_
_
_
_

El subidón en bolsa de IAG, Meliá, NH y eDreams acelerará la rebaja de deuda y la inversión

Meliá tiene pendiente una desinversión de 200 millones. NH prevé 50 aperturas en los dos próximos ejercicios.

Las cotizadas turísticas en Bolsa
Infografía: Belén Trincado
Madrid -

Las empresas turísticas que cotizan en Bolsa han comenzado el año con un rally alcista inédito desde que estalló la pandemia a principios de 2020. En lo que va de enero han acumulado fuertes revalorizaciones que anticipan un cambio de tendencia en la visión de los inversores con respecto a la fortaleza y la futura evolución del sector. De las seis compañías cotizadas (IAG, Aena, Amadeus, Meliá, NH y eDreams), las cuatro que mayor corrección en los dos últimos años (Meliá, NH y eDreams) son las que han visto crecer más su cotización. La recuperación de las ventas prepandemia y la posibilidad de recuperar el beneficio precrisis este año han disparado el apetito comprador.

El valor que más ha subido en lo que va de enero ha sido IAG, que se ha apreciado un 39,66% y se acerca a los dos euros, todavía muy lejos de los cinco euros en los que cotizaba antes de la pandemia. La aerolínea presentó a finales de septiembre de 2022 un beneficio neto de 199 millones de euros y anticipa un beneficio operativo de 1.100 millones al cierre del pasado ejercicio. El lastre en la cuenta de resultados sigue siendo el excesivo apalancamiento de la compañía, que contabilizaba una deuda neta de 11.058 millones de euros a 31 de septiembre de 2022, con una reducción de 602 millones (un 5,2% menos) con respecto al cierre de 2021.

La segunda que más se ha revalorizado ha sido eDreams, que experimenta una apreciación del 38,23%, y que se vio especialmente perjudicada al ser una agencia de viajes online con un negocio de­saparecido por la ausencia de turistas y por las dificultades para viajar por las restricciones sanitarias. Despejado ese panorama, la agencia se dispone a volver a beneficio este año y prevé alcanzar un ebitda de 180 millones en 2025 gracias al cambio de modelo de negocio hacia la suscripción anual, que ofrece ofertas y descuentos en 690 aerolíneas y 2,1 millones de hoteles por el pago de 54,99 euros al año. A 30 de septiembre de 2022 contaba con 3,5 millones de clientes prime y el objetivo es alcanzar los 7,5 millones de suscriptores en 2025

Inflación

“Sí que es cierto que a nivel ingresos las compañías lo han hecho muy bien en 2022. Para 2023 esperamos que incluso los ingresos sean mejores ya que el año pasado tuvimos el efecto ómicron en el primer trimestre. Sin embargo, a nivel de rentabilidad todavía habrá presión en márgenes por la subida de costes derivados de la inflación así como un mayor gasto financiero por el elevado apalancamiento de las empresas. El objetivo de las empresas del sector debería seguir reduciendo los niveles de endeudamiento para sanear el balance. La generación de caja obtenida de la propia operativa debería permitir ir reduciendo deuda”, recalca Jaime Pallarés, analista de GVC Gaesco Valores. En su opinión también existen otras vías como la posibilidad de reducir deuda mediante la venta de activos, como la que tiene pendiente Meliá por 200 millones de euros en Caribe.

Sin ese efecto, las acciones de la compañía dirigida por Gabriel Escarrer se han apreciado un 35,87% en lo que va de enero, superando la barrera de los seis euros, regresando a los niveles del pasado verano y apuntando hacia los ocho euros en los que cotizaba antes de la pandemia. Una recuperación que, sin embargo, no provocará la recuperación del dividendo al menos en el corto plazo.

En una reciente entrevista con CincoDías, el consejero delegado de la compañía descartaba esa posibilidad y apuntaba a un castigo excesivo. “La invasión de Rusia en Ucrania o la polémica apertura de fronteras de China han penalizado a todo el sector turístico y no solo a Meliá. Hemos estado excesivamente penalizados y de forma injustificada. A medida que se produzca la normalización del turismo y que la crisis no sea tan severa como se esperaba hace siete meses, el valor se recuperará con fuerza”, anticipaba la pasada semana.

Otra compañía fuertemente castigada en Bolsa ha sido NH. Ese deterioro se desencadenó apenas unos meses después de que el gigante tailandés Minor sacara adelante la opa sobre la hotelera española y se hiciera con el 94% de las acciones. Compró a 6,4 euros y el valor de la acción se desplomó pocos meses después para no volver a recuperar los cuatro euros y rozar los dos euros a principios de 2021. En lo que va de año se ha apreciado un 28,79%.

El consejero delegado de NH, Ramón Aragonés, recordó la pasada semana en Fitur que la compañía habrá devuelto en febrero, tras el pago completo de un crédito ICO de 250 millones de euros solicitado al inicio de la pandemia, los 500 millones de deuda que contrajo como consecuencia del impacto negativo del coronavirus. “Ahora toca acelerar la inversión. Prevemos 50 aperturas en los dos próximos años”, dijo.

Amadeus reduce a la mitad su pasivo

Amortización. La tecnológica Amadeus es entre las seis cotizadas del turismo la que mejor ha salido parada del trance de la pandemia. De hecho, es la que más redujo el pasivo durante el pasado ejercicio en términos porcentuales (un 21,7% en los nueve primeros meses de 2022) y alcanzará el 2 de febrero el hito de reducirla a la mitad cuando haga efectiva la amortización anticipada de un bono de 750 millones de euros, con lo que su pasivo estará en el entorno de los 1.638 millones y la ratio con el ebitda empezará a acercarse a niveles precrisis. En enero se ha apreciado un 19,51%.

Dividendo. Pese al acelerón de Amadeus, el gestor aeroporturario es el que más redujo su pasivo en 2022. En nueve meses (aún no se han presentado los resultados del cuarto trimestre), la deuda bajó en 993 millones. Aena pasó de perder 60 millones al cierre de 2021 a ganar 500 millones al cierre del tercer trimestre de 2022. Y eso le ha llevado, tal y como desveló en su último plan estratégico hasta 2026, a la recuperación del dividendo en las mismas cantidades fijadas antes de la pandemia. Eso significa que repartirá un 80% sobre el beneficio neto antes de ajustes contables por los descuentos de las rentas de los contratos comerciales a los que obligó el Congreso de los Diputados como consecuencia del Covid. Ese pago se hará efectivo ya en 2023, con cargo a los beneficios de 2022, y se complementará con 1,37 euros.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_