_
_
_
_

La banca cierra una oficina cada dos días pese a los compromisos de inclusión

Las entidades recortan la red un 40% en cinco años 

Ricardo Sobrino
Cliente retirando efectivo de un cajero, en una imagen de archivo.
Cliente retirando efectivo de un cajero, en una imagen de archivo.d3sign (Getty Images)

La banca española aligera aún más su red de oficinas. Durante la primera mitad del año las entidades echaron el cartel de cierre a un ritmo de una sucursal cada dos días, pese a los planes en marcha para la inclusión de colectivos vulnerables y zonas rurales sin acceso a servicios bancarios presenciales.

El parque de oficinas en España ha pasado de contar con 18.008 sucursales a principios de año a 17.889 al cierre de junio, según los datos que proporciona el Banco de España. En términos netos, se trata de 120 establecimientos menos en los primeros seis meses del año, y aunque no resulte un número demasiado elevado comparado con los procesos de clausura masiva que se han producido en años anteriores, el goteo de cierres no cesa.

Se da la circunstancia de que estos cierres se producen en un momento en el que los bancos no se encuentran en medio de planes de recortes masivos. De hecho, después de las fusiones de CaixaBank y Bankia y de Unicaja y Liberbank y los planes de despidos y ajuste de las redes que acometió el sector en general tras la pandemia del Covid-19, las entidades aseguraban que se sentían cómodas con la dimensión actual de sus redes de sucursales.

Por entidades, destaca el recorte llevado a cabo por CaixaBank, con 115 oficinas. Se trata del grueso de sucursales cerradas por el sector entre enero y junio. Fuentes de la entidad explican que estos cierres se deben, por un lado, a integraciones de oficinas pendientes tras la fusión con Bankia y, por otro, a la inversión en nuevas aperturas de oficinas Store, que implican el cierre de varias sucursales que se encuentran próximas entre sí para abrir otra de mayor tamaño. CaixaBank es el banco con la red más amplia en España, con 4.314 sucursales, según los mismos registros del Banco de España. Igualmente, mantiene el compromiso de dejar intactas las sucursales en aquellos municipios donde es la única que esté presente a través de oficinas.

El resto de grandes entidades también contribuye al goteo de cierres. Así, Unicaja cerró diez oficinas; Kutxabank, nueve; Ibercaja, cuatro; Sabadell y BBVA, tres; y Bankinter, una. Por su parte, Abanca mantuvo invariable su red en 631 sucursales y Santander la aumentó en una, hasta 1.908.

En cualquier caso, aunque los grandes grupos bancarios han continuado aligerando su red, hay que tener en cuenta que otras entidades en proceso de crecimiento han aumentado el número de sucursales. Por ello, el número de cierre de establecimientos entre los nueve primeros bancos es superior a los 120 citados, porque esta es una cifra global neta (cierres menos aperturas).

Cierres masivos

Las reestructuraciones debido a la continua digitalización del negocio y los planes de ahorro de costes en la época de los bajos tipos de interés han provocado cierres masivos que han dejado una escuálida red. De las 27.094 sucursales que poblaban el territorio español en junio de 2018 solo quedan 17.889. En el camino se han perdido más de 9.200 sucursales, lo que supone un 40%.

Aunque los últimos cierres se han producido en zonas urbanas, que no corren el riesgo de quedarse sin sucursales, los colectivos vulnerables, especialmente los de mayor edad, vienen alzando la voz al considerar que están quedando excluidos, ya que deben desplazarse más lejos para acudir a la oficina o se encuentran con establecimientos más saturados. Igualmente, en las zonas rurales, especialmente en la denominada ‘España Vaciada’ han visto desaparecer poco a poco los servicios financieros de forma presencial.

Para paliar esa brecha, las patronales bancarias AEB, CECA y Unacc crearon el Observatorio de Inclusión Financiera. Se trata de una iniciativa con el objetivo de detectar los problemas que afrontan los colectivos más vulnerables a la hora de acceder a los servicios financieros para diseñar medidas de ayuda.

Entre otras medidas, las entidades han ampliado horarios y han formado a las plantillas específicamente para atender a los mayores. En lo que respecta a la falta de puntos físicos en las zonas rurales, las tres asociaciones encargaron hace un año un informe independiente en el que se detectó que había 243 municipios de más de 500 habitantes que no contaban con ningún punto de acceso físico a servicios bancarios (ni oficinas, ni cajeros, ni agentes financieros ni oficinas móviles a través de autobuses). Por un lado, desde el Observatorio, y en colaboración con el Gobierno, se acordó garantizar la atención a través de una oficina bancaria, un cajero automático, una oficina móvil o un agente financiero en esos municipios.

Según los datos a cierre del año pasado, se solventó este problema en 84 de los municipios, lo que supone dar acceso a unas 211.000 personas a servicios financieros.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Ricardo Sobrino
Graduado en filología italiana y en periodismo. Redactor de la sección Empresas especializado en información bancaria y finanzas. Canterano de CincoDías, se incorporó al periódico en verano de 2018.

Más información

Archivado En

_
_