Infraestructuras

Antin cierra con Bridgepoint la compra de Miya

El fondo francés vence en la puja por el negocio de agua por unos 700 millones

Antin cierra con Bridgepoint la compra de Miya

Bridgepoint ha vendido a Antin su negocio de gestión de aguas, Miya, tal y como adelantó CincoDías esta misma semana. La operación tasa la compañía en unos 700 millones de euros.

El fondo francés se ha impuesto en una dura subasta, organizada por Citi, que se inició antes del verano. Ya desde el principio emergió como favorito. Integró junto a KKR, EQT (a través de su participada Saur), BlackRock y Aqualia, propiedad de FCC y el fondo IFM.

Deutsche Bank, Herbert Smith Freehills, Sérvulo, McConnell Valdés, PWACS Corporate Finance, PWACS, Defining Future Options, EY y Marsh han asesorado a Antin. Bridgepoint ha trabajado con Citi, Uría Menéndez, PwC Strategy&, EY, ERM y Willis.

Miya ganó por su negocio en España 300.780 euros en 2017, mientras que ingresó 1,17 millones en ese mismo periodo, según sus cuentas depositadas en el Registro Mercantil y consultadas a través de Insight View. Esto es solo una pequeña parte de su negocio, que consolida en una sociedad luxemburguesa. Fuera del cómputo queda su actividad internacional, especialmente preponderante.

Destaca su fuerte presencia en Portugal, donde es el operador privado líder en los suministros públicos. También está presente en países como Brasil, Bahamas, Jamaica, Filipinas, Angola, Botsuana y Sudáfrica. La firma cuenta con más de 700 empleados. Presta servicios a más de 600.000 personas en Portugal a través de seis concesiones municipales a largo plazo y un proyecto de participación público-privada.

Se trata de la segunda operación de calado de Bridgepoint en España en plena pandemia del Covid-19. Antes del verano vendió su negocio de fertilizantes Rovensa (antigua Sapec), al fondo Partners Group por cerca de 1.000 millones. Esta fue también una operación muy disputada –coordinada por HSBC y JP Morgan– en la que participaron Pamplona Capital, Pai Partners, Invivo y AEA. Finalmente, ha acordado retornar al capital de la compañía y tomar un 50% a través de su nuevo vehículo de inversión.

La tercera pata de Brid­gepoint en España –un mercado por el que mantiene el interés y apetito desde que desembarcó en los años 80– es Dorna. Se trata del dueño de los derechos audiovisuales de competiciones de motociclismo como MotoGP. En este caso comparten el accionariado con el fondo de pensiones de Canadá, CPPIB, tras haber decidido el año pasado rotar su participación a uno de sus nuevos fondos, pese a haber recibido ofertas de CVC o KKR.

Normas
Entra en El País para participar