La inversión inmobiliaria, en récord pese a un desplome del 50% a final de año

El año cerrará con compras por más de 15.000 millones, según JLL. La subida de tipos congela las transacciones en el último trimestre

Inversión inmobiliaria pulsa en la foto

El frenazo en la inversión en el mercado inmobiliario ya se ha notado profundamente en el cuarto trimestre de 2022. El volumen en transacciones se desplomó un 48% respecto al año anterior y un 52% respecto al tercer trimestre, hasta quedarse en 1.900 millones de euros, según datos adelantados a Cinco Días por la consultora JLL.

Incluso con este fuerte parón entre octubre y diciembre, 2022 ha sido tan buen año en transacciones en el mercado español que las cifras en el conjunto de los 12 meses se mantienen a niveles récord. La previsión de esta consultora especializada en inmobiliario revela que se cerrará el ejercicio superando los 15.200 millones, lo que significa situarse prácticamente a la par que en el máximo histórico de 2019 (ver gráfico).

“La incertidumbre está impactando en la toma de decisiones por parte de los inversores, con procesos que se han cancelado o se posponen”, apunta la consultora en un documento de final de año. Desde JLL se explica que la coyuntura económica marcada por unas perspectivas de crecimiento limitado para 2023, las subidas históricas de los tipos de interés para paliar la elevada inflación y el encarecimiento de la deuda están influyendo en la moderación de los volúmenes de inversión en la segunda mitad del año, con especial impacto en el cuarto trimestre.

Igualmente, desde JLL se indica que es previsible que la incertidumbre económica y la falta de acuerdo sobre descuentos en el precio entre compradores y vendedores sigan influyendo en la moderación de la inversión durante la primera mitad de 2023, si bien no esperan que esta situación se prolongue. Enrique Losantos, consejero delegado de JLL, indicaba en una reciente entrevista en este periódico que espera una rápida recuperación a partir del segundo semestre porque el inmobiliario sigue atrayendo al capital.

Por sectores, 2022 ha estado marcado por el gran comportamiento de ventas en retail, que alcanzará a final de año los 4.309 millones en transacciones, lo que significa un alza del 298% interanual. Este volumen está influido por la enorme operación de recompra de BBVA de oficinas bancarias que estaban en manos de Merlin, en una operación que se acercó a los 2.000 millones.

Aun así, la incertidumbre por los tipos de interés también ha afectado al final de año en este sector, con ventas canceladas o pospuestas de los centros comercial Islazul, por parte de Nuveen, y de Splau, por parte de Unibail-Rodamco-Westfield.

En oficinas en Madrid y Barcelona, la cifra llegará a los 2.550 millones, con una caída del 12,7%. Especialmente relevante es el parón en la capital catalana, de un 80% interanual en el cuarto trimestre, para quedarse en 960 millones en el conjunto del ejercicio. Una de las operaciones más relevantes del año ha sido la venta de la histórica sede de Caixabank en el paseo de la Castellana 51, adquirida por su firma hermana Inmo Criteria (del holding de Caixa) por 238 millones.

En el caso del residencial destinado al alquiler, la inversión se mantendrá a final de año en cotas elevadas, de 2.140 millones, a niveles de máximo, pero de la misma manera se ha frenado un 77% interanual de octubre a diciembre.

Igualmente, en logística aunque el nivel acumulado en 12 meses se sitúa en máximos –en transacciones por 2.300 millones–, la huida de inversiones alcanza el 65% interanual en el cuarto trimestre. A pesar de eso, en comparación con el volumen medio transaccionado en los últimos cinco años (2017-2021), la cifra de 2022 se incrementa en torno al 40%, según JLL.

En el caso de las residencias de estudiantes, la cifra de compraventas se dispara un 149% este año, fundamentalmente por la compra por parte de la firma neerlandesa PGGM del operador nacional Resa a Greystar, AXA y CBRE IM por cerca de 900 millones.

Finalmente, para JLL, “los hoteles siguen siendo una clase de activo con gran atractivo gracias a la resiliencia demostrada durante la pandemia y a sus fundamentales sólidos”, por lo que cerrará con 2.480 millones transaccionados, un 13% menos, también lastrado por el final de año.

Normas
Entra en El País para participar