Vía libre para la puesta en marcha del FCAS, el futuro avión de combate europeo

El programa se ha desbloqueado y ya se ha iniciado el proceso para la firma del contrato

De pie y de izquierda a derecha, el canciller alemán, Olaf Scholz; el presidente español, Pedro Sánchez, y el presidente francés, Emmanuel Macron, durante la reciente cumbre del G20.
De pie y de izquierda a derecha, el canciller alemán, Olaf Scholz; el presidente español, Pedro Sánchez, y el presidente francés, Emmanuel Macron, durante la reciente cumbre del G20. Europa Press

Indra anunció este viernes que las conversaciones entre la industria y los Gobiernos de Francia, Alemania y España sobre la siguiente fase para la puesta en marcha del programa del Futuro Sistema Aéreo de Combate europero (FCAS) han concluido. A través de Twitter, indicó que la noticia supone “un gran paso adelante para este emblemático programa de defensa europeo”.

La compañía añadió que ahora falta dar una serie de pasos formales en los respectivos países para permitir una rápida firma del contrato para empezar la fase 1B, durante la cual se construirá el avión demostrador. Sin dar más detalles, Indra dijo que ofrecerán más información sobre el programa y los siguientes pasos “a su debido tiempo, una vez que el contrato entre la industria y las tres naciones estén listo para la firma final”. Para esta primera fase se habían destinado entre 3.500 y 3.800 millones de euros. Airbus y Dassault Aviation son las otras dos grandes compañías involucradas en el proyecto.

Los Gobiernos de Francia, Alemania y España han emitido comunicados informando sobre los avances alcanzados. El Eliseo indicó que el acuerdo industrial para el desarrollo conjunto con Alemania y España del FCAS de aquí a 2027 está "cerca" de concluirse, lo que considera "un gran paso adelante" tras las tensiones vividas entre París y Berlín. "Después de intensas negociaciones, el acuerdo industrial por el FCAS está cerca de cerrarse", añadio su mensaje.

Recreación del futuro caza de combate europeo.
Recreación del futuro caza de combate europeo.

El ministerio de Defensa español indicó que había "vía libre para la continuación del programa" y recordó que es un proyecto participado al 33% por los tres países. También indicó que el compromiso de gasto autorizado por el Consejo de Ministros es de 2.500 millones de euros, contemplando en el presupuesto de 2023 una partida de 525 millones.

La noticia es de gran transcendencia para Indra, que fue elegida en 2019 por el Gobierno español como coordinador nacional industrial en este programa, el mayor de defensa de la UE, para desarrollar el futuro caza europeo. La compañía dijo entonces que FCAS “es un programa crítico para España en clave de soberanía, desarrollo tecnológico e industrial y creación de empleo de alta cualificación”.

El proyecto se bloqueó hace un año tras desacuerdos entre Francia y Alemania sobre la propiedad intelectual compartida, sobre cómo se dividiría el trabajo y las especificaciones del nuevo avión. Una situación que estaba dando argumentos a algunos países a plantearse comprar F-35 de EE UU, que es un avión de combate de una generación previa a la que será el FCAS.

Desde Indra se aplaude el avance. El consejero delegado de Indra, Ignacio Mataix, había dicho el pasado 11 de octubre en la segunda Conferencia Europea de Defensa y Seguridad, celebrada en Bruselas, que era "crítico" acelerar el arranque del programa FCAS. "Es fundamental hacerlo para poder tener un sistema de seguridad y defensa efectivo en los próximos 20 años", defendió, al tiempo que alertó del problema que supone la fragmentación de la industria de defensa europea, "que está pasando factura a nuestras capacidades y a nuestra competitividad como industria".

"El acuerdo político sobre el FCAS supone un gran paso adelante", sobre todo en el contexto internacional de hoy en día, con la guerra de Ucrania, según han coincidido los tres gobiernos implicados en el proyecto. Los tres añaden en sus comunicados que el acuerdo político para el FCAS es una señal importante de la excelente cooperación entre Francia, Alemania y España. El proyecto, añade el ministerio de Defensa español, refuerza las capacidades militares de Europa y "asegura un importante know-how para nuestra industria y, más ampliamente, para la industria europea".

Normas
Entra en El País para participar