_
_
_
_
_

El motor aboga por impulsar la red de carga y acabar con el bucle de la venta de coches eléctricos

La infraestructura instalada no está preparada para un crecimiento rápido del parque de vehículos electrificados. Los consumidores aún enfrentan dudas a la hora de renovar su automóvil, así como elevados precios que dificultan una rápida transición

Los bajos volúmenes del mercado de vehículos electrificados en España suelen acaparar las discusiones en torno al futuro del país como centro de movilidad eléctrica en Europa. A pesar de los buenos datos de inicios de año, cuando las unidades vendidas de coches eléctricos e híbridos crecieron un 45% interanual, la trayectoria previa hace difícil alcanzar el objetivo de 190.000 vehículos anuales vendidos previsto por el Gobierno. Sin embargo, otro obstáculo paralelo se esconde detrás de estos datos: la red de cargadores que alimentan estos coches avanza de manera errática.

“Nadie va a dar el salto a una tecnología que no ­puede utilizar”, resume Óscar Pulido, responsable del programa de electrificación de flotas en España de la organización Transport & Environment (T&E), en un desayuno informativo organizado por CincoDías. Los participantes recordaron que, por ejemplo, hay cuatro auto­nomías en las que no hay ningún punto de recarga rápida.

Nadie va a dar el salto a una tecnología y a un vehículo que no puede utilizar
Óscar Pulido, responsable del programa de Electrificación de Flotas en T&E

Iván Tallón, country manager para Iberia del fabricante de cargadores Wallbox, coincide con el diagnóstico y va un paso más allá. “Estamos en un bucle: no compro un vehículo eléctrico porque no hay suficientes puntos de recarga, pero no se instalan más porque su utilización es muy baja”, sintetiza Tallón durante la mesa redonda moderada por el periodista Javier Fernández Magariño. Los datos confirman el diagnóstico de ambos expertos: solo existen 16.641 centros de recarga, siendo el 72% de ellos de carga lenta. Sin embargo, las estimaciones revelan ya en la actualidad que se necesitan alrededor de 70.000 de ellos.

Es importante que el usuario sepa que puede utilizar su automóvil en cualquier momento
Iván Tallón, ‘country manager’para iberia de Wallbox

Isabel del Olmo, jefa del departamento de movilidad sostenible y ciudad del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), asegura que, pese a las dificultades, el consenso para continuar con la apuesta de electrificación es firme. “El despliegue va en paralelo con el parque de vehículos. Si queremos que crezca, entonces la infraestructura también tiene que crecer”, señala la especialista. Del Olmo resalta que, a pesar de los desafíos que aún existen, en 2022 aumentó un 65% el número de puntos de recarga, y confía en que en 2023 la subida será mayor.

Si pretendemos que crezca la red de recarga, también tiene que crecer el número de vehículos
Isabel del Olmo, Jefa del departamento de movilidad sostenible y ciudad del IDAE

Cambio de paradigma

Alcanzar los 100.000 puntos de recarga en lugares públicos para 2023, como prevén los planes oficiales, requiere sextuplicar la capacidad actual. Además, no se trata solo de cantidad, sino también de un despliegue que tenga en cuenta la disposición de las vías principales, así como las tecnologías apropiadas para la recarga. Para que esto se convierta en realidad, es necesario “un cambio total de paradigma”, considera Fernando Acebrón , director de Relaciones Institucionales y Gubernamentales de Ford España. Para el representante de la automotriz de origen estadounidense, la “oferta de opciones no va a faltar”, pero insiste en que es necesario acelerar el ritmo de instalación y aprobación.

Necesitamos un cambio total de paradigma y cambiar totalmente la evolución del sector
Fernando Acebrón, Director de Relaciones Institucionales y Gubernamentales de Ford España

En el mismo sentido apuntan desde Iberdrola, cuya red pública cuenta con 4.000 puntos de recarga. “Si queremos llegar a los objetivos de instalación, hay que agilizar necesariamente estos plazos”, urge Isabel Gómez, analista sénior de prospectiva energética y transporte del grupo, y añade que un punto de recarga tarda en instalarse unas semanas, pero su puesta en operación se demora hasta 36 meses.

Si queremos llegar a los objetivos previstos, hay que agilizar los plazos de aprobación
Isabel Gómez, analista senior de Prospectiva Energética y Transporte de Iberdrola

Para hacer realidad esta nueva mentalidad y evitar los retrasos, Del Olmo celebra que los interlocutores gubernamentales y el sector privado sean parte ya de un grupo de trabajo común, el GTIRVE (foro de colaboración para impulsar la infraestructura de recarga para el vehículo eléctrico). Esto permitirá que la Administración haga mejor uso de las tres herramientas principales con las que cuenta: regulación, incentivos y difusión. Incluso en pleno adelanto electoral, la representante del IDAE cree que “la transición energética está por encima del ciclo político”.

El usuario, en el centro

Acelerar el proceso de electrificación del parque automovilístico español no es solo cuestión de disparar el número de puntos de recarga disponibles, sino de hacerlo de una forma que sea fácil, asequible e intuitiva para los usuarios.

“Estamos muy lejos de una experiencia de carga como la que desde la industria automotriz queremos”, menciona Acebrón. Además de la escasez de puntos de recarga fuera de las grandes urbes, algo que eleva el nerviosismo de los conductores ante cada temporada de vacaciones, la falta de instrucciones claras, las dificultades para el pago del servicio y las interrupciones frecuentes dificultan una operación que debería ser simple y rápida. Esto se suma a los ya altos precios de la mayor parte de los vehículos electrificados, un mercado que no se caracteriza por contar con muchas opciones por debajo de los 20.000 euros.

Para Iván Tallón, el representante de Wallbox, el salto de mentalidad llama también a “empezar a hablar de una gestión distinta que va más allá del vehículo”. Las opciones de carga bidireccional que ya permiten algunos modelos que se comercializan en el país convierten al coche en un componente clave de la gestión energética de los hogares.

Aunque actualmente la mayor parte de los usuarios de coche eléctrico disponen de un espacio privado para aparcar su automóvil, como apunta la representante de Iberdrola, esto está en proceso de cambio. No obstante, y ante la expansión prevista para los próximos años, Isabel Gómez llama a pensar en un despliegue de puntos de todas las potencias que se adecuen a todas las necesidades de los clientes allí donde se encuentren, desde sus propias casas hasta sus sitios de trabajos o centros comerciales.

“Que el usuario sepa que puede utilizar su vehículo en cualquier momento”, es el norte al que apunta Tallón en el cierre de la mesa redonda. No solo se trata de reducir la ansiedad y preocupaciones de los conductores, sino de posibilitar un estilo de vida más respetuoso con el medio ambiente.

Un plan ‘made in Spain’ con lo mejor de la experiencia global

Noruega es uno de los ejemplos frecuentes de cómo debería lucir la transición hacia la movilidad verde. Más del 80% de los vehículos vendidos el año pasado fueron eléctricos, lo que aceleró el despliegue de la red y la transformación de la industria de aquel país. Pese al buen ejemplo del Estado nórdico, los expertos convocados por CincoDías emplazan a no copiar las fórmulas de otros países y apostar por un plan propio que no olvide las particularidades del mercado español. 


Sin embargo, la experiencia de otras naciones europeas puede ayudar a idear cambios y dinamizar todo el potencial español. Por este motivo, autoridades de los Gobiernos británico y alemán participaron en el encuentro de forma telemática para compartir sus propias aproximaciones y su convicción total con la apuesta eléctrica. 


“El desafío es construir una red asequible, fiable, accesible y segura”, recapitula Chloe Livingstone, subdirectora de relaciones con las partes interesadas, internacional y de información de la Oficina de Vehículos de Emisión Cero del Reino Unido. Para eso, la apuesta del Ejecutivo es evitar los mandatos y potenciar la capacidad creativa del sector privado. “Establecer objetivos vinculantes podría limitar la innovación”, opina Livingstone. 


La estrategia británica es defendida por el actual Gobierno, que se jacta de contar con más de 42.000 puntos de recarga en todo el país, un alza del 8% en lo que va del año. 


Coordinación alemana 
Al igual que España, la Administración alemana busca transformar su fuerte industria automotriz para convertirse en el principal mercado mundial de movilidad eléctrica. El nuevo Gobierno tripartito aprobó a principios de año un nuevo plan maestro con 68 medidas que busca alinear a inversores, operadores y a la industria, a la vez que genera confianza en los consumidores. La intención de Berlín es que estas iniciativas esquiven formas de “burocracia innecesaria”, uno de los principales riesgos identificados. Con este objetivo, se ha puesto en marcha una mesa interministerial de infraestructura energética donde participan “todos los ministerios que tengan que ver para poder mejorar nuestra capacidad de respuesta”, comenta Eva Acker­mann, responsable de electromovilidad del Ministerio Federal de Transporte y Asuntos Digitales. 


Otro de los puntos de atención, de particular importancia para España, es el intercambio entre los 16 estados federados que componen Alemania. El Ejecutivo apuesta por que el trabajo coordinado se convierta en una ventaja comparativa, con un conocimiento pormenorizado a la hora de instalar los nuevos puntos de recarga previstos. Al mismo tiempo, esto permitirá evitar los monopolios, así como el despliegue de infraestructuras en los sitios donde realmente son necesarias.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Leandro Hernández
Periodista económico. Interesado en entender más de criptoactivos, transformación digital y energía. Se incorporó a este periódico en 2022 después de haber trabajado en diferentes países de América Latina y en Estados Unidos. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella (Argentina), y el Máster de Periodismo UAM-El País.

Más información

Archivado En

_
_