Cada 32 horas un nuevo municipio se queda sin oficina bancaria

Castilla y León es la región más afectada con 38 pueblos nuevos que se quedan sin sucursal

Un cliente bancario realizando trámites a través de un cajero automático.
Un cliente bancario realizando trámites a través de un cajero automático. Getty

Cada 32 horas un nuevo municipio se queda sin oficina bancaria en España. Durante los tres primeros meses del año, 66 pueblos vieron clausurar la única sucursal con la que contaban, de forma se amplía aún más el mapa de zonas desiertas de oficinas bancarias en la Península.

La reducción de la red física de los bancos viene siendo una tendencia en los últimos años debido a la mayor digitalización del negocio y el ahorro de costes que supone el cierre de los establecimientos. Pero en ese repliegue las zonas más afectadas se corresponden con la denominada ‘España Vaciada’. De los 66 municipios que perdieron su única oficina, 38 se ubican en Castilla y León, 10 en Andalucía, cuatro en La Rioja, Extremadura y Castilla la Mancha, tres en Cantabria, dos en Asturias y uno en Cataluña, según los últimos datos del Banco de España.

Así, Castilla y León, que ya era la comunidad autónoma con más porcentaje de municipios sin oficinas (más del 83%) es de nuevo la región más dañada. Entre en enero y marzo nueve pueblos de Zamora y otros nueve de Salamanca perdieron su única oficina. También siete en Palencia, seis en Valladolid, cinco en León y dos en Soria.

Se da la circunstancia de que la mayoría de los cierres (57) se han visto condicionados por la fusión de Unicaja y Liberbank. Y es que la entidad acometió su primer tramo de ajuste de la red en los primeros meses del año. También hay que tener en cuenta que en algunos casos el cierre de oficinas no conlleva un abandono de servicios financieros para los clientes de esos municipios. Y es que, hay oficinas que siguen funcionando bajo la fórmula de un agente financiero. A nivel formal, el Banco de España no contabiliza la sucursal en sus estadísticas porque se trata de un trabajador autónomo.

Brecha digital

El sector bancario se encuentra en plena transición para pasar de la tradicional atención presencial en las oficinas a la atención online a través de los canales digitales. Sin embargo, en ese proceso de repliegue de oficinas los colectivos de personas mayores y vulnerables, especialmente en zonas rurales, han alzado la voz por considerar que están quedando excluidos.

La estrategia adoptada por la banca en los últimos años se basa en cerrar varias oficinas pequeñas y ubicadas en zonas cercanas entre sí para abrir otra más grande en la que ofrecer asesoramiento personalizado. El objetivo es dirigir a los clientes a que realicen las operaciones más sencillas a través de las plataformas digitales y que acudan a la oficina cuando requieran de la ayuda de un experto para contratar algún producto más complejo o realizar operaciones que en las que necesiten de asesoramiento.

El sector justifica el continuo cierre de oficinas en el mayor peso que tienen los clientes digitales y en la cada vez menor afluencia de clientes en las oficinas, lo que hace que los establecimientos sean poco rentables. Incluso, explican fuentes financieras, parte de la red de oficinas se mantiene abierta a pesar de generar pérdidas para el banco.

Sin embargo, en ese escenario se ha abierto una brecha digital entre las generaciones más jóvenes y las más mayores y acciones tan sencillas como retirar dinero en efectivo o consultar la cuenta bancaria pueden llegar a ser difíciles en la ‘España Vaciada’.

Para paliar esa brecha, las patronales bancarias AEB, CECA y Unacc firmaron un protocolo de diez medidas para ayudar a los clientes mayores y vulnerables a salvar los obstáculos que suponen para ellos la digitalización del sector. Igualmente, se ha creado el Observatorio de Inclusión Financiera para hacer un seguimiento de las medidas adoptadas por las entidades para la prestación personalizada de los servicios financieros y que debería publicar sus primeros resultados en los próximos días.

Normas
Entra en El País para participar