_
_
_
_

Díaz anuncia que “trabajará” para que la compra del 9,9% de Telefónica por STC “no se produzca”

La vicepresidenta afirma que ya ha trasladado a Calviño que la operación no puede continuar. El grupo árabe admite que necesitará el permiso del Consejo de Ministros

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo en funciones, Yolanda Díaz.
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo en funciones, Yolanda Díaz.Juan Carlos Hidalgo (EFE)

La vicepresidenta y ministra de Trabajo en funciones, Yolanda Díaz, ha anunciado este viernes que trabajará para evitar la entrada del grupo saudí Saudi Telecom Company (STC) en el accionariado de Telefónica. “No podemos consentir que esta operación continúe. Así se lo he hecho llegar a la vicepresidenta económica en funciones [Nadia Calviño] y así lo voy a defender”, ha asegurado en Roma en unas declaraciones a la prensa antes de participar en la presentación del libro del alcalde de la ciudad, Roberto Gualtieri. “Trabajaré para que esa operación no se produzca”, ha anunciado.

La líder de Sumar ha alegado que la adquisición por parte de la empresa saudí de un 9,9% del capital de Telefónica por 2.100 millones de euros podría suponer un riesgo para los intereses españoles, por los datos que maneja la compañía española. “Telefónica es una empresa estratégica para nuestro país y como tal, maneja lo más importante de nuestras vidas, que son los datos, que no solo son el petróleo del siglo XXI, sino que todo radica en los mismos”, ha asegurado. Y ha señalado que España “necesita mejorar en materia industrial y en los sectores estratégicos”. “Tenemos que pensar cuáles son nuestros sectores estratégicos, quién puede formar parte de los consejos de administración de esos sectores, cuáles son los límites”, ha apuntado.

Al poco tiempo de conocerse la operación financiera, que se preparó con sigilo, el asunto saltó de lleno a la arena política. El ala del Gobierno dependiente de Sumar, con la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo en funciones, Yolanda Díaz, a la cabeza, mostró que no ve con buenos ojos la entrada de STC en la histórica operadora española. Ahora Díaz ha confirmado su rechazo y ha marcado la línea a seguir en sus filas, para tratar de evitar la entrada del capital saudí en Telefónica.

Arabia Saudí ha puesto en su punto de mira las compañías de telecomunicaciones europeas, pero en el caso español el asunto tiene una derivada política añadida porque la legislación española fuerza a STC a conseguir la autorización gubernamental para pasar del 4,9% del capital de Telefónica que ya controlan a hacerse con el 9,9%. Si la actual coalición del Ejecutivo en funciones lo acuerda, podría aplicar perfectamente el escudo antiopas para frenar la operación sobre una empresa estratégica.

Sumar ha propuesto esta semana que se limite al 5% la participación de firmas extranjeras en compañías que sean consideradas estratégicas. Sin embargo, fuentes del partido apuestan por hacerlo a través de la actual ley antiopas cuando llegue al Consejo de Ministros. “En este momento nuestro país ya cuenta con una legislación antiopas que permite al Gobierno frenar esta operación”, afirman fuentes de la formación.

Permiso del Gobierno

El fondo soberano saudí, Public Investment Fund (PIF), propietario del 64% de la operadora STC, ha declarado ya al mercado que ostenta una participación del 9,9% en Telefónica, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La firma detalla que este movimiento se ha canalizado a través de Green Bridge Investment, un vehículo inversor radicado en Luxemburgo, controlado en su totalidad por STC y que es el titular tanto de las acciones como de los instrumentos financieros contemplados en la operación.

En la información remitida al supervisor este viernes, se detalla que el pasado 5 de septiembre Green Bridge Investment Company adquirió el 4,9% de las acciones de Telefónica y suscribió un contrato de compraventa sobre el 5% de los títulos de la operadora “cuya eficacia está sujeta, entre otras, a la aprobación del Consejo de Ministros español”. Es decir, que el grupo saudñi admite que deberá contar con el permiso del Gobierno.

Green Bridge Investment se constituyó el pasado 21 de mayo, según consta en los registros, por lo que la adquisición de acciones en pequeños paquetes para no alertar al mercado que ha estado ejecutando STC, a través de Morgan Stanley se ha producido a lo largo de tres meses y medio. Gracias a ese mecanismo, el grupo saudí pudo eludir el deber de notificación cuando alcanzó el 3% del capital que le exige la normativa española, puesto que ese límite de notificación a la CNMV se amplía al 5% cuando es el caso de entidades financieras que actúan como intermediarios para administración y custodia de valores.

Ese límite del 4,9% fue alcanzado el mismo 5 de septiembre, según consta en la notificación de la CNMV. En concreto, el grupo árabe posee 569,29 millones de acciones de Telefónica -equivalentes al 9,9% del capital social de la empresa-, de las que 281,77 millones son títulos con derecho de voto efectivo en estos momentos y 287,52 millones son acciones mediante instrumentos financieros.

Las acciones de Telefónica han cerrado la jornada de este viernes en 3,846 euros (+0,29%), por lo que finaliza la semana encadenando tres cierres consecutivos en verde y una revalorización de sus acciones del 2,53% desde el anuncio de la irrupción de STC en su accionariado, cuando la acción estaba en 3,751 euros.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_