_
_
_
_
Compañías

Del acelerador al freno: las tecnológicas ganan 33.668 millones menos en el último trimestre

Los ingresos repuntaron respecto a 2021, e incluso con los despidos, las grandes tecnológicas han terminado 2022 con más empleados que en aquel año

Infografía: Belén Trincado
Fernando Belinchón

El sector tecnológico afronta una nueva etapa más comedida. La temporada de rendición de cuentas en Estados Unidos ha constatado la debilidad de las grandes tecnológicas en la recta final de 2022. Amazon, Alphabet, Apple, Meta y Microsoft han ganado 33.668 millones de dólares de menos.

La suma del resultado neto de las cinco grandes tecnológicas en el último trimestre del año pasado fue de 64.977 millones de dólares, una cifra un 34,13% más baja que el resultado de hacer la misma operación para el periodo de 2021, cuando obtuvieron 98.645 millones, según las cuentas presentadas por las empresas en los últimos días. El motivo vino principalmente desde el lado de los gastos, ya que todas menos Apple tuvieron que afrontar el impacto en los costes de los despidos que anunciaron. La suma de los ingresos de estas empresas se incrementó, subiendo un 1,24% hasta los 427.318 millones de dólares desde los 422.081 millones del último trimestre de 2021.

"Las presiones inflacionistas, la incertidumbre y los vientos de cara en la economía debilitaron el sentimiento de los consumidores en 2022", resume el analista de Counterpoint Research, Harmeet Singh Walia, en declaraciones recogidas por Bloomberg. Así, según los diferentes expertos que cita la agencia estadounidense, se redujo la frecuencia de compra de smartphones y también cayó la demanda de anuncios y de servicios de cloud computing por parte de las empresas, impactando de esta forma al corazón del negocio de varios de estos titanes.

Si se analizan los resultados finales del año 2022, hay que tener en cuenta que el ejercicio fiscal de Microsoft y de Apple no se ajusta al ciclo del año natural. La compañía presidida por Satya Nadella presenta su cierre anual a finales de junio, mientras que Apple lo hace en septiembre. La suma de ingresos en 2021 fue de 1,37 billones de dólares, la de los resultados netos, 304.708 millones de dólares. En el año fiscal 2022, los ingresos conjuntos ascendieron el 9,18% a 1,56 billones de esta misma divisa y los resultados, descendieron un 16,97% hasta los 252.991 millones.

De esta forma, las cuentas muestran como, efectivamente, las tecnológicas descuidaron su estructura de costes durante buena parte del año para luego tener que acometer ajustes una vez se percataron. Como prueba máxima de esta tendencia, Amazon: con un incremento de ingresos del 9,39% hasta 513.938 millones de dólares en 2022, tuvo las primeras pérdidas de su historia al dejarse 2.722 millones de dólares.

Entre los cuatro gigantes tecnológicos que hicieron recortes de plantilla masivos, ya que solo Apple se abstuvo, se ejecutaron alrededor de 51.000 despidos. Aunque notable en términos absolutos, en porcentaje, la cifra representa un 2,5% de los aproximadamente 2.017.470 empleados que tenían entre Amazon, Alphabet, Meta y Microsoft a cierre de su ejercicio 2021. A pesar de estos ceses, a cierre del ejercicio fiscal de 2022, en conjunto, estas cuatro compañías sumaban 2.201.234 trabajadores, un 1,37% más y 29.764 puestos de trabajo absolutos más. Hay que tener en cuenta que todavía, en el caso de Meta, no habían contabilizado sus 11.000 expulsiones en sus cifras de empleados a cierre de 2022, pero aun así, pese a los ceses, la plantilla de las grandes tecnológicas creció en comparación con 2021.

Amazon y Alphabet siguieron tendencias diametralmente opuestas respecto a su política de trabajadores. El titán logístico cerró 2022 con 67.000 trabajadores menos en plantilla, lo que indica que además de los 18.000 despidos, también redujo masa salarial mediante no renovaciones de contrato. En cambio, el líder de la búsqueda en internet cerró 2022 con 33.734 trabajadores más que en 2021. 

Qué cabe esperar en 2023

El crecimiento explosivo de los anteriores años se ha dado de bruces con una nueva realidad de contención que, todo apunta, seguirá siendo la tónica entre estos titanes también para este año. Además de los recortes de plantilla, algunos de los consejeros delegados han bajado sus sueldos. Otras organizaciones, como Meta, han aprovechado para eliminar cargos intermedios y así "aplanar" su organigrama y facilitar una "toma más rápida de decisiones". 

Entre las grandes apuestas de futuro, la inteligencia artificial continúa ganando enteros. Microsoft desveló un acuerdo de inversión valorado en 10.000 millones de dólares en OpenAi, la firma que creó ChatGPT. Todas estas grandes tecnológicas trabajan en el desarrollo de sus propias IA. A modo de ejemplo de posibles usos, Meta anunció que con esta herramienta mejorará la recomendación de contenidos y el algoritmo de los anunciantes.

Así mismo, se asistirá a una priorización del gasto. Las inversiones en partidas no consideradas como "estratégicas" se resentirán. Eso es lo que sostenían los consejeros delegados en los distintos comunicados que justificaban los despidos. “Asumo la completa responsabilidad de las decisiones que nos han llevado a este punto. Son momentos importantes para redirigir nuestro foco, rediseñar nuestros costes y dirigir nuestro talento y capital a nuestras mayores prioridades”, escribía Sundar Pichai, consejero delegado de Alphabet. 

Si bien las empresas se afanan en contener sus gastos, una de las partidas llamadas a resistir -o aumentar- es la del dinero dedicado a retribuir al accionista. Meta elevó el mismo día de sus resultados en 40.000 millones de dólares el programa de recompra de acciones, para dejarlo en 50.900 millones de dólares para el presente ejercicio. Sumando la última iniciativa de recompra de títulos de estas cinco compañías, la cifra supera los 228.600 millones de dólares en un año.

Aunque el mercado tiene dudas sobre si estos gigantes tocaron techo con la pandemia o no, las big tech defienden que aún tienen margen para crecer, tal y como cabía esperar. Andy Jassy, consejero delegado de Amazon, quiso recordar ese potencial en la presentación de resultados. 

"En el corto plazo, nos enfrentamos a un entorno económico incierto, pero seguimos siendo muy optimistas sobre las oportunidades a largo plazo de Amazon. La mayoría de la cuota de mercado en las ventas minoristas sigue estando en tiendas físicas, en los servicios de IT, se sigue dependiendo mayoritariamente de centros de datos creados ad-hoc. A medida que estas ecuaciones vayan cambiando poco a poco, creemos que nuestra calidad en lo que a experiencia de cliente se refiere junto con nuestro duro trabajo para seguir mejorando, llevarán a un crecimiento significativo en ambos campos en los próximos años". Trabajo duro y tiempo, eso es lo que las tecnológicas invocan para su éxito.  

Opinión del experto

Jesse Cohen, analista principal de Investing.com, comenta los últimos resultados; los de Apple, Alphabet y Amazon.

Apple

Apple entregó un informe de resultados sorprendentemente débil a ojos del mercado, con el gigante tecnológico por debajo de las expectativas en casi todos los segmentos, más notablemente en su negocio clave de iPhone, y sufriendo su primera caída de ingresos desde 2019. Una potente combinación de problemas en la cadena de suministro, producción limitada de iPhone en su planta de Foxconn en China y vientos en contra relacionados con la moneda cobraron un peaje masivo en el negocio subyacente de Apple durante los últimos tres meses de 2022.

"El mal trimestre de Apple demuestra que incluso la empresa cotizada más valiosa de Estados Unidos no es inmune a los desafíos a los que se enfrenta la industria tecnológica en general. A pesar del creciente optimismo de que lo peor ya ha pasado, los malos resultados y las ligeras orientaciones de Apple, Alphabet y Amazon subrayan los diversos retos a los que se enfrenta el sector tecnológico en medio del actual clima económico de ralentización del crecimiento y elevada inflación", valora Cohen.

Alphabet

Los malos resultados de Alphabet este trimestre demuestran que no es inmune a los retos a los que se enfrenta el sector digital. El gigante de las búsquedas superó las expectativas en casi todas las unidades de negocio, sobre todo en su principal segmento de búsquedas publicitarias. Una vez más, el crecimiento de YouTube se ralentizó en medio de la dura competencia de TikTok y otros actores en el espacio de streaming de vídeo.

"Alphabet se está viendo afectada negativamente por el empeoramiento de los vientos en contra macroeconómicos, como el aumento de la inflación y las preocupaciones sobre una posible recesión. A pesar de ser vista como una de las empresas más aisladas en el espacio publicitario en relación con sus pares, el mal trimestre de Alphabet es la última señal de que el empeoramiento de los fundamentales y un entorno macroeconómico difícil están impulsando a los anunciantes a recortar el gasto", comenta el experto de Investing.com.

Amazon

Como ha sido la tónica de las ganancias de las tecnológicas de megacapitalización este trimestre, Amazon presentó unos resultados mejores de lo que se temía, al tiempo que aumentaba su enfoque en las medidas de recorte de costes. El rendimiento mejor de lo temido en su negocio clave de la nube AWS fue suficiente para aliviar las preocupaciones en torno a una trayectoria de desaceleración más pronunciada en las optimizaciones de la nube.

"Amazon ha hecho un buen trabajo navegando a través de varios desafíos, incluyendo el aumento de los costes de envío relacionados con las limitaciones de la cadena de suministro global, y mayores gastos laborales. A pesar de todos los retos que Amazon debe afrontar, hay signos claros de que el negocio sigue funcionando bien", concluye Cohen. 

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Fernando Belinchón
Madrid. 1994. Máster en periodismo económico por la Universidad Rey Juan Carlos. Redactor de la Mesa Web de CincoDías. En el periódico desde 2016.

Más información

Archivado En

_
_