_
_
_
_
_
Casa Real

El Rey subraya la “inseguridad” de las familias por la subida de los alimentos, la luz o la gasolina

La guerra en Ucrania y los riesgos para la democracia, grandes protagonistas del discurso del Rey

El Rey Felipe VI durante su noveno discurso navideño.
El Rey Felipe VI durante su noveno discurso navideño.Efe
Fernando Belinchón

El Rey Felipe VI, en su tradicional discurso navideño, ha destacado lo difícil que ha sido y que todavía está siendo este año 2022 para muchas personas. Además de poner énfasis en el sufrimiento y la pérdida de vidas que está causando el conflicto en Ucrania, Felipe VI ha reparado en los daños económicos que está provocando en nuestra nación. "Esta guerra, junto a los efectos también de la pandemia, está teniendo, además −como es evidente−, un profundo impacto sobre la economía; ha provocado una crisis energética con consecuencias graves en la industria, el comercio, el transporte y particularmente en las economías familiares", ha comentado. 

Es en estas últimas, en las economías familiares, en las que más se ha detenido a hablar. "La subida de los precios, especialmente de los alimentos, provoca inseguridad en los hogares. Tener que hacer frente a gestos cotidianos, como encender la calefacción o la luz o llenar el depósito de gasolina, acaba siendo una fuente de preocupación e implica –en muchos casos– importantes sacrificios personales y familiares. Porque, en efecto, hay familias que no pueden afrontar esta situación de una manera prolongada y necesitan el apoyo continuo de los poderes públicos para paliar sus efectos económicos y sociales", ha afirmado.

"Todo el nuevo escenario que vivimos –la guerra, la situación económica y social, la inestabilidad y las tensiones en las relaciones internacionales– está causando en nuestra sociedad, lógicamente,

una gran preocupación e incertidumbre. No podemos ignorar la seriedad de estos problemas, pero tampoco podemos renunciar a que las cosas puedan cambiar y mejorar", ha sostenido.

Compromiso con la democracia

El monarca ha advertido sobre la magnitud de los desafíos, pero ha lanzado un mensaje de esperanza. Ha descrito a dos compromisos, el compromiso con la democracia y el compromiso con Europa como las dos columnas vertebrales sobre las que asentar el presente y futuro de España. 

Sobre el primer compromiso, el de la democracia, Felipe VI ha recordado los viejos riesgos que amenazan a los regímenes democráticos. En concreto, ha identificiado tres: la división de la sociedad, el quebranto de la convivencia y la erosión de las instituciones. "Un país o una sociedad dividida o enfrentada no avanza, no progresa ni resuelve bien sus problemas, no genera confianza. La división hace más frágiles a las democracias; la unión, todo lo contrario, las fortalece", ha expresado.

Aludiendo al espíritu de unión y diálogo que alumbró a la Constitución, el Rey ha dicho que precisamente los valores constitucionales deben ser la referencia donde los españoles debemos seguir encontrando la unión que nos asegura estabilidad, cohesión, progreso y una convivencia que, según el Rey, es nuestro mayor patrimonio. 

"La convivencia requiere en nuestra vida colectiva el reconocimiento en plenitud de nuestras libertades, junto al respeto y la consideración a las personas, a sus convicciones, y a su dignidad. Necesita guiarse por la razón; demanda anteponer la voluntad de integrar frente al deseo de excluir", ha reflexionado.

En plena polémica alrededor del Tribunal Constitucional, el Rey ha sostenido la necesidad de fortalecer nuestras instituciones. "Unas Instituciones sólidas que protejan a los ciudadanos, atiendan a sus preocupaciones, garanticen sus derechos, y apoyen a las familias y a los jóvenes en la superación de muchos de sus problemas cotidianos. Instituciones que respondan al interés general y ejerciten sus funciones con colaboración leal, con respeto a la Constitución y a las leyes, y sean un ejemplo de integridad y rectitud. Y este es un propósito diario con el que las Instituciones debemos estar siempre comprometidas", ha defendido.

Para el monarca, el futuro de España pasa también por Europa. Al respecto, ha dicho que compartimos muchos de sus problemas y que contribuimos a sus decisiones con nuestra propia voz. Con todo, lo que se decide en la Unión Europea, afecta a la vida cotidiana de los españoles. "Somos Europa, pero también necesitamos a Europa, que es nuestro gran marco de referencia político, económico y social y que, por ello, nos ofrece certeza y seguridad. Estoy seguro de que el compromiso de España quedará reforzado con la Presidencia rotatoria de la Unión que asumirá el año que viene", ha previsto.

"Decía al comienzo que vivimos tiempos, sin duda, de incertidumbre. Pero si el éxito de una nación depende del carácter de sus ciudadanos, y de la personalidad y el espíritu que mueve a su sociedad, debemos tener razones para mirar al futuro con esperanza. Somos una de las grandes naciones del mundo, con muchos siglos de historia, y los españoles tenemos que seguir decidiendo

todos juntos nuestro destino, nuestro futuro. Cuidando nuestra democracia; protegiendo la convivencia; fortaleciendo nuestras instituciones", ha concluido el Rey. 

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Fernando Belinchón
Madrid. 1994. Máster en periodismo económico por la Universidad Rey Juan Carlos. Redactor de la Mesa Web de CincoDías. En el periódico desde 2016.

Más información

Archivado En

_
_