_
_
_
_
_

Galán arremete contra el incremento de los tributos y el tope para invertir en redes

Iberdrola ganó el año pasado 4.800 millones de euros, casi un 11% más que en 2022

Iberdrola
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.Cedida por Iberdrola
Carmen Monforte

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha arremetido hoy contra la “enorme” cantidad de impuestos que existen en España, casi 40 diferentes, y ha insistido en que mantener el gravamen a las energéticas “no tiene ningún sentido”. En una conferencia con analistas para presentar los resultados de 2023, que se han saldado con un beneficio neto de 4.800 millones de euros, un 10,7% más que en 2022, el ejecutivo pidió que España se alinee con el resto de países de la UE, “puesto que queremos hacer este país totalmente atractivo”.

En la información remitida hoy a la CNMV Iberdrola destaca que su contribución fiscal en los países en los que opera fue de 9.300 millones de euros, lo que supuso un 24% más que el año anterior. De esta cifra, casi 3.500 millones se destinaron a España, un 35% más que en 2022. En el caso del polémico impuesto por las ventas de energía en España (excepto las de los negocios regulados), la aportación de Iberdrola el año pasado fue de 213 millones. Precisamente, las ventas del grupo descendieron un 8,6%, hasta 49.335 millones, una caída mucho más pronunciada en el caso de España, que lo hizo en un 22%, por el descenso de los precios de la energía. Galán recordó que este impuesto extraordinario por dos años (que grava los ingresos y no los beneficios como en el resto de Europa) ha sido recurrido por las compañías ante la justicia.

Por otro lado, el presidente de Iberdrola señaló que si los activos regulados se mantuvieron constantes en España en 9.300 millones de euros el año pasado es por el límite legal a la inversión en redes. Un límite que pidió eliminar: “Se trata de una ley que tiene una década y que se basa en algo que no tiene mucho sentido”, como es relacionar el PIB con la inversión en redes, si bien, confió en que el Gobierno abra la posibilidad a que reconsidere dicho tope.

En cualquier caso, y volviendo a los resultados, el ebitda de Iberdrola ascendió en el último ejercicio a 14.417 millones de euros, un 9% superior al registrado en 2022. Con ello, el consejo de administración propondrá a la junta general una remuneración complementaria de 0,348 euros brutos por acción, lo que, sumado al dividendo a cuenta de 0,202 euros abonado en enero, supone un total de 0,550 euros por título con cargo a los resultados de 2023, con un incremento del 10,8%.

En 2023, Iberdrola aceleró sus inversiones hasta una cifra récord de 11.382 millones de euros, un 6% por encima de 2022. En España pagó más 2.300 millones de euros. Gracias a ello, el grupo cerró el último ejercicio con una capacidad instalada renovable de 42.187 MW en todo el mundo (62.883 MW sumando todas las tecnologías), al añadir a su cartera 3.250 MW verdes, con una inversión de 5.000 millones de euros, el 60% en eólica marina e hidroeléctrica. Entre los proyectos renovables destacan la finalización del parque eólico marino de Saint Brieuc (Francia) con 496 MW y el comienzo de la producción en Vineyard Wind, el primer parque marino a gran escala de Estados Unidos con 806 MW.

Por su parte, la base de activos de redes ha aumentado un 8%, alcanzando los 42.210 millones de euros. La empresa que preside Ignacio Sánchez Galán cuenta con 1,3 millones de kilómetros de líneas eléctricas y seguirá invirtiendo “en regiones con nuevos marcos regulatorios como Estados Unidos, Reino Unido y Brasil”, señala en una nota de prensa. El año pasado Iberdrola firmó contratos a largo plazo de energía renovable (PPA) por 1.000 MW y mejoró la cuota de mercado en la Península Ibérica, con 8,3 millones de clientes. En total, Iberdrola suma 10,5 millones de contratos, de los cuales, el 84% están en el mercado libre y, el resto, en el regulado.

Plan de rotación de activos

En la actualidad, la compañía, que cuenta con 42.300 empleados en el mundo, ha completado su plan de rotación de activos y alianzas para 2025, “lo que ha permitido reforzar el balance y maximizar el acceso a nuevas oportunidades de crecimiento”, señala. Iberdrola ha recibido las autorizaciones para la venta del 55% del negocio de México, principalmente de centrales de gas, que le han permitido obtener alrededor de 6.000 millones de dólares (unos 5.600 millones de euros) y cuyo cobro prevé para el próximo 26 de febrero. Iberdrola mantiene el 45% del negocio y todo el potencial de crecimiento en renovables, con una cartera de más de 6.000 MW eólicos y solares. En los últimos meses la empresa ha firmado alianzas de coinversión con socios estratégicos como Norges Bank, Masdar y GIC, que han coinvertido 2.200 millones de euros.

Considerando el cierre de la operación de México, la deuda neta de la compañía baja hasta situarse en una horquilla de entre 42.000 y 42.500 millones de euros y el ratio de generación de caja sobre deuda neta mejora hasta el 25,8%; el flujo de caja operativo, en un 8%, hasta 11.096 millones refuerza su balance con más de 14.700 millones de nueva financiación. La liquidez se sitúa en 20.900 millones.


El pasado 2 de enero, el grupo español dio carpetazo al largo proceso por hacerse con la energética de Nuevo México PNM Resources. Ese día, Avangrid, filial estadounidense de Iberdrola, “anunció su decisión de resolver el contrato de fusión suscrito con PNM el 20 de octubre de 2020, al no haberse cumplido en el plazo contemplado al efecto las condiciones previstas en el mismo para el cierre de la operación”, indica en su informe de resultados.

Previsiones

Para 2024 la compañía se ha comprometido a invertir 12.000 millones de euros, lo que le permitirá incrementar su capacidad instalada renovable terrestre en 2.000 MW, a la que se unirá la contribución de los nuevos proyectos eólicos marinos actualmente en construcción. Además, la empresa seguirá invirtiendo en redes, contando con nuevos marcos regulatorios en los Estados Unidos, el Reino Unido y Brasil, y tiene ya cerrada la venta del 100% de su energía para este ejercicio.

También apunta a un crecimiento del beneficio neto de entre el 5% y el 7%, excluyendo plusvalías por rotación de activos, y se estima que el dividendo aumente en línea con los resultados. La compañía celebrará el 21 de marzo en Londres su Capital Markets Day.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Carmen Monforte
Es redactora de Energía de Cinco Días, donde ocupó también los cargos de jefa de Especiales y Empresas. Previamente, trabajó como redactora de temas económicos en la delegación de El Periódico de Cataluña en Madrid, el Grupo Nuevo Lunes y la revista Mercado.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_