_
_
_
_

UBS planea recortar más de la mitad de la plantilla de Credit Suisse

El banco quiere despedir a unos 35.000 empleados, un 30% del total de la entidad tras la fusión

Logo de UBS, en una de sus sedes en Zúrich.
Logo de UBS, en una de sus sedes en Zúrich.ARND WIEGMANN (REUTERS)

El grupo UBS planea recortar más de la mitad de la plantilla de Credit Suisse a partir del próximo mes tras la adquisición de emergencia del banco. Según las primeras cifras conocidas del recorte, saldrán de la entidad unos 35.000 empleados, un 30% de la nueva entidad. Los banqueros, operadores y personal de apoyo de la división de banca de inversión de Credit Suisse en Londres, Nueva York y partes de Asia serán los más afectados, con casi todas las actividades en peligro, según fuentes conocedoras del proceso.

A los empleados se les ha empezado a comunicar ya, aunque el anuncio no es público. Habrá tres rondas de recorte este año: la primera a finales de julio y otras dos previstas para septiembre y octubre. Este recorte se conoce tres meses después de que UBS acordara comprar Credit Suisse en un rescate impulsado y con ayuda del Gobierno helvético. De esta forma, se comienza a poner negro sobre blanco el tijeretazo a la estructura del nuevo banco que quiere UBS. Portavoces de la entidad han preferido no hacer comentarios al respecto.

El grupo con una plantilla combinada de unos 120.000 trabajadores, con las cifras a cierre del acuerdo. La entidad ya ha avanzado que quiere ahorrar unos 6.000 millones de dólares (unos 5.500 millones de euros) en gastos de personal en los próximos años. En total, UBS pretende reducir su plantilla alrededor de un 30%, unas 35.000 personas. Esta cifra coincide con el recorte de 30.000 empleados que estimaban los analistas del propio grupo en un informe de este mes. Al inicio de la adquisición, UBS ya avanzó su intención de reducir de forma drástica el número de empleados de Credit Suisse.

Credit Suisse, en la actualidad, cuenta con unos 45.000 trabajadores. Con este tijeretazo, el sector empeorará todavía más lo que ya era un año complicado en el empleo del sector financiero, con despidos de miles de empleados de banca de inversión en Wall Street, por ejemplo en Morgan Stanley y Goldman Sachs.

Dominio de UBS

La dirección del banco tras la fusión muestra el dominio evidente de UBS, como era de esperar. El consejo de administración solo cuenta con una persona que viene de Credit Suisse, Ulrich Koerner, que sigue siendo consejero delegado de la entidad adquirida. En la unidad clave de gestión de patrimonios, solo cinco de las más de dos docenas de nombramientos de directivos proceden de Credit Suisse.

El consejero delegado de UBS, Sergio Ermotti, declaró que la integración iba “muy bien”, en un acto celebrado este martes en Zúrich. Y ha afirmado que cerca del 10% de la plantilla de Credit Suisse se ha marchado del banco. De hecho, buena parte de estos trabajadores con mejor rendimiento los han fichado otras entidades competidoras (Deutsche Bank, Jefferies y Wells Fargo, entre otros).

Pese a estas pérdidas, UBS espera retener a la mayoría de los banqueros privados de Credit Suisse. En Asia-Pacífico espera mantener a unos cientos de banqueros privados de Credit Suisse y elevar la cifra allí a más de 1.200, según informó Bloomberg a comienzos de mes. De hecho, algunos banqueros privados de Singapur se trasladarán a las oficinas centrales de UBS en julio, en uno de los primeros signos de la fusión. El grupo también deberá retener, al menos en el corto plazo, a los responsables de la gestión de los préstamos estructurados de Credit Suisse a grandes patrimonios y de los derivados de renta variable.

En cuanto al negocio nacional suizo, UBS planea tomar una decisión en el tercer trimestre sobre si lo integrará totalmente con su unidad o si busca otra opción, como escindirlo o sacarlo a Bolsa. El destino del banco suizo ha sido muy debatido, ya que las empresas con sede en Suiza y los políticos han expresado su preocupación por la situación de poder de mercado con la que se va a quedar UBS tras la fusión.

Ermotti ha asegurado que el “escenario base” es que UBS se quede con la unidad nacional de Credit Suisse. En las últimas asambleas y reuniones de este mes ha salido esta cuestión y se espera una fusión completa, especialmente tras el deterioro de la división de banca privada del negocio suizo de Credit Suisse.

Por esa razón, es probable que las primeras reducciones de puestos de trabajo estén relacionadas con el amplio solapamiento que existe en los negocios de ambas entidades en Suiza. En total, se eliminarían unos 10.000 puestos de trabajo si se fusionan ambos negocios nacionales. Alrededor del 30% de la plantilla del nuevo banco se encuentra en Suiza, aunque no toda se dedica al negocio local. También hay parte de los empleados que trabajan para funciones corporativas o en gestión de patrimonio y activos.

El precio del canje resulto que los accionistas de Credit Suisse hayan recibido una acción de UBS por cada 22,48 títulos en su poder. El acuerdo de rescate acordado el pasado 19 de marzo elevaba a más de 3.000 millones de francos suizos (3.090 millones de euros) el importe de la operación.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_