Mario Aguilar: “Si se resiste el oleaje, es buen momento de dar más peso a la Bolsa”

Cree que la inflación ya habría tocado techo y destaca que la economía de Estados Unidos está resistiendo bien al impacto de las alzas de tipos

Mario Aguilar, estratega sénior de carteras de Janus Henderson.
Mario Aguilar, estratega sénior de carteras de Janus Henderson.

Mario Aguilar comenzó su carrera como analista de operaciones de deuda externa para el Banco Central de Bolivia en 2003 y, tras pasar por Wells Fargo Asset Management, es desde 2021 estratega sénior de carteras en Janus Henderson Investors. En esta entrevista se muestra más optimista con la economía americana que con la europea, ya que “ellos no tienen los mismos problemas” que nosotros, en referencia a los precios de la energía. De hecho, ve más probable la recesión aquí que en Estados Unidos.

Si hablamos de inversión, ¿cómo describiría 2022?

Da una pista que tituláramos ‘Terapia de choque” el documento de perspectivas que publicamos hace un par de meses y que se refería al final de 2022 y comienzo de 2023. Resume muy bien los shocks que hemos sufrido todos los inversores y el mercado. Ha sido un año, por decirlo de una forma para no llorar, divertido, con mucha acción. Tal vez ha sido una buena época de entrada, pero los que ya estaban invertidos… lo mejor que pueden hacer es quedarse invertidos a largo plazo.

¿Son más optimistas para los primeros meses de 2023?

Parece que ya hemos llegado a un pico de inflación. Según los datos más recientes, ha habido caídas en Estados Unidos y también en Europa, por lo que creo que eso va por buen camino. La Fed ha empezado a bajar la velocidad a la que sube los tipos, y se espera que haya otro incremento de 50 puntos básicos en la primera mitad del próximo año. Si esto ya está reflejado en el mercado, y no tenemos ninguna sorpresa en cuanto a los beneficios de las compañías, creo que estamos en un buen punto. De hecho, la previsión era que en el tercer trimestre el beneficio de las compañías del S&P 500 cayera entre un 15% y un 20%, y en realidad hemos visto un crecimiento del 7%. En lo que llevamos del cuarto trimestre del año, hemos visto una desaceleración en las ganancias, pero todavía no se están reportando pérdidas.

¿No se resentirán tampoco si hay recesión en 2023?

Todos los indicadores y la mayoría de los analistas creen que una recesión parece ser inevitable, pero en Estados Unidos tienen una tasa de desempleo todavía baja. Así que, si es que hay una recesión, es muy posible que sea corta y no muy profunda. Ellos no tienen los mismos problemas que tenemos en Europa.

¿Qué otros problemas tenemos?

En Europa el desempleo está todavía bajo, pero un coste alto de la energía puede generar un poco más de inflación y una recesión, no tan profunda como en 2008-2010, pero sí más que la de Estados Unidos y tal vez un poco más larga. En el Reino Unido estamos en recesión ya, aunque todavía no es oficial, pero lo vemos en las calles, se nota un temor. El próximo año va a ser importante porque los bancos centrales tienen muchas decisiones que tomar, y los Gobiernos deberían también encargarse un poco de la economía y empezar a utilizar y hacer un uso inteligente de la política fiscal, que hasta ahora no lo ha habido.

¿Cómo valoran las políticas aplicadas por los bancos centrales?

En cuanto a generar crecimiento económico, no son positivas, porque si ahora el crecimiento se pone muy fuerte en términos nominales, va a darle más gasolina a la inflación. Están dispuestos a arriesgar una recesión con tal de que se frene la subida de precios. A Jerome Powell lo que le preocupa es cometer el mismo error que la Fed en los años 70 y 80. Por entonces, cuando vieron que crecía la inflación, subieron las tasas, se dieron la vuelta y al poco tiempo volvió a subir la inflación, entonces tuvieron que subir las tasas mucho más agresivamente. No creo que vayan a dejar de subir tipos y a bajarlos inmediatamente, más bien van a esperar a ver qué pasa, si realmente hay un deterioro muy notorio en la economía o qué. Ya cometieron el error de pensar que la inflación iba a ser transitoria y no lo ha sido. Van a seguir hasta que la puedan tener bajo control y no perder así credibilidad.

¿En qué regiones puede haber oportunidades de inversión?

En todas las partes del mundo. Lo que no hay que hacer es abandonar el mercado de valores. Lo que hay que hacer es fijarse en lo que llamamos el MOAT, que por sus siglas en inglés se refiere a compañías con buenos márgenes, buenos equipos directivos, ventajas competitivas como la capacidad de fijación de precios y el control de la cadena de suministros y, por último, tenacidad, es decir, ¿puedes mantener un nivel de endeudamiento sostenible que lo puedas ir pagando poco a poco? Este marco nos permite ver diferentes sectores, sin ver la figura macro y seleccionar compañías.

¿Ven oportunidades en inversión sostenible?

Es cada vez más importante. Necesitamos energía limpia, acceso al agua potable, tenemos que ver cómo nos alimentamos, dejar de usar insecticidas químicos... Ahí hay buenas oportunidades. Además, la regulación SFDR va a ser cada vez más clara sobre lo que tienes que hacer para poder llamarte artículo 8 y 9. De hecho, hemos visto cómo algunos fondos de inversión están bajando de artículo 9 a artículo 8, incluso de 8 a artículo 6 porque las gestoras fueron muy agresivas inicialmente al clasificarlos como tal. Estamos aprendiendo todos a hacer las cosas bien y es un espacio donde va a haber mucha acción. Por eso, si uno dice “en Europa puede haber una recesión y dejo de invertir”, se puede perder oportunidades, por ejemplo, en energía sostenible, donde Europa puede ser un líder. Por eso hay que mantenerse invertido.

¿Qué cartera le propondrían a un inversor español para 2023?

Nos gusta la diversificación, pero hay que hacerlo de una manera en la que sea inteligente y coherente con las metas del inversor final. Si este requiere menor volatilidad, obviamente vamos a sugerir pesos un poco más altos en renta fija o, tal vez, fondos mixtos, pero también un buen componente de alternativos que pueda atenuar esa volatilidad total, donde los fondos de retorno absoluto pueden entrar a jugar. Si uno quiere un poco más de acción y volatilidad, si entramos ahora en renta variable tal vez suframos un poco, pero yo creo que de aquí a tres años vamos a estar en una mejor posición. Entonces, si uno está dispuesto a ir con las olas y subir y bajar y aguantarse un poquito el vértigo, tal vez un peso más importante en renta variable es buena opción ahora. Pero no es cuestión de comprar un fondo pasivo que esté expuesto a todo, hay que discriminar entre compañías.

Normas
Entra en El País para participar