El mundo de las artes plásticas se contagia del efecto Walmart

Cuando la recesión se avecina, incluso los ultrarricos vuelan hacia lo conocido

'El Gran Canal de Venecia', de Edouard Manet.
'El Gran Canal de Venecia', de Edouard Manet. reuters

En tiempos de turbulencia, los inversores apuestan por los bonos del Tesoro estadounidense y a las acciones de Walmart. Los plutócratas, en cambio, buscan consuelo en un Cézanne. La colección de arte del difunto cofundador de Microsoft Paul Allen batió récords el miércoles al alcanzar 1.500 millones de dólares en una subasta en Nueva York. Cuando la recesión se avecina, incluso los ultrarricos vuelan hacia lo conocido.

La subasta de Christie’s de la colección de Allen incluía 60 obras que abarcan 500 años de artistas como Botticelli, Vincent Van Gogh y Georgia O’Keeffe. Cinco cuadros se vendieron por un precio superior a los 100 millones de dólares, un logro dado que en ninguna subasta se habían vendido más de dos cuadros por encima de esa cifra. La obra Las modelos, de George Seurat encabezó la lista, con 149 millones.

Allen coleccionaba obras de maestros conocidos y dignos de museo, es decir, aquellos que suelen encontrar compradores de forma fiable. Compró el Bosque de abedules de Gustav Klimt en 2006 por 40 millones. En la subasta se vendió por dos veces y media ese precio. El arte de nombres reconocidos también es menos volátil que muchos activos financieros. La rotación media en el mercado del arte físico es de unos 30 años, según un informe de Art Basel y UBS. Eso da a un Klimt una ventaja sobre, por ejemplo, un NFT, o token no fungible. Estos activos digitales se compraron y revendieron de media cada 30 días el año pasado, según el informe.

Los compradores de los adornos de pared de alta gama de Allen no son tan diferentes de los inversores en los mercados de Bolsa, que han abandonado las operaciones más especulativas y atrevidas en favor de refugios más defensivos. El índice S&P 500 que sigue a los valores tecnológicos ha bajado una cuarta parte este año, pero su hermano que sigue a los productos básicos de consumo ha perdido solo un 5%. Las criptomonedas han caído, pero el dólar estadounidense, más seguro y familiar, se ha disparado. La vida refleja el arte, pero en este caso el arte también refleja los mercados.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías