Ricardo Abad (Quark): “España recibirá 8.500 millones de inversión en centros de datos hasta 2026”

“El negocio está creciendo mucho y superaremos los 1.000 MW en ese plazo, frente a los 600 previstos hace solo un año por la industria"

“Quark es la ingeniería más grande de Europa del Sur, con el 60% del mercado español de ‘data centers”

Ricardo Abad, director general de Quark Ingeniería.
Ricardo Abad, director general de Quark Ingeniería.

El negocio de los centros de datos está en alza. Y prueba de ello es el fuerte crecimiento que vive Quark, la consultora española de ingeniería y arquitectura especializada en data centers. Con sede en Madrid y liderada por Ricardo Abad y Miguel Gallego, esta empresa está detrás de las salas de tecnología de Inditex en su centro de datos de A Coruña y de los centros de Madrid de Interxion o Equinix, dos proveedores líderes mundiales de colocation (centros de datos donde se alojan otras empresas). También trabaja o lo ha hecho con empresas como GMV o BBVA, entre otras.

¿Quién es Quark?

Somos una empresa de ingeniería y arquitectura dedicada exclusivamente a hacer consultoría, diseño de edificios destinados a centros de datos y la gestión de su construcción. Este año prevemos facturar 13 millones frente a los 5,7 millones de 2021, casi un 130% más. También han crecido los beneficios, aunque esa cifra no la damos. En los últimos tres años hemos multiplicado por seis el tamaño de la compañía gracias a la explosión que está viviendo el sector de los centros de datos en España, donde somos líderes una cuota del 60%. Estamos detrás de la mayoría de proyectos que se están anunciando. Trabajamos para los cuatro operadores de centros de datos más grandes del mundo, Equinix, Digital Realty (antes Interxion), NTT y Cyrus One, y también con otros como Nabiax o Prime Data Centers. Estamos detrás de casi todas las inversiones americanas que están llegando a España o Portugal, donde también operamos, aunque algunas no podamos citarlas por confidencialidad.

¿Cuántas personas trabajan en la compañía? ¿Es 100% española?

Sí, somos dos socios, ambos españoles. Llevamos 25 años en este sector y con la empresa desde 2009. En 2014 nos la compró la compañía brasileña ­Aceco TI, pero en 2016 la recompramos. Ahora somos 60 personas en plantilla y tenemos otras 20 personas que colaboran con nosotros habitualmente para absorber picos de trabajo. Somos la ingeniería más grande del sur de Europa especializada en data centers, y estamos entre las cinco más grandes de Europa por facturación.

Además de trabajar con los gigantes del data center, también están detrás de centros de datos como el de Inditex, por ejemplo.

Ciertamente no solo trabajamos con los operadores de colocación en la nube; también tenemos clientes corporativos y de la Administración. Hemos sido adjudicatarios, por ejemplo, del centro de datos de la Tesorería de la Seguridad Social, en Soria, y del nuevo centro de datos de la Xunta de Galicia, que ya está para entregar. A nivel corporativo, tenemos muchos clientes, aunque cada vez menos porque casi todos se están yendo a la nube. El más importante es Inditex, con quien llevamos diez años trabajando en todo el mundo.

Ahora trabajamos en España y Portugal, pero los planes son entrar en Alemania, Italia y Francia el próximo año

¿Que las empresas se estén yendo a la nube perjudica a Quark?

No, porque desde hace muchos años apostamos por empresas que ofrecen a otras empresas infraestructura para ofrecer sus servicios. Son compañías cuyo negocio es crear centros y alquilarlos, y pensamos que iban a ser proyectos más grandes que los corporativos, y que, además, repetirían porque su modelo de negocio es ese: cuando llenan un centro abren otro. Así que, al contrario, esa migración a la nube nos ha favorecido mucho, porque en ese terreno es donde tenemos un dominio total. Las empresas de colocation son más exigentes en sus procedimientos y exigen más, y eso es una barrera de entrada para otras empresas de ingeniería en España.

¿En qué países trabajan?

En España y Portugal, aunque solo tenemos oficina en Madrid, porque somos una empresa totalmente digital. Todos nuestros procesos de diseños y procedimientos están migrados a la nube, algo que hicimos durante la pandemia. La única parte que hacemos presencial es la gestión de la obra. Pero ahora estamos preparando nuestra expansión a otros países europeos; estamos mirando Alemania, Francia e Italia. Estamos viendo qué estrategia seguir, si lo hacemos vía alianzas o a través de compras de empresas más pequeñas, y en función de eso necesitaremos apoyo financiero o no. Esperamos estar operativos en algunos de esos países en el segundo semestre de 2023, porque nuestros clientes actuales, que son multinacionales la mayoría, nos están demandando que vayamos fuera con ellos.

¿Cómo ve el mercado de los centros de datos en España?

La asociación española de data centers, Spain DC, dijo en diciembre de 2021 que la previsión era alcanzar en 2026 los 600 megavatios (MW) desde los 100 que hay ahora instalados, pero nosotros creemos que nos vamos a ir a los 1.000 MW de potencia, dado el número de proyectos que se están anunciando en los últimos meses. Por ejemplo, el de Meta en Talavera de la Reina, con 1.000 millones de inversión, o el de Capital Energy, de 3.000 millones, en dos centros de datos en Castilla-La Mancha. U otro en Cataluña de Aquila Capital de 300 millones en un data center en Barcelona. Y todo va sumando.

¿En cuántos proyectos trabajan ahora?

Tenemos diez proyectos simultáneos en fase de diseño y gestión, nueve en España y uno en Portugal.

¿Hasta cuándo prevé este tirón de inversión en centros de datos?

Queda mucho por hacer. Aunque las cifras actuales de crecimiento sorprendan, si vemos cuántos MW se han alquilado en EE UU en los primeros seis meses y cuántos en Europa entera, la diferencia es de 10 a 1. Según datos de JJL, en EE UU en el primer semestre se alquilaron 1.000 MW, lo que daría unos 2.000 al año; eso es el equivalente a alquilar todo lo que hay en Londres y Ámsterdam en un año. Esto nos indica que, pese al esfuerzo que está haciendo Europa, hay mucho recorrido para 10 años por lo menos. También falta la parte de capilarizar hacia ciudades secundarias, que casi no ha empezado.

Es un sector donde se prevé que la demanda siga subiendo y donde los inquilinos son a largo plazo; eso genera certidumbre al inversor

En España casi todos los centros se están abriendo en Madrid.

Sí, pero ya se están empezando a invertir en Barcelona y empieza a despuntar Valencia, porque el cable submarino que llega desde África a España va a amarrar en ambas localidades. En ellas ya han hecho anuncios Aquila Capital, Interxion, Equinix, Merlin, Nethits, para la cual trabajamos, y Kio Networks. Poco a poco llegarán a más sitios, como Bilbao o Málaga.

Estos centros consumen mucha energía. ¿Está afectando la crisis energética al sector? ¿Está habiendo retraso de centros por esta razón?

No. Es cierto que consumen mucho porque hay muchos servicios concentrados en el mismo punto. Si comparamos un centro de datos donde se esté dando soporte a 100.000 videollamadas evidentemente el edificio consume, pero menos que si tuviéramos a 400.000 personas desplazándose para tener esas 100.000 reuniones. Es una industria en la que el 40% de sus gastos operativos es la energía eléctrica, pero también es cierto que precisamente por ello es uno de los que más apuesta por la sostenibilidad. Es el único sector en Europa que se ha autoimpuesto, sin que se lo imponga ninguna directiva, ser neutros en carbono en 2030.

¿Está incorporando Quark elementos en la construcción de estos centros para hacerlos más sostenibles?

Sí. Estamos trabajando en temas de economía circular. Hay algún proyecto en el que estamos trabajando donde el hormigón que se va a utilizar para construir los centros es hormigón reciclado, proveniente de la demolición de otro edificio anterior, y se está empezando a incorporar madera en algunas partes. También se están poniendo en marcha algunas iniciativas de carácter social. Tenemos un cliente, no puedo revelar quién es, que va a construir un centro de datos que tendrá zonas de recreo que van a ser compartidas con toda la ciudad donde se ubica. Y en algún caso se están poniendo hasta panales de abejas para favorecer que se polinice el entorno.

Los data centers se han convertido en uno de los activos inmobiliarios más atractivos para invertir.

Totalmente. La mayoría de empresas dedicadas a este negocio y cotizadas en EE UU, que son Reits (socimi en España), tienen ebitdas superiores al 50%. Es un sector con un retorno muy alto, con contratos hechos a largo plazo. Es un sector donde se prevé que la demanda siga subiendo, porque los servicios digitales siguen creciendo, y tienen una alta visibilidad de que va a tener inquilinos a largo plazo, porque es muy difícil que un cliente que esté alojado en un centro de datos se vaya a otro por la inversión que supondría, y eso genera mucha certidumbre al inversor.

Normas
Entra en El País para participar