_
_
_
_
_

La escalada del precio de la energía provoca paros en las plantas químicas

La elevada subida de importes de sus ventas lleva al sector a una facturación récord

Planta química en EE UU.
Planta química en EE UU.DAVID GRAY (REUTERS)

El descontrol de los precios de la energía tras la invasión rusa de Ucrania el pasado año ha afectado profundamente a la industria química en España. Diferentes empresas han tenido que parar sus plantas, sobre todo a final de año, una situación que se ha extendido a los primeros meses de este año, según desveló este miércoles la patronal de las compañías químicas Feique.

Este parón se ha producido fundamentalmente en la química básica. De hecho, este subsector acabó el año con una caída del 11,2% respecto a 2021 en la producción en la química básica, lo que significa alrededor de un mes de parón de estas plantas. Juan Antonio Labat, director general de Feique, alertó de que es la primera vez que ocurren estos cierres temporales, “ni siquiera en la crisis financiera ni por el Covid-19″.

Labat revela que a final de año se extendió este tipo de cierres temporales y que, probablemente, han ido remitiendo en los primeros meses de 2023. Este subsector de la química básica engloba a actividades como los gases industriales, la química orgánica, fertilizantes, química inorgánica y colorantes y pigmentos. La razón para estos parones en fábricas ha sido la imposibilidad de competir en precios frente a la competencia internacional al dispararse los costes energéticos, en una industria altamente consumidora de gas y de electricidad.

“Lo que más nos preocupa es la química básica. Empieza a caer por los precios tan alarmantes de la energía”, coincidió Teresa Rasero, presidenta de Feique y de la empresa Air Liquide.

Estos cierres en la industria de química básica frenaron la producción del conjunto de la química (que también engloba a otros sectores como la agroquímica, pinturas, cosmética, farmacia y aceites, entre otros) hasta un exiguo crecimiento del 0,9%, frente al 5,9% con el que había cerrado el pasado año.

Sin embargo, gran parte de la industria sí ha trasladado los costes energéticos a sus precios de venta, que crecieron un 18,6%, cuando en 2021 ya había crecido otro 14,8%, después de una caída del 2,6% en el inicio de la pandemia de Covid-19.

Esta subida de precios de la industria ha conllevado que marque un récord en facturación, al alcanzar 89.866 millones de euros en ventas tras un alza del 16,3% interanual. El crecimiento acumulado del sector se eleva ya un 151% desde el 2000 y un 69% desde 2010. La patronal no ofreció datos, sin embargo, sobre el beneficio del conjunto de las 3.102 empresas del sector, que emplean a 234.200 personas con un sueldo medio de 39.159 euros por año.

La cifra de negocio se benefició fundamentalmente por el incremento de las exportaciones, que ascendieron un 29,2% hasta los 63.626 millones. Desde el año 2000, estas ventas al exterior se han disparado un 442%, fundamentalmente a mercados como Bélgica, Francia, Italia, Alemania y Suiza. Este negocio creciente con el exterior ha convertido a la química en el principal sector exportador en España, por delante de la automoción, la alimentación y el textil.

Pide 5.000 millones en ayudas del Gobierno a este sector gasintensivo

“Nuestro problema número uno vuelven a ser los precios energéticos”, afirmó Rasero. La presidenta de Feique solicitó al Gobierno ayudas directas para estas empresas que son altamente dependientes del consumo de gas, que ha multiplicado su precio 9,3 veces desde 2019 según Feique.

Rasero señala que ante esta situación, el Gobierno debe establecer un mayor volumen de ayudas directas, ya que las acumuladas hasta la fecha apenas alcanzan los 825 millones. Esa situación contrasta con países como Portugal, que con un nivel de consumo de gas en la industria muy inferior al español, ha otorgado 1.000 millones, o frente a Alemania ha establecido 25.000 millones. La patronal calcula que, siguiendo el modelo portugués, se traduciría en 5.000 millones para España, con un descuento de 40 euros por MWh en la factura hasta un precio mínimo de 30 euros/MWh.

Igualmente, afirmó que el green deal (o acuerdo verde) industrial que prepara la Comisión Europa va en el buen camino, pero les “parece insuficiente”. Asimismo, pidió una reforma del mercado eléctrico, imprescindible para garantizar precios competitivos y predecibles a largo plazo. “En 2024, ni a medio ni largo plazo, tampoco se prevé alcanzar precios racionales, lo que sin duda pone de relieve la necesidad de acometer la reforma del mercado y de otros aspectos que afectan a los precios de la electricidad”, apuntó la responsable de Feique.

La patronal alerta igualmente de que los derechos de emisión de CO2, cuyo precio medio ha superado los 90 euros por tonelada hasta marzo, incremente en 40 euros/MWh el precio del mercado mayorista cada vez que entra en funcionamiento una central. “Podrían adoptarse diversas medidas, posiblemente la más efectiva sería la de excluir temporalmente a los ciclos combinados del pago de derechos de emisión”, opinó la directiva.

“Este es un momento excepcional. Y los momentos excepcionales precisan de medidas excepcionales”, incidió Rasero.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Alfonso Simón Ruiz
Graduado en Economía y máster de Periodismo UAM / EL País. En Cinco Días desde 2007. Redactor especializado en información empresarial, especialmente sobre el mercado inmobiliario, operaciones urbanísticas y, también, sobre la industria farmacéutica y compañías sanitarias.

Más información

Archivado En

_
_