_
_
_
_
_
Restauración

Telepizza lanzará un nuevo plan de negocio tras cerrar su reestructuración

Contrata a FTI y Álvarez & Marsal para preparar una hoja de ruta

Jacobo Caller, consejero delegado de Food Delivery Brands.
Jacobo Caller, consejero delegado de Food Delivery Brands.Juan Lázaro

Telepizza, acuciada por los problemas financieros, trabaja en una hoja de ruta para remontar el vuelo. La compañía, que negocia una nueva estructura de capital con sus acreedores, ha puesto el foco en iniciar una nueva etapa con menores niveles de deuda, un nuevo acuerdo con Pizza Hut y una reorientación geográfica.

Telepizza, renombrada desde hace algunos meses como Food Delivery Brands, mantiene negociaciones con sus acreedores, que son dueños de sus 400 millones de deuda financiera neta, para enderezar el rumbo de la compañía. Para ello, ha contratado a Houlihan Lokey, además de a Kirkland & Ellis y Uría Menéndez como asesores jurídicos, mientras que los bonistas están representados por Rothschild.

Las negociaciones pasan por buscar alternativas para que la compañía reduzca su endeudamiento y reciba una nueva inyección de capital. En principio, los bonistas aceptarán una quita relevante a cambio de que los accionistas, el fondo KKR, junto a Artá, Torreal, J Safra Group y Altamar, les cedan la mayoría del capital. También se plantean una inyección de capital de unos 40 millones.

Reducir la deuda de la compañía es el primer punto de la hoja de ruta que se marca para el futuro. El segundo pasa por dar un nuevo impulso a su negocio. Para diseñar esa reorientación, la firma ha ampliado su nómina de asesores con la contratación de FTI Consulting y Álvarez & Marsal.

En este punto, resulta clave el cambio en los términos del pacto con Yum!, que convirtió a Telepizza en el principal masterfranquiciado de Pizza Hut, y que le obliga a un agresivo plan de 1.300 aperturas en una treintena de mercados en 10 años. Un acuerdo, firmado en mayo de 2018, que nunca ha acabado de ser digerido, y que se está renegociando.

De hecho, en España ya ha tenido que echar atrás su previsión de aperturas de Pizza Hut: cerró todos los restaurantes propios, cerca de una treintena, con un coste cercano a tres millones, y ha dejado la marca en manos de franquiciados.

En ese contexto, Telepizza negocia un nuevo pacto que sea menos gravoso para sus intereses, en especial en el alcance internacional del mismo. En concreto, plantea centrar el foco en su negocio en España y reducir su exposición en el resto de sus geografías.

Food Delivery Brands está presente en 32 países. Además de en España, está en Portugal, Irlanda, Suiza, México, Chile o Ecuador, donde es líder del mercado, además de en otra veintena de países de Latinoamérica, muchos de ellos islas del Caribe, fruto de la alianza con Yum!. A 30 de septiembre, contaba con 1.161 restaurantes Pizza Hut en su sistema, de los que 802 eran franquiciados y 1.034 estaban en Latinoamérica.

La compañía sufre el elevado endeudamiento derivado de la opa lanzada por KKR en 2019. También, la subida en el coste de las materias primas y de la electricidad. Y, finalmente, el incremento de la competencia en el delivery. Los fondos quieren una nueva hoja de ruta para que la compañía tenga un modelo de negocio definido para su próxima etapa.

Más pérdidas y desaceleración de las ventas

De enero a septiembre, Food Delivery Brands acumulaba una pérdida neta de 34 millones de euros, un 56% más que las pérdidas registradas en el mismo periodo del año pasado, pese a la mayor actividad registrada durante este año, al desaparecer las restricciones ligadas al Covid-19. La empresa reconoció en su última presentación de resultados una “desaceleración” de sus ventas, que también le llevaron a rebajar las previsiones fijadas para el año, tanto de ebitda como de aperturas, y a revisar de nuevo su alianza con Pizza Hut.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_