El alza del bitcóin aún no despeja los miedos del sector

Los inversores regresan al mercado de criptoactivos alentados por la posibilidad de una moderación en las subidas de los tipos de interés. En el plano regulador, supervisores y plataformas se muestran divididos por los siguientes pasos a adoptar

Bitcóin pulsa en la foto

”Mi mayor logro en la vida”, así describe un entusiasta cripto su alegría por no haber vendido sus monedas digitales durante 2022, a pesar de la caída de hasta 65% que sufrió el bitcóin el año pasado. El inicio de este ejercicio ha sido distinto para el criptoactivo de referencia del sector: su cotización aumenta un 27,5% en lo que va de mes, rompiendo la barrera psicológica de los 20.000 dólares (18.480 euros) que lo limitaba desde noviembre. El resto de los principales activos, como ethereum y BNB, también se benefician.

Desde la plataforma Bit2Me apuntan que “se está observando una tendencia alcista en bitcóin, con señales en cadena que se están moviendo hacia territorio alcista”. Ignacio Giménez, jefe de negocio del exchange Lemon, una de las líderes de la industria en América Latina, resalta que “estaríamos entrando en la formación del piso del mercado”, que no debe confundirse con un fin del criptoinvierno ya que aún persisten ciertas dudas.

Estas recientes subidas no deben confundirse con un regreso a las épocas de oro de los activos digitales. El valor de bitcóin supone solo un tercio de su precio máximo alcanzado en noviembre de 2021, cuando tocó los 56.278 euros. Desde allí, todo fue cuesta abajo.

Los buenos datos de la inflación en Estados Unidos y la expectativa del mercado de que la Reserva Federal modere el ritmo de las subidas de los tipos de interés parecen ser los principales responsables de las nuevas entradas de dinero en los criptoactivos, que en la última semana han registrado un flujo positivo de 67.000 millones de euros, al calor de un renovado interés por los activos de riesgo. Ello puede apuntar a una nueva correlación entre los datos macroeconómicos y la cotización de los criptoactivos.

Ahora bien, lo vivido en los últimos trimestres ha dejado claro que los activos digitales no pueden superar entornos de elevada inflación. “No se puede vencer a la inflación. Pero no tendrás que luchar cuando tienes criptoactivos”, auguraba en enero de 2022 Changpeng Zhao, CEO de Binance.

Sin embargo, la caída de los activos digitales en pleno auge inflacionario y su lenta recuperación cuando el aumento de los precios tiende a ralentizarse va en contra de esta narrativa. Ante esto, los analistas de eToro recuerdan que “esta clase de activos nunca se ha enfrentado a una recesión económica duradera ni a un mercado bajista de renta variable”.

Escepticismo

El estigma y la preocupación generadas a partir de la caída de la criptoplataforma FTX en noviembre pasado no desaparecen. “Toda mi familia está totalmente en contra y etiquetan al bitcóin de estafa, así que les escondo que acumulo tokens desde la última caída del mercado”, destaca un usuario anónimo en un canal especializado de Telegram.

La mirada de los más escépticos sigue puesta en Genesis, un criptoprestamista que esta semana solicitó acogerse a la ley de quiebras en EE UU. Pero no se trata de una sola plataforma, sino que podría acabar con un conglomerado de cinco empresas, incluida Grayscale Investment, uno de los mayores fondos especializados en el sector.

Los temores a nuevas caídas no hacen más que magnificar el papel de las ballenas, los grandes tenedores institucionales de activos. A principios de año, Morgan Stanley ha hecho público que tiene inversiones por más de 2,78 millones de euros en bitcóin.

Autoridades

La pregunta es si, de consolidarse este nuevo ciclo al alza, contará con el impulso de nuevas regulaciones nacionales o internacionales.

En Europa, el nuevo reglamento de criptoactivos, conocidos como MiCA por sus siglas en inglés, ya sufre su tercer retraso. A pesar de la solicitud de los reguladores nacionales por poner en marcha una legislación común, la complejidad de traducir la propuesta, que consta de más de 400 folios, ha retrasado nuevamente la votación hasta abril. Esto vuelve a posponer la puesta en marcha de la norma al menos hasta 2024, según fuentes del sector.

En EE UU, las autoridades han aprovechado la efusividad del sector para enviar una señal clara al acusar al exchange Bitzlato, un pequeño operador basado en Hong Kong, de blanqueo de capitales por al menos 647 millones de euros. El Departamento del Tesoro de EE UU incluso destaca que el servicio permitió a usuarios rusos, incluidos el Kremlin, llevar adelante transacciones ilícitas. De manera indirecta, la investigación apunta también contra Binance, una de las grandes compañías beneficiadas por flujos desde esta pequeña firma.

La mayor supervisión del supervisor estadounidense, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), que elevó un 50% su vigilancia al sector en 2022, no impide las segundas oportunidades. El nuevo jefe de FTX, John J. Ray III, ha reconocido que estudia reiniciar las operaciones de la plataforma. Las ocho acusaciones de las autoridades contra sus fundadores pueden no haber sido el punto final de esta historia.

Normas
Entra en El País para participar