El Gobierno fija un objetivo de cinco millones de coches eléctricos para 2030

Supondría multiplicar por 200 el actual parque de vehículos sin emisiones

El secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal.
El secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal.

El Ejecutivo pisa el acelerador en su apuesta por la descarbonización del transporte. El secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, ha subrayado esta mañana que el último borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, que marca la hoja de ruta para el período de 2021 a 2030, fija una meta de cinco millones de vehículos eléctricos en 2030. “Es un objetivo ambicioso, pero muchas veces la realidad tecnológica suele ir más rápido que la realidad”, ha remarcado en su intervención en el V Foro Nissan de Movilidad Sostenible.

Los últimos datos de la patronal Anfac sobre el parque automovilístico en España revelan, sin embargo, que está más cercano a ser una quimera. En 2018 había 27 millones de turismos en España, de los que solo 27.000 (un 0,1% del total) son eléctricos. Eso supondría que habría que multiplicar por 200 el número de coches sin emisiones en circulación en doce años. Un escepticismo al que se ha sumado el vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, que ha celebrado el “optimismo” del Gobierno, pero ha rebajado a 2,5 millones la cifra de vehículos eléctricos para 2030.

Anfac cree que es una previsión poco realista y rebaja la cifra a 2,5 millones

Domínguez Abascal también ha subrayado que otra parte importante del plan será la reducción de emisiones en ciudades de más de 50.000 habitantes, que deberán con zonas de acceso limitado. “La movilidad sin emisiones es imprescindible para alcanzar el objetivo de que lleguemos a 2050 con un balance neutro de emisiones”, ha enfatizado el secretario de Estado de Energía, que también ha resaltado la importante contribución a la reducción de las importaciones energéticas. “España importa el 74% de la energía que consume. Si se cumple esa estrategia, ese porcentaje se podría reducir hasta quince puntos porcentuales”.

El consejero delegado de Nissan Iberia, Marco Toro, ha recalcado que el coche eléctrico va a traer importantes oportunidades de colaboración público-privada y que es una obligación tanto para fabricantes y administraciones para evitar las multas fijadas por las autoridades europeas. “Los fabricantes afrontamos multas de 14.000 millones, de hasta 1.500 euros por vehículo, si no cumplimos la reducción de emisiones, y las administraciones encaran multas de 53 millones si no cumplen con las normas de calidad del aire”, remarcó.

Toro ha calculado que la puesta en marcha de las infraestructuras necesarias para cumplir con los objetivos marcados por el Ejecutivo requerirá cuantiosas inversiones en tres áreas (electrificación, movilidad conectada y conducción autónoma). “Calculamos que la actividad generada llevará a que el peso de la automoción en el PIB escale hasta los 190.000 millones de euros en 2030, lo que supondría pasar del actual 10% al 15%”, ha destacado.

Y uno de los sectores que mayor aportación puede hacer es el de las baterías eléctricas, cuya tecnología, tal y como ha recordado la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, está en manos de tres países (China, Corea del Sur y Japón). “España debe ser un lugar donde no solo se produzcan vehículos eléctricos, sino tener capacidad para albergar una fábrica de baterías”, ha señalado en un desayuno informativo organizado por El Economista. Maroto se alineó con el secretario de Estado de Energía respecto a los objetivos ambiciosos fijados por el Gobierno para la electrificación. “En 2020 habrá ocho versiones de turismo electrificados fabricados en España, donde se ha pasado de diez a once marcas de fabricantes de automóviles con la llegada de la fabricación de Toyota a Vigo”, ha subrayado.

Normas
Entra en El País para participar