_
_
_
_
_

Tesla renueva su componente más polémico y que ahora pasará a costar 1.000 euros

La firma no ha dado explicaciones

Tesla renueva su componente más polémico y que ahora pasará a costar 1.000 euros

Una de las grandes polémicas de Tesla llegó con su controvertido volante Yoke. Hablamos de una especie de "volante de mariposa" con la parte superior e inferior cortadas, y que ha generado controversia en relación con su seguridad y eficiencia para la conducción en carreteras y calles públicas.

¿El motivo? Su baja maniobrabilidad entre otras razones para no querer este volante. Para empezar, el modelo Yoke o de avión llegaba de serie en los Model S y Model X. Pero su peculiar diseño no apto para todos los públicos no acababa de cuajar entre todos los conductores.

Y ahora, en un movimiento inesperado, Tesla ha decidido que este volante pase a ser una opción extra. Y su precio no es nada razonable: 1.000 dólares por tener un modelo Yoke en tu coche.

Un volante muy polémico, y caro para tu Tesla

La controversia en torno al volante Yoke llegó desde su mismo lanzamiento. Un modelo poco intuitivo y que hace que conductores familiarizados con un volante circular tengan problemas en su manejo, especialmente en situaciones de conducción de emergencia.

En un volante circular, puedes mover tus manos libremente en 360 grados. El problema es que es un peligro cuando has de dar una vuelta completa, los conocidos U-turns que hay en tantos países.

Tesla con volante tradicional

Así que no es un modelo precisamente seguro si no tienes experiencia en su uso, y la propia compañía recomienda ir adaptándose poco a poco. Y encima ahora hay que pagar 1.000 dólares más por probarlo. Evidentemente, en España son 1.000 euros.

Lo más curioso de esta decisión, es que la firma fundada por Elon Musk no ha dado ninguna explicación al respecto. Sencillamente, han realizado los cambios correspondientes en la web para que el volante Yoke pase de venir de serie a tener un precio de 1.000 euros como extra.

Una decisión muy comprometida, pero más que razonable. Seguramente el gigante del motor eléctrico estará viendo que la mayoría de conductores no quieren el modelo Yoke, prefiriendo una configuración con el volante circular tradicional.

Así que la compañía americana fundada por Elon Musk ha decidido tomar una decisión que evite tener que comprar un coche Tesla con el volante Yoke de serie. Y quién quiera este modelo de aspecto futurista, va a tener que desembolsar 1.000 euros.

Lo raro es que no hayan anunciado nada y lo hayan hecho directamente en la web. Una forma de no reconocer este error y correr un tupido velo ante el polémico volante Yoke.

Más información

Archivado En

_
_