Santander llama a la prudencia en la inversión hasta que no pivote la Fed

Recomienda apostar por los bonos a corto y medio plazo y por acciones de más calidad

Sede de Santander Private Banking.
Sede de Santander Private Banking.

Los expertos de la división de banca privada y seguros de Banco Santander creen que aún no ha llegado de volver a los activos de riesgo. Desde la entidad se recuerda que tanto Estados Unidos como Europa se dirige a un crecimiento estancado o negativo, y piden esperar hasta que haya un punto de inflexión claro en la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) que indique que la inflación está controlada y que van moderarse las subidas de tipos.

Santander Wealth Management & Insurance (con cerca de 200.000 millones de euros de activos gesitonados) considera que la recuperación de los mercados financieros tendrán dos fases diferenciadas. La primera, de estabilidad en los tipos de interés, que posibilitará la vuelta a retornos positivos de la renta fija. Y una segunda fase que vendrá marcada por el anuncio de bajadas de tipos y favorecerá la recuperación de la renta variable.

Juan de Dios Sánchez Roselly, director de inversiones de Santander Private Banking, ha explicado en una reunión con prensa, que desde la entidad están recomendando a sus clientes, aumentar las posiciones en deuda soberana a corto y medio plazo -"que ahora tienen unos precios atractivos, después de las últimas correcciones".

Desde la entidad también ven que ya hay buenas oportunidades en la inversión en deuda emitida por empresas de la máxima calidad crediticia, y siempre que tengan unos balances saneados.

"Hay que tener en cuenta, que con las subidas de tipos que hemos visto en Estados Unidos, un inversor va a poder tener bonos libre de riesgos con un retorno de casi el 5% en tres meses, y en Europa estaremos pronto en el 3%. Con estos niveles, se pueden construir carteras conservadoras muy atractivas", apunta Sánchez Roselly.


Bolsa

En cambio, para la inversión en Bolsa recomiendan desde Santander WM prudencia. Consideran que aunque ya ha habido profundas caídas, es necesario esperar hasta que haya una revisión de las previsiones de beneficios, que tienen que adecuarse a un entorno casi de recesión.

Jacobo Ortega, director de inversiones de Europa de Santander Asset Management (la gestora de fondos del grupo), explica que hasta que no llegue el punto de inflexión de las políticas monetarias y esa revisión respecto a las ganancias futuras, es mejor que los inversores no aumenten su exposición a renta variable.

"Esto no quiere decir que no tengan nada en Bolsa, sino que no tengan más de lo que les corresponde por su perfil de riesgo", apunta Ortega.

La entidad contempla en su escenario central macroeconómico un proceso de ajuste que ya estaría llegando a su fase final en la parte de política monetaria. “Consideramos que estamos próximos a alcanzar el tipo máximo de este ciclo alcista y que el efecto acumulado de la subida de tipos será suficiente para cambiar el rumbo de la inflación. Esta fase de estabilización monetaria se extendería durante gran parte del 2023 y no esperamos un movimiento a la baja de tipos hasta que se produzcan señales más claras de que la inflación está bajo control", apunta Víctor Matarranz, responsable global de Santander WM.

Según Santander Wealth Management & Insurance, el momento en que se alcance el pico de inflación variará en cada geografía, pero en líneas generales se podrán apreciar “señales inequívocas de un cambio de tendencia” durante el primer trimestre de 2023.

Normas
Entra en El País para participar