_
_
_
_

El BCE responde a Puigdemont que la salida del FROB en CaixaBank solo depende del Estado

El eurodiputado había solicitado conocer los planes de desinversión

Ricardo Sobrino
Christine Lagarde presidenta del BCE
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en la rueda de prensa del 16 de marzopicture alliance (dpa/picture alliance via Getty I)

El Banco Central Europeo (BCE) ha respondido a Carles Puigdemont, Clara Posantí y Toni Comín que los planes de desinversión de la Autoridad de Resolución Ejecutiva (FROB) en CaixaBank solo dependen del Estado español. En una carta remitida al supervisor europeo, los tres eurodiputados catalanes solicitaban información respecto a la participación que posee el Estado español en CaixaBank a través del FROB y sobre las medidas que adoptaría el propio BCE para evitar que la salida del capital se extienda de nuevo.

En concreto, el expresidente de la Generalitat y los dos exconsejeros huidos de la Justicia formularon dos preguntas. La primera de ellas buscaba recabar la opinión del BCE respecto al hecho de que con la recompra de acciones por 1.800 millones de euros que acometió CaixaBank el año pasado, la participación del FROB iba a aumentar desde el 16,1% a cerca del 17%.

En la misiva de respuesta, el organismo presidido por Christine Lagarde, rechaza proporcionar información aludiendo al secreto profesional. “Cualquier obligación de información del BCE con respecto al Parlamento Europeo está sujeta a los requisitos de secreto profesional pertinentes descritos en la Directiva de requisitos de capital y, por lo tanto, no puedo comentar sobre instituciones de crédito individuales”, señala.

El FROB mantenía una participación en Bankia del 61,8% que pasó a ser del 16,1% en CaixaBank cuando se completó la fusión entre ambas entidades en el año 2021. El año pasado, CaixaBank llevó a cabo un plan de recompra de acciones por 1.800 millones como parte de su política de remuneración al accionista. Una vez amortizados los títulos el capital que controla el organismo es del 17,3%, lo que le convierte en el segundo accionista solo por detrás de Criteria.

Planes de desinversión

En la segunda de las cuestiones, Puigdemont, Posantí y Comín preguntaron al supervisor acerca de sus planes para evitar una nueva extensión del plazo máximo para que el FROB venda su participación en CaixaBank. Cabe recordar que cuando el Estado pasó a ser el principal inversor de Bankia en 2013 se fijó un plazo máximo para salir del accionariado. Sin embargo, debido a las caídas en la cotización y ante las pérdidas milmillonarias que supondría la venta de su participación, ese límite se ha ido prorrogando con el objetivo de que un repunte en Bolsa permita minimizar las pérdidas.

En ese sentido, el supervisor bancario europeo responde que solo el Estado puede decidir el momento en el que vender su participación en la entidad. “BCE evalúa todos estos asuntos únicamente en función de las normas regulatorias pertinentes para las participaciones cualificadas. Además, tengan en cuenta que el compromiso de privatizar Bankia y, posteriormente, de desinvertir en CaixaBank tras su fusión con Bankia, fue asumido unilateralmente por el Gobierno español”, indica el escrito.

Entre los objetivos en el horizonte del Estado está el de recuperar parte de los 24.000 millones de euros en ayudas públicas que se inyectaron en Bankia para salvar el negocio bancario sano y a sus depositantes. Más allá de la venta de paquetes de acciones, la otra vía con la que cuenta el FROB son los dividendos que recibe de CaixaBank. A cargo del ejercicio 2022, el organismo percibió 250 millones.

La cotización de CaixaBank ha aumentado un 40% desde que arrancó la entidad fusionada. Así, los títulos han pasado de los 2,59 euros por acción en los que cerró su jornada bursátil hasta los 3,64 euros por títulos en los que finalizó la sesión de ayer. Esa escalada ha elevado el valor de la participación del FROB en la entidad desde los 3.300 millones en los que arrancó, hasta los 4.700 millones actuales.

Se da la circunstancia de que la carta firmada por Puigdemont, Posantí y Comín se remitió a principios de febrero de este año, justo antes de que se desatara la crisis en el sector bancario por los colapsos de Silicon Valley Bank en Estados Unidos y el rescate de Credit Suisse en Suiza.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Ricardo Sobrino
Graduado en filología italiana y en periodismo. Redactor de la sección Empresas especializado en información bancaria y finanzas. Canterano de CincoDías, se incorporó al periódico en verano de 2018.

Más información

Archivado En

_
_