos resultados. China, por su parte, atravesó un periodo muy difícil por estar bloqueado durante gran parte del año. En 2023, esta situación se invirtió al ralentizarse las ventas en la parte alta del mercado: el estadounidense y el británico sufrieron un descenso, mientras que el chino, de reciente apertura, experimentó un repunte de la actividad en el primer semestre. Así que la desaceleración fue ligeramente menos dramática de lo que habría sido, pero aun así algo inevitable, ya que las ventas se redujeron en el extremo superior después de un fuerte crecimiento en ese segmento durante los dos años después del coronavirus”, responde por correo electrónico.

Con respecto a cómo influye la situación económica mundial en la compraventa de obras de arte con un precio elevado, McAndrew asegura que, en periodos inciertos o bajistas, una menor confianza financiera puede afectar a menudo negativamente a la adquisición de bienes de lujo y otros objetos no esenciales. “Los resultados de la investigación sobre coleccionismo llevada a cabo en 2023 fueron que una proporción significativa de coleccionistas HNW [personas con alto poder adquisitivo por sus siglas en inglés] utilizó el apalancamiento para construir sus colecciones, por lo que el aumento de los tipos de interés también podría haber tenido un efecto negativo en el gasto, haciendo que el coste de utilizar el crédito para comprar fuera significativamente mayor”, añade.

Subastas más caras 2023 Gráfico

Sube el número de transacciones

La “ralentización”, como la califica McAndrew, del segmento de precios más elevados se contrapone al “crecimiento bajo y positivo” de la parte inferior del mercado. Esta circunstancia explica que, a pesar del descenso en el dinero que se movió, aumentaran las transacciones un 4%, hasta las 39.400.000. “En 2023, como suele ser habitual, la gran mayoría de las obras, en concreto el 91%, se vendieron por un precio inferior a los 50.000 dólares, mientras que menos del 1% fueron por más de un millón”, afirma.

Muchas de esas obras por las que se pagan varios millones de euros se venden en subastas destacadas, cuyo resultado “puede cambiar el resultado del mercado de un año para otro”. Y pone como ejemplo la de la colección de Paul Allen, cofundador de Microsoft, que se cerró en noviembre de 2022 por 1.622 millones de euros. Una cifra que Christie’s, firma en la que se llevó a cabo, saca de sus cuentas a la hora de hacer la comparación de sus resultados de ese año con 2023. Aun sin contar con el elevado montante, el total de las ventas de la casa de subastas en las categorías de arte y lujo bajó un 7% el año pasado, hasta los 6.200 millones de dólares. Guillaume Cerutti, director ejecutivo de la compañía, explicó, al presentar los resultados, que “un macroentorno desafiante y la contracción del mercado del arte explican” la menor recaudación.

Un descenso que se ha dado también en las ventas de arte contemporáneo en subastas, según el informe de Hiscox. “Vemos una desaceleración este año, pero porque justo después de la pandemia se produjo un incremento brutal de todo lo que se vendió a través de subasta. Estamos en unos niveles más parecidos a los de prepandemia”, relata Eva Peribáñez, directora de la división de arte y clientes privados de Hiscox España. Al igual que ocurre en el arte en general, en el volumen de ventas del contemporáneo también juega un papel esencial el precio de las obras. “En este tipo de subastas, el segmento que está tirando es el de los compradores jóvenes, que adquieren artistas más nuevos, de sus generaciones, con piezas de un menor valor. Así que cuando hablamos de volúmenes en euros y dólares de lo que se vende es menor”.

Arte como inversión

Entre los compradores, Peribáñez diferencia dos tipos. Por un lado, los coleccionistas, que compran “por amor al arte, para disfrutarlo o porque les da posicionamiento dentro de la sociedad”, y que suelen preferir “artistas más reconocidos y mejor valorados”. Por otro, los que compran como inversión. “En arte contemporáneo, sobre todo cuando estamos hablando de artistas emergentes, es donde más se ve ese perfil”. En su opinión, entre “las nuevas generaciones que se están subiendo al carro” hay quienes “posiblemente compren porque lo ven como un valor seguro”, a la espera de que cuando los artistas vayan asentándose y teniendo mayor reconocimiento, el “valor de sus obras crezca”. “Dentro del mercado del arte, en el contemporáneo diría que es donde más entran en juego las transacciones de compraventa a modo de inversión”, añade.

A este respecto, Guijarro se muestra contundente cuando afirma que “el arte contemporáneo no es una buena inversión. Es pura especulación”. “Puede subir el precio y la reputación de los artistas que llamamos emergentes. Pero las obras que has comprado ahora no valdrán más en el futuro. La gente querrá lo que haga ese artista en diez años”, sostiene. Y cuenta que hay “compañías que se dedican a la inversión en arte” y no trabajan con obras recientes “porque está visto que es una lotería”. Para él, los “valores refugio, el oro en este mercado, son Picasso, Monet o Frida Kahlo. Historia del arte que no va a cambiar”.

Precisamente es una obra de Picasso, como se puede ver en la infografía superior, la que encabeza la lista de los diez cuadros más caros vendidos en subastas en 2023, seguida de una de Gustav Klimt y por otra de Claude Monet.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Manme Guerra
Redactora de la sección Fortuna, donde escribe de recursos humanos, empresas, sostenibilidad, lujo y estilo de vida. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de la Escuela de Periodismo UAM-El País. Ha trabajado en El País, Vozpópuli, Microsoft News y la revista ¡HOLA! antes de incorporarse a Cinco Días en 2022.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_