_
_
_
_
_
Operaciones corporativas

Sacyr corteja a los grandes fondos de infraestructuras para vender su filial de agua

Busca vender el 49% y valora el negocio en 200 millones

PABLO MONGE
Álvaro Bayón

Una nueva joya ha emergido para los todopoderosos fondos de inversión. Sacyr acaba de lanzar la venta de un 49% de su filial de gestión de agua y ya ha testado el apetito por este activo de buena parte de los inversores que tienen un ojo sobre el mercado español, según indican fuentes financieras. Todo ello se enmarca en el plan de la compañía española para reducir la deuda, que supera los 7.000 millones, con ventas de sus negocios no estratégicos.

Volver a los básicos. Es una estrategia común en el sector de las constructoras, desprenderse de sus negocios de gestión de servicios para centrarse en la construcción y licitaciones. En este marco, que la compañía puso negro sobre blanco en su último plan estratégico a cumplir antes de 2025, Sacyr anunció a finales del año pasado la venta del 49% en su negocio de agua y en el de facility management (gestión de contratos de servicios). La compañía explicó esta decisión en su intención de reducir la deuda neta con recurso, que alcanza los 689 millones frente a los 7.600 millones de pasivo total que acumula la firma a cierre del tercer trimestre del año. Además de estas desinversiones, la compañía también baraja la rotación de activos concesionales, con la que esperan además reequilibrar geográficamente el grupo.

La compañía ya ha detectado un mayor apetito del mercado por su negocio de agua. Ha contratado a Société Générale para pilotar el proceso, quien ya ha contactado a los posibles inversores interesados en la transacción. Y ha repartido entre ellos el cuaderno de venta, de modo que ahora espera las primeras ofertas indicativas para el próximo mes.

Entre los inversores interesados, fuentes del mercado citan a los grandes fondos de infraestructuras que operan en España, como Brookfield y Macquarie, además de otros de tamaño medio como DIF, Infravía, EQT o Aberdeen. Y también figuran en los primeros compases de la puja aseguradoras como Axa y Asterion como único fondo español en liza.

Las valoraciones preliminares para todo el activo rondan los 200 millones de euros. De este modo, Sacyr ingresaría unos 100 millones en esta transacción para aminorar su deuda. Fuentes de la compañía han declinado hacer comentarios e indican que el proceso sigue su curso habitual.

Más complicada parece la otra operación en curso. El sector del agua ha sido tradicionalmente muy atractivo para los fondos. En España, por ejemplo, Antin se hizo con la compañía Miya Water en 2020 de manos de Bridgepoint por 700 millones. FCC ya hizo una operación muy similar con su filial de agua, Aqualia, en la que vendió un 49% por 1.024 millones.

Pero esto no ocurre igual con el resto de negocios de facility management. Por ello, Sacyr ha decidido en este caso realizar un proceso por partes, con el objetivo de garantizarse el éxito. Santander y Nomura son las entidades elegidas para liderar el proceso, que está aún en una fase mucho más embrionaria. Por el momento, han tomado la decisión de vender de manera separada Valoriza, que aglutina los negocios de gestión de residuos, y el resto de contratos de servicios. Consideran que la parte de los residuos tendrá una venta más sencilla y que con esto podrá maximizar el valor obtenido por la transacción.

Si los potenciales compradores de la parte del agua son fondos de infraestructuras, en el caso de las otras dos divisiones todo apunta que los destinatarios son fondos de private equity. Y el sector vive en los últimos meses una profunda crisis, que ha anulado prácticamente todos los procesos en venta en marcha. El alza de tipos ha cerrado a cal y canto el mercado de financiación para estos vehículos, que juega un papel clave en su estrategia de inversión. Por ello, la estrategia de Sacyr y sus asesores es ahora esperar a que el mercado se reactive y optar por priorizar la transacción con la parte de agua.

Ferrovial ha tardado años en vender por trozos su gran negocio de servicios, que ha terminado en manos de ACS y Apollo. La empresa de Florentino Pérez, por su parte, vendió Urbaser al grupo chino CNTY y estos se la traspasaron en 2021 al fondo Platinum.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Álvaro Bayón
Redactor de la sección de empresas especializado en operaciones corporativas, banca de inversión y capital riesgo. Graduado en Estudios Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Periodismo UAM-El País, ha desarrollado toda su carrera en Cinco Días, donde trabaja desde 2016.

Más información

Archivado En

_
_