Entrevista

Rafael Valera (Buy & Hold): “La deuda de bancos y petroleras da rentabilidad de dos dígitos ”

Consejero delegado y gestor de renta fija apuesta por una mínima liquidez, del 3% para aprovechar los rebotes del mercado

Rafael Valera, consejero delegado y gestor de renta fija de Buy & Hold.
Rafael Valera, consejero delegado y gestor de renta fija de Buy & Hold.

Con una amplia experiencia en el negocio de la inversión, el consejero delegado y gestor de inversiones en renta fija de Buy & Hold, Rafael Valera, prefiere huir de las perspectivas catastrofistas y considera que existen oportunidades atractivas en la deuda, un activo ahora mucho menos volátil que la Bolsa. Con un patrimonio a su cargo en la gestora de 250 millones, del que logra este año rentabilidades de dos dígitos en renta fija, el experto cree que en una Europa envejecida la inflación actual tiene los días contados.

En un año de pérdidas generalizadas en el mercado con las alzas de tipos de interés, ¿se puede encontrar valor en la deuda?

Absolutamente. Las rentabilidades negativas han desaparecido. Nosotros estamos totalmente invertidos. La rentabilidad media de nuestra cartera está en los dos dígitos. En el fondo de bonos alcanza el 10% mientras que en la parte mixta sube al 12%.

Algunas firmas de análisis creen que con la incertidumbre actual, aumentar los colchones de liquidez es la mejor estrategia. ¿Cuánto dedica la gestora al efectivo?

Entorno al 3%. Los inversores que juegan con la liquidez suelen ser inversores que creen que van a entrar en mínimos y saldrán en máximos. Nosotros lo que hacemos en renta variable es invertir en compañías de extraordinaria calidad. Es decir, que consiguen retorno sin apalancarse. Mientras que en renta fija buscamos negocios que no son tan buenos. Es decir, que necesitan deuda para conseguir retornos como por ejemplo los bancos, petroleras o negocios más maduros como las telecomunicaciones que compiten por precio y no tienen servicios de valor añadido. De esas compañías no nos gusta ser accionistas y preferimos prestarles dinero porque tampoco van a quebrar. A día de hoy les podemos prestar a rentabilidades de dos dígitos. Además, si tienes mucha liquidez te pierdes los rebotes intradía, como el vivido tras la publicación del IPC de EE UU la semana pasada.

¿Qué porcentaje dedican a la Bolsa en el fondo mixto?

A día de hoy el 55%. Empezamos el año con el 60% pero tras las caídas por tema de valoración, se ha reducido. Es decir, no hemos vendido.

¿Cuáles son las principales posiciones en renta variable?

Contamos con 35 cotizadas y la principal posición la ocupa la española Cie Automotive, que tiene un crecimiento extraordinario y va incorporando a precios muy baratos a compañías más pequeñas que van languideciendo. Dispone de una gestión magnífica y se encuentra francamente barata. Otras firmas que ocupan un papel importante son el fondo de inversión de infraestructuras Brookfield, la firma de lujo Louis Vuitton y Vidrala.

¿Cómo gestionan la inversión en deuda pública?

Tenemos alrededor del 3% en deuda pública de Rumanía, que es grado de inversión en euros y te paga una rentabilidad a 2030 de entre el 6 y el 7%. Es un país con una ratio de deuda sobre PIB por debajo de la mitad de España y pensamos que va a seguir yendo bien. En cambio, estamos cortos en deuda de España. Tenemos alrededor de un 20% de la cartera de deuda en posiciones cortas de España. El 10 años español está al 3% y nos pusimos cortos cuando estaba al 0,5%. Es decir, que del 0,5% al 3% todo eso es ganancia. Se nos hace difícil ver mejoras. Tendríamos que recortar el gasto y el déficit público, algo que no veo en un año electoral.

¿En deuda corporativa cuáles son sus opciones preferidas?

Una de nuestras principales posiciones es Wizzair, una aerolínea de países del este que compite con Ryanair. Creemos que tendrán los niveles de ocupación prepandemia en 2023. Es una empresa muy capitalizada que emitió deuda al 1% en los momentos más duros del Covid. Ahora mismo están pagando rentabilidades cercanas al 7% a enero de 2026. Han llegado a estar a niveles del 8,4%. Los bonos con vencimiento en enero de 2024 pagan algo más del 5% pero subieron por encima del 6%. También tenemos bonos de Cajamar a 2031 que se pueden cancelar en el 2026. La rentabilidad de esa call a 2026 está pagando rentabilidades cercanas al 14%. Cajamar es un banco con una mora inferior al 3%. Cada una de estas dos posiciones nos pesan en torno al 8%. Otras opciones que vemos atractivas son IAG y para sacar partido de las subidas del crudo, nos gusta la petrolera mexicana Pemex.

¿En qué duraciones se mueven?

La duración neta de la cartera de deuda rondaría los dos años y los 2,9 sin coberturas. Es una duración bastante contenida.

¿Descuentan un escenario de recesión?

Lo más previsible es que vayamos a vivir una recesión de un par de trimestres, pero no creo que vaya a ser del estilo a otras que hemos pasado, mucho más duraderas y donde sí vimos crisis de crédito importantes.

¿Cree que la deuda ligada a la inflación es una opción interesante?

Los bonos ligados a la inflación son interesantes para los emisores tanto públicos como privados que tengan que acometer grandes inversiones, pero no tanto para los inversores. Aquellos inversores que han estado invertidos en bonos a largo plazo ligados a la inflación han perdido dinero porque las duraciones tan largas sobre deuda de los gobiernos han terminado perdiendo en un momento en el que además se han ampliado las primas de riesgo.

Normas
Entra en El País para participar