_
_
_
_

Vodafone, cerca de vender una participación en su filial española a Zegona

La compañía se valoraría en algo más de 5.000 millones de euros. La operadora británica podría buscar una mejora de las ofertas de otros interesados

Santiago Millán Alonso
Sede de Vodafone España.
Sede de Vodafone España.Pablo Monge Fernandez

Vodafone está cerca de vender una participación en su filial española, de al menos un 50% del capital, al grupo financiero Zegona. Con la operación, la operadora española se valoraría en algo más de 5.000 millones de euros, según adelanta Bloomberg y ha podido confirmar este periódico.

Los términos del acuerdo podrían anunciarse en los próximos días. Zegona, que confirmó a finales de septiembre que estaba en negociaciones para la posible compra de Vodafone España, se habría impuesto a otros grupos interesados, entre los que figuran RRJ Capital, Warburg Pincus, Apax y Apollo Global Management. Ahora bien, según fuentes del sector, con esta oferta encima de la mesa, el grupo Vodafone podría tratar de buscar una mejora de las ofertas de otros interesados.

Las acciones de Zegona están suspendidas de cotización en la Bolsa de Londres desde el día en que confirmó los contactos. El grupo, además, señaló que estaba en negociaciones con los bancos para la obtención de financiación para la transacción. De hecho, Zegona indicó que la transacción estaba sujeta a una due diligence, así como a la captación de los fondos para la compra. En este caso, Zegona está negociando la financiación con un sindicato de bancos.

El grupo Vodafone reunió hace pocas semanas en Dusseldorf a su Comité Europeo de sindicatos, un comité consultivo donde se reúne la dirección de la operadora con los representantes de los empleados de las diferentes divisiones. En este encuentro se trataron temas de gran importancia para España, empezando por el interés de Zegona. En el encuentro, la dirección no negó que hubiera contactos con Zegona u otros fondos para una posible compraventa de Vodafone España, operación que podría mejorar la situación de la compañía en los mercados.

En el encuentro, la compañía dijo que valora también la opción de desprenderse de la parte de red fija, pero la solución no pasaría por desprenderse de la unidad de negocio de España.

Zegona, fundada por ex directivos de Virgin Media, ya tuvo amplia presencia en el mercado español años atras, con la adquisición de la asturiana Telecable, vendida posteriormente a Euskaltel, grupo en el que permaneció como uno de sus principales accionistas hasta su venta posterior a MásMóvil. El grupo británico, impulsado por antiguos ejecutivos de Virgin, trató también de hacerse con Yoigo en 2016, pero la citada MásMóvil se impuso finalmente en el proceso.

En su último informe financiero anual, Zegona se mostraba optimista para hacer una adquisición durante 2023, para poder volver a pagar atractivos dividendos a sus accionistas. El grupo inversor apenas mantiene activos, tras la venta de su participación en Euskaltel.

Vodafone España vive una época de incertidumbre, especialmente tras la decisión del grupo de la pasada primavera, ya bajo el mando de la nueva CEO, Margherita Della Valle, de poner en revisión sus negocios en el mercado español, con todas las alternativas abiertas, incluida la posible venta. A principios de año, el grupo ya había situado a la filial española dentro de su clúster europeo, junto a otros países como Holanda, Irlanda, Portugal, Grecia, Republica Checa, Hungría, Rumania, Turquía, Albania y Egipto. La filial española, que todavía aporta cerca del 10% de los ingresos de la compañía, perdía peso en el grupo, al pasar a depender del responsable de esta división, en lugar de reportar al propio CEO del grupo.

Vodafone España acumula varios ejercicios consecutivos de deterioro de sus cuentas. En su último ejercicio fiscal, cerrado a final de marzo, la compañía registró unos ingresos totales de 3.900 millones de euros, un 6,5% menos que en el año anterior, como consecuencia de los menores ingresos por servicios, en un entorno de fuerte competencia, y de la caída de las ventas de equipos.

La teleco, no obstante, nombró a un nuevo CEO de Vodafone España, el portugués Mario Vaz, para dar un impulso a la gestión. El directivo ha ido completando una amplia revisión de la cúpula directiva, con el nombramiento de nuevos responsables del negocio residencial y del segmento de empresas.

La transacción llega en un momento de fuerte sacudida en el sector de las telecomunicaciones. Orange y MásMóvil están a la espera de recibir el visto bueno de la Comisión Europea para culminar su fusión, valorada en más de 18.000 millones de euros, y que dará lugar al establecimiento de la primera operadora en términos de clientes de telefonía móvil y banda ancha fija. En este proceso, Digi se perfila como el favorito para quedarse con los activos sobrantes o remedies de la transacción, con lo que se consolidaría como cuarto operado nacional tras la integración de Orange y MásMóvil.

A su vez, Telefónica ha vivido una fuerte sacudida tras la entrada en su capital a principios de septiembre de STC, operadora controlada por el fondo soberano de Arabia Saudí, con la compra de un 9,9% de las acciones, por cerca de 2.100 millones de euros. La teleco árabe, que debe recibir permiso para llegar hasta el 10% por parte del Gobierno español, va a romper el núcleo duro de accionistas histórico de Telefónica, constituido por BBVA y CaixaBank.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Santiago Millán Alonso
Es periodista de la sección de Empresas, especializado en Telecomunicaciones y Tecnología. Ha trabajado, a lo largo de su carrera, en medios de comunicación como El Economista, El Boletín y Cinco Días.

Más información

Archivado En

_
_