Distribución

Los últimos convenios de la distribución anticipan una fuerte alza salarial en El Corte Inglés, Ikea, Carrefour o Alcampo

Afecta a los 235.000 trabajadores de las empresas asociadas a la patronal, Anged, entre ellas El Corte Inglés, con 80.000 empleados, y otras grandes empresas como Ikea, Carrefour o Alcampo.

Una trabajadora de un gran almacén.
Una trabajadora de un gran almacén.

La presión que la situación inflacionaria en España está ejerciendo sobre el coste de la vida pone el foco, más que nunca, en los acuerdos de incrementos salariales que se están alcanzando en diversos convenios colectivos empresariales y sectoriales. Más aún en un sector como el de la distribución, muy intensivo en mano de obra por su dinámica operativa, pese a los cambios que la digitalización de las ventas están ejerciendo sobre su actividad.

En el mismo, surge en el horizonte la negociación que deberá iniciarse en enero en el convenio de los grandes almacenes, que afecta a los 235.000 trabajadores de las empresas asociadas a la patronal, Anged. Entre ellas, empleadores clave en España como El Corte Inglés, con 80.000 empleados, además de otras grandes empresas como Ikea, Carrefour o Alcampo. El actual convenio vence este 31 de diciembre, y el sindicato con mayor representatividad en el sector, Fetico, ya ha presentado la denuncia del mismo como paso previo indispensable para iniciar las conversaciones en enero.

Estas llegarán después de que se hayan sellado en las últimas semanas varios acuerdos colectivos dentro del sector de la distribución. Estos, junto a las propias reclamaciones que ya han hecho públicas los principales sindicatos, están calentando la futura negociación y anticipan que esta se saldará con subidas históricas, tras varios años de tímidas revalorizaciones salariales.

Uno de los últimos ejemplos es el convenio estatal de perfumerías y afines, recientemente firmado después de casi un año de negociaciones entre sindicatos y la patronal Stanpa. Este, que afecta tanto a fabricantes como distribuidores de perfumería y cosmética, se ha cerrado con un acuerdo de subida salarial del 15,5% para un periodo de vigencia de cuatro años, de 2022 a 2025, además de incluir cláusulas de actualización salarial vinculadas a los cambios que se produzcan en el IPC para garantizar el poder adquisitivo. En el anterior convenio, las subidas se fijaron en un 2% en cada uno de los tres años de duración, de 2019 a 2021.

Reivindicaciones

Otro acuerdo de referencia, y que se firmó a principios de este mes, es el de la cadena de supermercados Dia, que afecta a más de 15.000 trabajadores. y que contempla incrementos de hasta el 12% en un periodo de tres años. También hay que sumar acuerdos recientes a nivel provincial en el comercio, como el de Pontevedra, que roza el 15% de subida, provinciales en el ámbito comercial, o el del 11,5% en el comercio textil de la Comunidad Valenciana.

Todos ellos, eso sí, en ámbitos y empresas lejos del tamaño de las que integran Anged. "Estamos viendo subidas en los salarios base hasta donde se puede. La situación así lo exige", explica a este periódico Miguel Venegas, presidente del sindicato Fasga, mayoritario en El Corte Inglés.

Los principales sindicatos que se sentarán a la mesa de negociación con Anged coinciden en reclamar un convenio de cuatro años, con subidas históricas: desde el 18% que pide Fetico, a un 4,5% anual, al 20% de Fasga, que pone el objetivo de alcanzar un salario base de 18.500 euros, por los 15.500 actuales, que después las empresas incrementan a través de sus incentivos propios. "El salario mínimo ya está en 14.000 euros y va a seguir subiendo. En 2017 la diferencia entre el salario base del sector y el SMI era del 45% y ahora casi no llega al 10%. Si este sector quiere seguir siendo atractivo frente a otros, tiene que haber incrementos", dice Venegas.

Para entender las pretensiones sindicales, hay que atender, además de a la situación inflacionaria, a cómo se han revalorizado los salarios en el convenio de los grandes almacenes en la última década. El acuerdo que se firmó en 2013 incluyó cuatro ejercicios de congelación salarial. El que transcurrió entre 2017 y 2020 incluyó una subida del 2,5% en el primero, y del 1% en el resto, además de variables según la evolución del conjunto del sector.

El último acuerdo, "de transición" como coinciden los sindicatos, subió las tablas un 1% tanto el año pasado como este. "Fue un acuerdo conservador, porque tras la pandemia el sector afrontó una salida a dos velocidades: electrónica, electrodomésticos o muebles crecieron mucho, y el textil, por ejemplo, desapareció con el Covid", añade Venegas.

Desde Anged, por su parte, se prefiere no valorar la futura negociación, que también abordará cuestiones como la capacitación de las plantillas en nuevas tecnologías, una reducción de la jornada anual en 12 horas o un mayor número de descansos de calidad, es decir, mayores libranzas en sábados y domingos.

Todo ello en un contexto de recuperación del negocio. En 2021, las empresas ­asociadas a Anged superaron de nuevo los 40.000 millones de euros en ventas, casi el 97% de las cifras pre-Covid, cifra que presumiblemente se superará

en 2022. Estas afrontan ­ahora la campaña de Navidad, clave del año y que decantará el resultado de muchos balances, y de paso, el ánimo negociador de la patronal.

Un sector de empleo estable y marcadamente femenino

Características. El empleo en el sector de los grandes almacenes destaca por su estabilidad y por la mayoritaria presencia de mujeres en sus empresas. Según los datos del año 2021 recogidos en el anuario de Anged, el sector empleaba a 235.000 personas al cierre de 2021, casi 2.000 más que en 2019, año previo a la pandemia. De todos ellos, el 81,6% contaba con un contrato indefinido, siete puntos más sobre la media nacional en este tipo de contratación. Además, el año pasado esos indefinidos crecieron un 3,3%.

Permanencia. Los datos de la gran patronal Anged muestran que el 69,1% de los empleados del sector de los grandes almacenes acumulaban más de cuatro años en sus puestos de trabajo, 15 puntos más que la media nacional, lo que da idea de ese grado de estabilidad de la que presume la patronal.

Mujeres. El grueso del empleo en el sector es femenino. De esos casi 235.00 empleados, el 65,6% son mujeres, casi cinco puntos porcentuales más que la media nacional, porcentaje que equivale a 154.168 trabajadoras.

Normas
Entra en El País para participar