_
_
_
_

Arantxa Tapia: “Ante la incertidumbre, mejor basarse en datos que en impresiones”

La consejera de desarrollo económico, sostenibilidad y medio Ambiente asegura que “hay que descarbonizar, pero sin hacer desaparecer a la industria” 

Arantxa Tapia, consejera de desarrollo económico, sostenibilidad y medio ambiente.
Arantxa Tapia, consejera de desarrollo económico, sostenibilidad y medio ambiente.


Al frente de la consejería del Gobierno vasco más próxima al mundo empresarial, Arantxa Tapia (Astigarraga, Gipuzkoa, 1963) analiza una coyuntura que sigue marcada por la incertidumbre y por la necesidad de la indus tria, puntal de la economía de Euskadi, de abordar la transición energética.

Euskadi ha alcanzado puntualmente este año el millón de afiliados a la Seguridad Social. ¿Se puede consolidar ese nivel?

R. Nunca ha habido tanta gente trabajando en el País Vasco. Estamos cerca de consolidar ese hito, por la pura dinámica de crecimiento de la economía [subida del PIB vasco del 1,7% este año y del 2,1% el próximo, según las últimas estimaciones, además de 994.992 cotizantes a septiembre pasado]. Pese a la ralentización que se espera para todo el segundo semestre y a los muchos mensajes de incertidumbre y estancamiento. Sabemos gestionar este escenario, y además hay que basarse en los datos y no en las impresiones. La industria y los servicios anexos, que entre ambos suman más del 40% del PIB, mantienen una evolución al alza.

Y las empresas se siguen quejando del déficit de perfiles profesionales.

R. Faltan trabajadores especializados. Los jóvenes tienen que conocer qué empleos se demandan. No solo ingenieros, también FP en grado superior y licenciados en empresariales y económicas y, por qué no, en psicología. Hay que ampliar el tipo de perfiles que pueden ocupar determinados puestos. El déficit demográfico es otro problema. Tenemos que atraer a todo tipo de profesionales, no solo a la industria, también a la construcción, a la que le faltan operarios para las obras.

Las empresas de Euskadi pueden equipar al 100% un parque eólico, pero la capacidad instalada es poca

Las renovables se presentan como claves para la transición energética, pese a la oposición de algunos colectivos a los parques eólicos y fotovoltaicos.

R. Hay que acometer la descarbonización, pero sin hacer desaparecer la industria. Tiene que mantener sus niveles de competitividad. Por cierto, las empresas de Euskadi pueden equipar al 100% un parque eólico, pero la capacidad instalada en este ámbito es poca. Y la guerra de Ucrania ha evidenciado la dependencia del petróleo y el gas de Rusia. Para lograr una mayor autonomía energética tenemos que poner de nuestra parte. Hace falta de todo. Más placas solares en los tejados, más comunidades de consumidores energéticos e infraestructuras, nueva generación de hidrógeno, etcétera. Y la optimización de la gestión de los residuos. Cuanto antes se asuma por todos, mejor.

Consulte aquí el pdf completo del Extra País Vasco

Euskadi cuenta en el sector energético con multinacionales que traccionan a sus proveedores. ¿Puede extenderse este modelo a otros ámbitos?

R. Hay cadenas de suministro muy consolidadas en la industria eólica, que ha extendido sus operaciones desde el ámbito terrestre al marino. En aeroespacial, Euskadi también cuenta con grupos que impulsan la internacionalización de sus proveedores. Como en el caso de automoción, donde la fábrica de vehículos de Mercedes-Benz en Vitoria es clave para el tránsito al coche eléctrico. Y lo mismo ocurre con los autobuses y los trenes, donde también hay grupos que traccionan.

La fábrica de Mercedes-Benz en Vitoria es clave para el tránsito al coche eléctrico de los proveedores vascos

¿Tiene capacidad el sector de componentes de automoción para abordar ese tránsito?

R. Lo tiene que hacer. Lo que hay que definir es cómo y cuándo. Una empresa vasca de máquina-herramienta nos comentó en la feria EMO Hannover (Alemania) que antes solo trabajaba para vehículos con motores de combustión y ahora únicamente suministra a unidades impulsadas por baterías.

Consulte aquí el pdf completo del Extra País Vasco

¿Qué tipo de emprendedores necesita Euskadi?

R. No es el perfil de Silicon Valley [Estados Unidos], centrado en el software. Sus conocimientos tienen que estar orientados a la industria y a sectores nuevos, con una especialización que nos distinga de otras zonas de Europa, por ejemplo. Hemos lanzado un proyecto piloto de innovación abierta. Los conocimientos que surjan de los centros tecnológicos pueden ser aprovechados por los emprendedores para convertir esos avances en proyectos empresariales.

¿El encarecimiento de la financiación está frenando las inversiones?

R. Los programas del Gobierno vasco de apoyo a estos proyectos, con un presupuesto anual de 600 millones de euros, se cubren al 100% por las solicitudes y en algunos se supera la partida económica y hay que hacer una selección. Las compañías se siguen preparando para un mercado que ha pasado de demandar solo productos a soluciones globales. Quizás necesiten más alianzas u otro tipo de operaciones corporativas.

¿Es suficiente el nivel de internacionalización de la industria y de los servicios anexos?

R. Las multinacionales siguen elevando las exigencias a los proveedores en sostenibilidad y rapidez de respuesta. Y hay que adaptarse, sin olvidar las cadenas de suministro locales, que se desvelaron como claves durante la pandemia. Por mercados, China ha cambiado mucho y ya no es una elección por producción de bajo coste. En Asia hay que fijarse en Corea del Sur y Japón. Sin olvidarse de otros como Australia y Canadá. Sobre los dos primeros, el Gobierno vasco tiene oficinas de apoyo a las empresas en Seúl y Tokio. Y preparamos la apertura de una delegación en Quebec, en el caso del país norteamericano.

¿Está reaccionando Europa ante el plan IRA de Estados Unidos que atrae inversiones?

R. Ya se están yendo proyectos. Los 27 socios de la UE tienen intereses diferentes, pero deben buscar el arraigo de la producción y de la nueva industria, como la de los semiconductores, sin dejar el monopolio de materias primas a terceros. Pero la regulación comunitaria es muy compleja y lenta a la hora de actuar.

¿Cuándo podrá contar Euskadi con la alta velocidad ferroviaria?

R. Como muy rápido, parece que habrá que esperar otros tres años. Y es un déficit para la propia ac­tividad económica y para la atracción de inversiones. No se entiende que esta comunidad, con su industria y nivel de PIB, y con un turismo en auge, no tenga una conexión ferroviaria del siglo XXI.

¿Cuál es el porcentaje del PIB que se destina a I+D+i?

R. El 2,13%. Más allá de los números, hay que analizar su impacto real en la economía. Estamos en el tercer escalón de cuatro como región innovadora de la UE, y hay que llegar a ese nivel máximo que tienen Alemania y los países nórdicos. Para eso hacen falta empresas que generen patentes y profesionales cualificados, para consolidar un tejido empresarial de vanguardia. Algunas compañías, sobre todo del ámbito biosanitario, tienen hasta medio millar de desarrollos propios y registrados. No es lo común, pero la vía de la generación del conocimiento es clave para el crecimiento económico. Y hay que crecer con la aportación del sector público y del privado. La cuarta parte de la inversión en innovación la asume el Gobierno vasco.

“Podemos convertirnos en el ‘hub’ digital  del Eje Atlántico” 

Oportunidades. La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente señala que en el ámbito digital hay impresionantes oportunidades de negocio. “Recuerdo que ya contamos con un cable submarino para la conexión de datos que enlaza EE UU con Europa a través de la costa de Euskadi. La industria absorbe y necesita de estos conocimientos tecnológicos. Y el País Vasco puede convertirse en un hub digital por su ubicación en el Eje Atlántico”. 

Negocio fuera de la UE.  Arantxa Tapia defiende la necesidad de buscar otros mercados diferentes a los del espacio comunitario. Sobre todo cuando uno de los motores de la UE, Alemania, está en un escenario de recesión. “Y cuando falla China hay que ir a Estados Unidos y Latinoamérica. Hay que ser flexible, con capacidad de adaptación a situaciones diferentes y a mercados alternativos”. Y concluye: “Diversificación para no ser vulnerables”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Más información

Archivado En

_
_