Las compañías modificarán sus cadenas de suministro que en 2025 serán más locales

La pandemia o la invasión de Ucrania revierten la tendencia de la deslocalización

Centro de producción de Celsa en Barcelona.
Centro de producción de Celsa en Barcelona.

Los reveses que ha sufrido la globalización hacen que las empresas se encaminen a sustituir sus bases de proveedores y fabricantes globales por locales. En los próximos 3 años, las empresas pasarán de tener un sustento mayoritariamente global (57% actualmente, tanto en suministros como en manufacturas) que será sustituído en 2025 por un modelo mayormente local (57% del suministro y 56% de los productos manufacturados). Así lo destaca la consultora tecnológica Capgemini en su informe Cómo una mayor inteligencia podría potenciar las cadenas de suministro.

El suministro y la producción de las empresas han sufrido varios percances en un corto periodo de tiempo -la pandemia y la guerra de Ucrania-, además de algún que otro obstáculo -por ejemplo, el bloqueo del Canal de Suez, en 2021-. Los golpes han concienciado a las compañías de que las cadenas de suministros globales no son tan sólidas como podría pensarse en un primer momento, por lo que cada vez más, las empresas buscan reubicarse y optar por proveedores y distribuidores locales, en lugar de los globales.

"El abastecimiento estratégico puede considerarse como local, para garantizar que no se depende de ningún país en situación de guerra, ni se es vulnerable a las interrupciones de la cadena de suministro, como el reciente bloqueo del Canal de Suez", afirma el vicepresidente senior de la cadena de suministro de Stellantis, Houssam Hage. Capgemini advierte que la relocalización afectará al 92% de las empresas, sin embargo, solo están preparadas para afrontar los cambios que este hecho producirá un 15% de las mismas.

En lo referente al nivel de resiliencia de las empresas españolas a los cambios en las cadenas globales de suministro, el 96% de las organizaciones indican que se verán afectadas por la deslocalización de la cadena de suministro a nivel mundial. El 82% de las empresas españolas manifiesta que no puede anticiparse a los posibles cambios en el mercado, por las nuevas tendencias en la cadena de abastecimiento. De igual forma, el 93% afirma no encontrarse en disposición de asegurar el acceso de sus clientes y proveedores al mercado en caso de alteraciones en dicha cadena (únicamente el 2% declara sentirse preparado para ello).

La reorganización de las operaciones que son indispensables para que un producto o mercancía llegue al cliente final se plantea como una ecuación difícil de resolver. Mayank Sharma, responsable global de la cadena de suministro en Capgemini, asegura que, pese no existir una solución única para las empresas, "aquellas que fundamenten su cadena de suministro en la sostenibilidad, escalabilidad, y se basen en la tecnología y los datos, son las que obtendrán los mayores beneficios".

Normas
Entra en El País para participar