_
_
_
_
_

Puente acuerda que las grandes asociaciones de transportistas no se sumen a las protestas de los agricultores

El ministro se reúne con las principales asociaciones, pero deja fuera a la plataforma convocante de un paro indefinido a partir del sábado

Oscar Puente
El Ministro de Transportes, Óscar Puente.Kiko Huesca (EFE)

El colapso de decenas de carreteras y accesos a puertos por la protesta de los agricultores, por segundo día consecutivo y aunque no cuentan con el respaldo de las mayores asociaciones agrarias, amenaza con ir a más si en el conflicto entran los transportistas. La Plataforma Nacional en Defensa del Transporte, muy beligerante con el actual Gobierno ya en 2022, cuando se debatía la Ley de la Cadena de Transporte, ha convocado un paro indefinido que comenzaría el próximo sábado, día 10, en Madrid.

La organización dice secundar la movilización de la Plataforma 6F de Agricultores y Ganaderos, “más aquellos movimientos y sectores que se sumen en los próximos días”. En estos momentos, sus líderes buscan apoyo entre los transportistas y conductores en todo el país, ante lo que el Ministerio de Transportes también se ha puesto en marcha para tratar de contrarrestar esta llamada. La Plataforma Nacional en Defensa del Transporte puso en jaque a la cadena de suministros en marzo de 2022 con un largo y respaldado paro que llegó a causar el desabastecimiento en los lineales de los supermercados. Ya a finales de ese ejercicio volvió a intentar una movilización, pero sin éxito.

El ministro de Transportes, Óscar Puente, el secretario de Estado, José Antonio Santano, y la secretaria general de Transporte Terrestre, Marta Serrano, han tratado de calmar las aguas esta tarde en un encuentro con los representantes del Comité Nacional de Transporte de Mercancías por Carretera (CNTC), formado por la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), ACTE, Fenadismer, Fetransa, Anatrans, Feteia, Fitrans, FVET, UNO Logística, Feintra, Atfrie y Astic. Muchos de estos colectivos están demandando al Gobierno que se garantice, con presencia policial, la seguridad de los transportistas que salgan a la carretera a partir de este sábado. El Ministerio, por su parte, ha reclamado a las asociaciones mayoritarias que no llamen al paro a sus asociados.

Finalizada la cumbre, desde el CNTC se ha afirmado que “siendo respetuosos con esas movilizaciones y el derecho de manifestación, entendemos que deben ser compatibles con el derecho a trabajar de los transportistas, por lo que este derecho debe ser salvaguardado por el Estado y así le ha sido transmitido al Ministro”. El órgano que reúne a las mayores asociaciones del sector dice continuar “en el proceso de negociación abierto con el Ministerio sin secundar movilización alguna de transportistas”.

De la reunión sale la creación de cuatro grupos de trabajo con el transporte de mercancías para abordar sus distintas reclamaciones. Desde el lado del Gobierno se ha asegurado que se buscarán soluciones, junto al Ministerio de Interior, para garantizar la seguridad de los transportistas en los desplazamientos durante las posibles huelgas. También se supervisará que las medidas aprobadas entre 2022 y 2023 están redundando en una mejora de las condiciones de trabajo y rentabilidad. Otros puntos claves que serán abordados en próximas reuniones son la falta de profesionales y los efectos de la descarbonización en el sector.

La Plataforma mantiene la movilización

Uno de los integrantes del comité ejecutivo de la Plataforma Nacional en Defensa del Transporte, Míguel Cánovas, explica que la asociación “lleva más de tres meses pidiendo reuniones a Presidencia del Gobierno y los ministerios de Trabajo, Transportes e Interior, sin fruto alguno, antes de llegar a la movilización”. Como sucedió en 2022, el Ejecutivo no ve un interlocutor válido en la Plataforma, formada en su mayor parte por transportistas autónomos, y se limita a tratar con el CNTC las cuestiones que afectan al transporte de carga por carretera.

La decisión de ir al paro indefinido es firme y se busca en estos momentos lugar para una concentración en la capital: “Nos están vetando”, se queja Cánovas. En anteriores movilizaciones se utilizaron terrenos cercanos al estadio Metropolitano para aparcar centenares de camiones. Y una marcha, a la que se sumó parte del gremio del taxi, también llegó hasta la Castellana, en el centro de Madrid. “El ministerio de Transportes ha preferido reunirse con oportunistas y gente que quiere figurar, pero que solo hacen bien al Gobierno no al sector”, critica el representante de la Plataforma en relación al encuentro celebrado esta tarde.

En los últimos días se ha vinculado a la plataforma agraria 6F con movimientos de ultraderecha, al igual que sucedió dos años atrás con la Plataforma Nacional en Defensa del Transporte. Los miembros de esta última, en declaraciones públicas, quieren desmarcarse de ideologías y aseguran que se defienden para evitar el trabajo a pérdidas, “al que nos someten los grandes cargadores”, o en busca de garantías de seguridad para los conductores y camiones, tal y como prevé la Ley de Cadena de Transporte.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Javier Fernández Magariño
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_