_
_
_
_
_

La batalla judicial por el turismo espacial se enreda con una nueva investigación

Un juzgado de Madrid admite a trámite la querella de Eos X Space contra Halo Space por revelación de secretos de empresa y corrupción en los negocios

Cápsula de EOS X-Space.
Cápsula de EOS X-Space.

Nueva investigación sobre la carrera por el turismo espacial. El Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid ha abierto una causa para aclarar si la consultora Arthur D. Little y el que fuera su presidente en España Carlos Mira se aprovecharon del modelo de negocio de Eos X Space, fundada por Kemel Kharbachi, para dar vida a Halo Space, empresa dedicada a los viajes a la estratosfera.

Según un auto con fecha del pasado 25 de enero, al que tuvo acceso CincoDías, el magistrado Juan Javier Pérez ha admitido a trámite la querella que Kharbachi presentó en octubre por los delitos de revelación de secretos de empresa y corrupción en los negocios contra la consultora especializada en la industria aeronáutica y varios de sus directivos, entre ellos el máximo responsable de la firma a nivel mundial, Ignacio García Alves, y Carlos Mira, actual consejero delegado de Halo Space. La querella, como ya publicó este medio, acusa a estas compañías y sus altos ejecutivos de haber aprovechado la relación laboral con Eos X Space para recabar la información empresarial y técnica necesaria para lanzar su propia firma del sector del turismo espacial.

El magistrado instructor considera que se debe abrir una investigación porque “en la querella se narran hechos que, de ser ciertos, pudieran constituir los delitos en ella alegados”. No obstante, por el momento, solo ha admitido la querella en relación a Arthur D. Little y Carlos Mira y les ha citado a declarar el próximo 13 de mayo para que puedan dar su versión de los hechos. Para ese mismo día, también se ha convocado al querellante para que ratifique su acusación.

En cuanto al resto de querellados, el magistrado ve “razonable” dejar su posible imputación pendiente de la evolución del procedimiento. Según indica en la resolución, prefiere “indagar en el carácter eventualmente ilícito de las operaciones expuestas en la querella, y ofrecer a la entidad citada, como máxima responsable, la posibilidad de aportar datos y explicaciones al respecto” antes de ampliar la lista de investigados.

En declaraciones a este medio, Carlos Mira ha afirmado que “estas acusaciones son completamente falsas” y ha advertido de que Halo Space tomará medidas legales para defenderse a sí mismo y a las empresas que trabajan en su proyecto de “estos ataques deshonestos”. “Nosotros siempre hemos actuado con respeto a la justicia, pero el demandante ha hecho pública una demanda que yo aún no he recibido. No vamos a consentir que se chantajee un proyecto que es pionero en el mundo ni a una firma de reconocido prestigio con mentiras infundadas y mala fe de un señor para el que la fiscalía pide cuatro años de cárcel por presunta estafa”, ha añadido, al tiempo que ha calificado de “fantasma” el proyecto de Eos X Space.

Mira también ha resaltado que Halo está cumpliendo la hoja de ruta, ya que ha realizado cinco vuelos de prueba “con pleno éxito” y cuentan con “todos los sistemas críticos de vuelo testeados en vuelo”. Así, ha indicado que su equipo trabaja en el montaje de la cápsula para realizar la próxima prueba en “los próximos tres meses”.

Desavenencias

Los hechos se remontan a 2020, cuando Eos X Space contrató los servicios de Arthur D. Little para desarrollar la gestión del proyecto, así como las labores de carácter financiero de captación de fondos, entre otros, según narra la querella. Ambas firmas pactaron la formación de un consorcio técnico de empresas y firmaron varios contratos con cláusulas de confidencialidad.

Para sacar adelante el proyecto, se fijó un calendario, entre febrero de 2020 y junio de 2022, con el objetivo de recaudar fondos de inversores (previsto entre febrero y abril de 2020); diseñar el sistema y crear un consorcio industrial (entre junio y diciembre de 2020); e iniciar los vuelos de prueba, obtener certificaciones, realizar las operaciones comerciales y diseñar la experiencia (entre abril de 2021 y el segundo trimestre de 2022). Tras varias desavenencias, los trabajos no llegaron a concluir, pues se rompieron año y medio después.

Esta querella es la segunda que investigan los juzgados madrileños. El Juzgado de Instrucción número 23 de Madrid analiza otra denuncia similar que se dirige contra Halo Space, Arthur D. Little y sus dirigentes, pero también contra Eos X Space y su fundador. Esta acción está encabezada por José Mariano López Urdiales, creador de Zero 2 Infinity, que asegura que su firma fue la primera en desarrollar los viajes al espacio y que la consultora y la compañía de Kharbachi le han robado la idea, gracias a la información confidencial que les trasladó en el marco de una relación comercial.

Carlos Mira y Kemel Kharbachi ya declararon en sede judicial por esta denuncia y negaron todas las acusaciones, según informaron fuentes jurídicas presentes en las comparecencias. El expresidente de Arthur D. Little explicó ante la juez del juzgado de instrucción número 23 que la consultora de origen norteamericano nunca ha tenido relación contractual con Zero 2 Infinity. Asimismo, aseguró que esta querella responde a un intento del querellante de hacer creer que desarrolló un proyecto con “valor”. En esta misma línea se manifestó el dueño de Eos X Space, que indicó que los trabajos no tenían ningún desarrollo, ni conocimientos técnicos ni estratégicos.

Otra de las derivadas judiciales sobre este asunto son las demandas cruzadas en los juzgados de lo mercantil de Madrid entre Arthur D. Little y Eos X Space. La primera denunció que la empresa de Kharbachi hizo uso del logotipo de la consultora en su página web, una vez que ya no tenían ninguna relación comercial. Por su parte, Eos X Space planteó una demanda reconvencional en la que tachó a Halo Space de “imitación” y aseguró que se intentó apropiar de su negocio.

En paralelo, Kharbachi está pendiente de juicio en Palma de Mallorca por una presunta estafa a un inversor por 100.000 euros. En su escrito de defensa, el empresario niega el engaño y explica que los hechos se remontan a la fase de captación de fondos, que tuvo lugar entre febrero y abril de 2020, cuando existió un problema puntual de liquidez, al no cumplirse las expectativas de inversión que hizo Arthur D. Little. A ello añade que la presunta víctima de la estafa conocía cuál era la situación de la empresa, ya que era miembro del Gobierno corporativo que formó EOS X Space hasta la creación formal de un consejo de administración.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Nuria Morcillo
Periodista de Tribunales con más de 10 años de experiencia. Tras dar los primeros pasos en El Mundo y ABC, llegó a la agencia de noticias Europa Press, donde comenzó a profundizar en el mundo jurídico. Después pasó por La Información, donde siguió especializándose en ese área. En CincoDías desde diciembre de 2022.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_