_
_
_
_

ACS apunta a un año récord tras contratar cerca de 20.000 millones en América

El grupo supera los 4.000 millones adjudicados solo en Estados Unidos en lo que va de tercer trimestre

Javier Fernández Magariño
El consejero delegado deACS, Juan Santamaría y el presidente del grupo, Florentino Pérez, en la junta de accionistas 2023.
El consejero delegado deACS, Juan Santamaría y el presidente del grupo, Florentino Pérez, en la junta de accionistas 2023.Pablo Monge Fernandez

La ampliación del centro hospitalario Strong Memorial de la Universidad de Rochester, al norte del estado de Nueva York (EE UU), es el último de los contratos millonarios anunciados por ACS en un verano de vértigo para la compañía en Estados Unidos. El presupuesto alcanza los 650 millones de dólares (unos 605 millones de euros) y la obra será ejecutada a través de la filial especializada en edificación Turner Construction. Se trata de una nueva referencia en una contratación que ronda los 20.000 millones en América en este 2023.

La maquinaria del grupo que preside Florentino Pérez ha funcionado a todo gas en el tercer trimestre, en el que solo en el mercado estadounidense se ha apuntado obras por unos 4.000 millones de dólares, entre las que destaca el nuevo estadio de futbol americano para los Tennesse Titans en Nashville (Tennessee), con un presupuesto de 2.100 millones de dólares. ACS también se ha llevado desde el arranque de julio la ampliación del aeropuerto internacional de Albany (Nueva York) por 60 millones de dólares; la construcción de dos edificios resistentes a inundaciones para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, en la base aérea de Offut (Nebraska), por 389 millones de dólares, o una serie de proyectos en California, ganados por la filial Flatiron, por un montante de 341 millones de dólares.

Al cierre del primer semestre, ACS ya declaraba 14.000 millones en nuevas adjudicaciones en América, con indiscutible dominio del trabajo conseguido en el mercado estadounidense. Tal volumen de actividad hizo que la cartera de obra subiera un 10% en los seis primeros meses en EE UU, hasta los 39.100 millones.

El proyecto anunciado ayer, que Turner Construction acometerá en consorcio con Pike Construction para la Universidad de Rochester, consiste en triplicar la superficie del departamento de urgencias y levantar una torre de nueve plantas. En ella irán más de un centenar de habitaciones y un área dedicada a la medicina cardiovascular. El fin de obra está previsto para 2027.

Las contratistas trabajarán por fases mientras el centro hospitalario continúa prestando sus servicios. La Universidad de Rochester califica esta iniciativa de hito histórico, representando su mayor inversión hasta el momento.

Para especialistas

Para Turner, y por extensión para ACS, esta adjudicación es un nuevo exponente del giro estratégico en edificación hacia las instalaciones de alta complejidad, en las que se buscan mejores márgenes y se encuentra una nómina restringida de competidores. “Un elemento clave de la estrategia del grupo es alcanzar una posición de liderazgo en los mercados de crecimiento estructural en infraestructuras de nueva generación, en el marco de la transformación del mundo hacia la digitalización y la sostenibilidad”, señaló el consejero delegado de ACS, Juan Santamaría, en un reciente encuentro con analistas de Bolsa. “Actualmente estamos experimentando aumentos significativos en la demanda de los sectores de alta tecnología, transición energética e infraestructuras digitales, que representan la mitad de nuestra cartera”, remachó.

ACS, que rehace su nivel de actividad tras la venta de la división de Servicios Industriales a Vinci en 2021 por 5.000 millones de euros, venía pisando fuerte en la primera mitad del año con diversos proyectos de gran calado, y normalmente enmarcados en la transición energética, digitalización, movilidad sostenible e infraestructura sanitaria y de biofarmacia.

Entre sus referencias del año resalta la ejecución de una fabrica de baterías para el vehículo eléctrico en De Soto, Kansas. El cliente es el gigante japonés Panasonic y el pedido, adjudicado en marzo, ronda los 3.000 millones. Poco antes se había hecho con el encargo de 3.400 millones de dólares para levantar una planta similar en Ohio para Honda, o el de una fábrica farmacéutica para Agilent, presupuestada en 725 millones de dólares, en Colorado.

En otra de las vías de especialización de Turner, la de los inmuebles deportivos, la americana ha subido a la cartera de ACS un nuevo estadio para los Buffalo Bills, una de las referencias de renombre de la liga NFL, en el Estado de Nueva York. El presupuesto es de 1.500 millones de dólares. También se encargará de poner en pie el primer estadio de fútbol en la ciudad de Nueva York, pedido por el New York Citi Football Club, por 780 millones de dólares.

Ya con Dragados, el grupo de infraestructuras se hizo en marzo con la remodelación de un dique de submarinos nucleares, en la base militar de Pearl Harbor, valorada en 2.800 millones de dólares.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Javier Fernández Magariño
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.

Archivado En

_
_