Hoteles y aerolíneas anticipan otro año récord para el turismo pese al parón económico

RIU constata que todos los mercados emisores se han recuperado. Hesperia ha triplicado ingresos en enero con respecto a 2022

Pasajeros esperando un taxi en el aeropuerto de Palma de Mallorca.
Pasajeros esperando un taxi en el aeropuerto de Palma de Mallorca.

La industria turística acabó 2022 con una recuperación sin precedentes de los ingresos tras dos años sin actividad por el coronavirus. El pasado ejercicio se habría cerrado, según el primer avance del Gobierno, con 71,5 millones de turistas extranjeros, lejos de los 83,7 millones de 2019, y con un gasto de 87.100 millones, muy cerca de los 92.287 millones registrados antes de la crisis. A un verano récord le siguieron un otoño y un invierno, en el que la reactivación del turismo de incentivos, congresos y reuniones y las ganas de viajar han pesado más que la inflación y el parón económico global que anticipa el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El arranque del 2023 ha seguido ese mismo patrón y eso ha despertado la euforia entre hoteles y aerolíneas sobre sus perspectivas para este año, que presentarán a lo largo de los tres días de la Feria Internacional de Turismo (Fitur), que se celebrará del miércoles al domingo en Madrid. “Los primeros números que ya tenemos en nuestros libros nos muestran una recuperación ascendente de todas las cifras de negocio en cuanto a ocupaciones, tarifas medias y beneficio por habitación disponible. Otro dato muy favorable es que todos los mercados emisores ya se han recuperado y presentan cifras superiores a las de 2019”, recalcan desde la hotelera balear RIU.

La patronal de las aerolíneas prevé superar el máximo histórico de 275 millones de pasajeros

Un optimismo que, sin embargo, se enfría por el impacto que la inflación está teniendo en unos mayores costes operativos y en un menor beneficio por los menores márgenes. “Trasladar el aumento de costes al cliente es inviable ya que rompería el equilibrio entre oferta y demanda, por lo que con seguridad nuestros márgenes de beneficios se van a ver mermados”.

Otras cadenas sí han trasladado esas subidas de precios sin apenas impacto en sus cifras de ocupacion. Es el caso de Room Mate, que anunció esta semana el regreso de Kike Sarasola como presidente ejecutivo. “Cerramos 2022 con un incremento del precio medio del 25% sin afectar a la ocupación, no como lo que ha sucedido en Italia, en el que los incrementos del 40% han dañado la demanda”, recalca Sarasola.

Ingresos y reservas

La gran mayoría de hoteleras consultadas considera que el primer semestre de 2023 volverá a ser histórico y estará por encima de lo registrado en el mismo período de 2019. “El primer trimestre es temporada baja, por lo que ha presentado históricamente menor demanda y ocupación que los otros tres trimestres. Pero lo cierto es que cuando se cotejan datos reales semana a semana, las reservas están por encima de los niveles prepandemia. Esperamos que esa tendencia sigua activa durante todo 2023”, aseguran desde NH.

Jordi Ferrer, consejero delegado de Hesperia, cree que la clave para la reactivación se encuentra en que clientes y empresas quieren continuar viajando después de los años de parón por el coronavirus. “Los datos con los que estamos trabajando a día de hoy muestran que este 2023 puede ser mejor que 2022. Si vemos la evolución de enero podemos observar que en libros tenemos cinco veces más reservas que lo que teníamos en la misma fecha de 2022. Y que los ingresos del mes a estas alturas casi triplican los de todo el mes de enero del 2022. El precio medio del mes está también un 30% por encima del de 2022”.

Los hoteleros achacan la reactivación a la priorización de los viajes frente al alza de costes

Ese sentimiento de euforia también es compartido por las aerolíneas. Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), patronal que agrupa a 60 aerolíneas que suman el 85% del tráfico en España, se suma a las previsiones optimistas. “El pasado año se cerró con un 89% del trafico prepandemia, lo que supuso 244 millones de pasajeros, y en diciembre se llegó al 98%. Esa tendencia tiene pinta de que va a seguir porque la gente tiene ganas de viajar”, recalca. Pese a ello asegura que es imposible de predecir el efecto que tendrá sobre la renta disponible de los consumidores el triple impacto de la inflación, la subida de tipos y el alza del precio de la energía. “Lo razonable es que en 2023 superemos el récord histórico de 275 millones de pasajeros, aunque todavía sobrevuelan algunas incertidumbres como el impacto del virus en China o las restricciones a los vuelos de largo radio”.

Nuevos hábitos de compra

Tanto hoteles como aerolíneas coinciden en que el principal cambio que se ha producido con la pandemia ha sido el incremento del peso de las reservas de última hora. “El mayor reto al que nos enfrentamos es que desde que inició la pandemia la reserva de último minuto se ha impuesto y esto nos obliga a trabajar siempre con muy poca visibilidad”, aseguran desde RIU. Gándara constata que la crisis del coronavirus ha transformado los hábitos de compra. “En el corto y medio radio, la pandemia ha cambiado la forma de adquirir billetes y ya se hacen con una antelación de un mes o mes y medio como mucho”.

Las ofertas disparan la reserva anticipada en los cruceros

Fernando Pacheco, director general de MSC Cruceros en España
Fernando Pacheco, director general de MSC Cruceros en España

MSC Cruceros. La naviera italosuiza cerró 2022 con 200.000 pasajeros embarcados en España, un 20% más que en 2019. “Las cifras no son comparables, ya que abrimos puertos y trajimos más barcos que nunca y el precio medio de venta fue inferior al de 2019, hasta un 15% en verano”, señala Fernando Pacheco, director general de MSC Cruceros en España. Si la temporada alta fue muy buena, la compañía tenía dudas sobre la temporada baja, que empezaron a solventarse con una fuerte venta de última hora. “Hemos hecho un invierno récord en volumen y hemos vendido el doble que en prepandemia, también con muchos más barcos y puertos, y solo un 5% por debajo del precio de 2019”. La siguiente incógnita era el verano de 2023. “Las campañas y las ofertas han surtido efecto y ha generado un volumen de venta anticipada inédito. Todos los mercados se han recuperado, incluso los que requieren conexión con avión”. El objetivo es llegar a 260.000 pasajeros, un 30% más anual.

Costa Cruceros. La filial europea de Carnival también es optimista respecto al mercado español. “El ritmo actual de reservas refleja que el consumidor tiene ganas de viajar”, señala Luigi Stefanelli, director general de Costa Cruceros para España, Francia y Portugal. “En 2018, el grupo Costa trajo a España 3,4 millones de turistas extranjeros. Esperamos retomar esa cifra muy pronto”.

Normas
Entra en El País para participar