_
_
_
_

El precio de la vivienda frenará en 2024 y crecerá por debajo de la inflación

Los analistas creen que el coste de las casas podría aumentar apenas un 1%, mientras que el IPC se situará por encima del 3%. El alquiler no dará tregua por la escasez en la oferta

Apartamentos en alquiler en la Plaza Mayor, en Madrid.
Apartamentos en alquiler en la Plaza Mayor, en Madrid.EyesWideOpen (Getty Images)
Denisse López

Noticias agridulces en el sector inmobiliario. El precio de la vivienda seguirá creciendo, pero la curva ascendente será mucho menos pronunciada que en este año y el consenso lo sitúa por debajo de la inflación. Esto permitirá una pequeña remontada de las compraventas, que en los primeros 10 meses de este año han caído un 8,7%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). A quien no dará tregua el 2024 será a los inquilinos, pues el alquiler se resistirá a bajar debido a la escasez de oferta y el incremento en la demanda a raíz de la subida de tipos, que ha endurecido las condiciones para adquirir una hipoteca.

Los más optimistas, como Pisos.com, creen que el repunte de las casas rondará el 1% o 2%, aunque la tendencia de la demanda hacia las grandes ciudades “mantendrá el pulso en las principales capitales”. CaixaBank Research también vaticina un frenazo del 3,3% de este año al 1,4% en 2024, “a medida que se vaya trasmitiendo el impacto del aumento de los tipos de interés a la economía real”. Esto implica un descenso en términos reales, pues el IPC se situará previsiblemente por encima del 3%. Incluso, BBVA Research, que da un mayor incremento en términos nominales (2,5%), da alas a la posibilidad de que el próximo año sea uno de esos pocos momentos en los que los pisos se comportarán mejor que el índice de precios de consumo. Esto no ha ocurrido en más de una década, con la excepción de 2022, en plena crisis inflacionista.

El alquiler, no obstante, esquivará la anhelada corrección. La Federación Nacional de Asociaciones Inmobiliarias (FAI) prevé una evolución alcista debido a “la retirada de oferta y la inseguridad jurídica existente”. Recuerdan que la oferta de alquiler habitual en España ha descendido un 30,57% desde la entrada en vigor de la Ley de Vivienda, la demanda de inmuebles de larga estancia ha aumentado un 11,01% y los precios han subido un 9,2% de media en los últimos 12 meses. En este escenario, y debido a “que no se esperan medidas eficaces a corto plazo, la única manera en la que los precios frenarán será cuando se extiendan los desahucios o los impagos”.

Aunque mucho más mesurado, el portal inmobiliario Fotocasa también cree que los arrendamientos sufrirán una subida superior al 5% en 2024 debido a que se está convirtiendo en la solución habitacional más popular tras el endurecimiento de las condiciones hipotecarias. El tensionamiento del mercado del alquiler está siendo impulsado por los pisos turísticos. Idealista considera que el peso de este tipo de inmuebles seguirá aumentando en los grandes mercados, lo que reducirá aún más las posibilidades para las familias que buscan un lugar de larga duración. En consecuencia, no solo habrá un repunte en los precios sino que se endurecerán los perfiles exigidos por los propietarios y se “centrarán en aquellos que ofrezcan más seguridad jurídica y frente a impagos”.

Euríbor y visados

El euríbor, subordinado totalmente a la política del Banco Central Europeo, tampoco será fuente de grandes alegrías en 2024. El mercado tiene todavía demasiadas incertidumbres que no apoyarían un inminente descenso del índice. De acuerdo con Idealista, en el mejor de los escenarios habría una relajación durante la segunda parte del año, por lo que las familias con hipotecas variables deberían planificar su economía pensando que las cuotas no bajarán hasta al menos 2025. Por otra parte, BBVA Research prevé que el euríbor comience a descender sutilmente a partir del segundo trimestre del próximo año (se mantendrá por encima del 3%), lo que ayudará a que los hogares hagan frente al pago de las hipotecas con más soltura.

Adicionalmente, se espera un ligero crecimiento en los visados de obra nueva, en concordancia con las tasas que se han registrado a lo largo de este año –en la primera mitad de 2023 hubo un crecimiento del 6% en los visados de obra nueva, según datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana –. BBVA Research espera que la obra pública cobre protagonismo en los próximos años “si realmente el Gobierno quiere cumplir con los programas anunciados en esta materia”. En consecuencia, la obra nueva debería superar las 200.000 unidades, en sintonía con la creación promedio de los hogares. Es un gran reto si se considera que no se superan los 100.000 visados al año desde 2009.

Sánchez apela a todos los actores para ampliar el derecho a la vivienda

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo ayer un llamamiento a todos los actores políticos, sociales y administraciones para garantizar el acceso a una vivienda digna a todos los españoles y recordó el objetivo del Ejecutivo para sacar adelante 184.000 viviendas públicas asequibles. En el acto de inauguración de la Casa de la Arquitectura en Madrid, recordó que tienen toda la legislatura para que la vivienda deje de ser un problema y sea un derecho. Detalló que el acceso a la vivienda se ha convertido en un derecho inalcanzable para 2 millones de familias y que 1,5 millones de hogares destinan el 40% de su renta al pago del alquiler. “Cuando resulta inaccesible para la mayoría se convierte en la antesala de un privilegio para otros pocos”, dijo. Volvió a señalar que con la Ley de Vivienda se busca poner fin a esta anomalía. 

Por su parte, la ministra de Vivienda y Agenda Urbana, Isabel Rodríguez, se refirió a los planes para incrementar el parque público de vivienda en alquiler asequible, para avalar el 20% de la hipoteca a jóvenes y familias, o el bono joven, todo ello en base a la tarea principal de garantizar el derecho a una casa digna y asequible. 

En un acto independiente, el portavoz económico de Sumar, Carlos Martín, propuso ayer extender la prohibición de los desahucios, fijar un tope a la subida del alquiler del 3% –como ya se pauta para el próximo año en la Ley de Vivienda– y que la portabilidad de las hipotecas sea obligatoria.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Denisse López
Es redactora de la sección de Economía de EL PAÍS y CINCO DÍAS. Escribe habitualmente de macroeconomía y coyuntura. Se incorporó a esta casa en 2022, después de haber trabajado en distintos medios digitales en México. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional Autónoma de México, y el Máster de Periodismo UAM-El País.

Más información

Archivado En

_
_