_
_
_
_

Los funcionarios 'A1' contra los 'A2': claves de la batalla en la élite pública

Los funcionarios técnicos A2 responden a la indignación del cuerpo superior A1, que rechaza el nuevo sistema de promoción interna por ser menos exigente

Oficina de la Agencia Tributaria en Madrid
Oficina de la Agencia Tributaria en Madrid

Los más altos funcionarios del Estado, conocidos por su clasificación en el subgrupo A1, llevan semanas en pie de guerra contra el nuevo proceso de ascensos desde el grupo inmeditamente anterior en la escala jerárquica (A2) al techo más alto de la Administración General (AGE). La polémica surge con el cambio en el sistema de promoción interno de estos altos funcionarios –acordado entre el Gobierno y los sindicatos el pasado 3 de noviembre– porque la nueva vía de ascenso (del subgrupo A2 al A1) es menos exigente en materia académica y memorística, pero da más peso a la experiencia y el desempeño laboral.

En esencia, el temario se ha reducido de 83 a 16 temas; la prueba de test ha pasado de 50 preguntas con cuatro opciones para responder y fallos penalizados a 80 preguntas con tres trespuestas para elegir y sin penalización por los fallos. Del proceso se han eliminado la exposición oral, la realización de un supuesto práctico y el examen de idiomas. Sin embargo, se mantiene el concurso de méritos y un curso selectivo hecho por la propia Administración que será eliminatorio y, por lo tanto, decisivo a la hora de promocionar al subrgrupo A1 (formado, entre otros, por técnicos superiores de la Seguridad Social, inspectores de Hacienda y de Trabajo y Seguridad Social).

Por su parte, los colectivos los funcionarios A2 a los que se reprocha que podrán acceder con menor cualificación están integrados, por ejemplo, por los diplomados comerciales del Estado; los técnicos de Hacienda; los arquitectos técnicos de Hacienda; los ingenieros técnicos o los subinspectores laborales deEmpleo y Seguridad Social. Son todos estos últimos profesionales los que se han organizado ahora para rebatir las acusaciones de los A1.

Los inspectores de Hacienda, que en este conflicto son la voz de los A1, consideran sin embargo que el gran perjudicado del cambio de modelo será el contribuyente, quien verá una degradación del servicio público debido a unas pruebas menos exigentes de los integrantes del cuerpo, explican. Para resolver posibles problemas discriminatorios que lastran la promoción de los A2 por causas de tiempo o dinero, los inspectores sugieren un modelo de ayudas directas, la facilitación de temarios gratuitos o permitir que los aspirantes estén tres meses sin trabajar pero sin perder su salario para poder destinar tiempo al estudio. Por todo ello, la Asociación de Inspectores de Hacienda del Estado ha anunciado que recurrirá ante los tribunales los cambios acordados entre el ministerio de Hacienda y Función Pública y los sindicatos CC OO, UGT y CSIF.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_