Secretaria general de Unespa

Mirenchu del Valle: “Es fundamental que colaboren el sector público y el privado”

Es la encargada de poner voz a las 107 entidades aseguradoras que lograron reunir 38 millones de euros para el proyecto ‘Estar preparados’ 

Ha recibido el Premio CincoDías a la iniciativa empresarial más innovadora en responsabilidad social empresarial

Mirenchu del Valle: “Es fundamental que colaboren el sector público y el privado”

Asegura Mirenchu del Valle, (Madrid, 1963) que en esta entrevista deberían participar 107 personas. Una por cada entidad aseguradora que formó parte de Estar preparados, premio CincoDías a la iniciativa empresarial más innovadora en responsabilidad social empresarial. La secretaria general de Unespa, la asociación que representa al seguro en España, explica que se creó un fondo dotado con 38 millones de euros para hacer frente a la pandemia, parte del cual se destinó a asegurar a más de un millón de personas que estaban en primera línea de batalla contra el coronavirus. Para pagarles si tenían que ser hospitalizados a causa del virus o para compensar a sus familias en caso de fallecimiento.

¿En qué consiste Estar preparados?

Es una iniciativa sectorial promovida por 107 entidades aseguradoras que pretende abordar aspectos relacionados con la pandemia y que afloran en ese momento haciendo que en la sociedad nos sintamos de alguna manera más desprotegidos. Nos planteamos qué es lo que podíamos hacer, y acordamos poner en marcha un seguro para todo el personal sanitario y las personas que trabajaban en residencias de mayores y de personas con discapacidad, con el objeto de garantizarles una protección aseguradora ante una situación tan excepcional.

Posteriormente lo que pretendimos era concienciar a la sociedad para que esté mejor preparada para afrontar una crisis de esa magnitud. Y en ese sentido, dirigirnos a los dos aspectos más relevantes de esa crisis. Por un lado, el sanitario, viendo qué podemos hacer y cómo podemos contribuir a impulsar la investigación, sabiendo que esa es la única herramienta que tenemos para luchar contra una pandemia. Y en el otro lado, buscando de alguna forma que las personas en riesgo de exclusión no se queden atrás después de esta pandemia que ha tenido fuertes consecuencias económicas.

¿Cómo fue coordinar a 107 entidades?

La verdad es que fue un proceso precioso, aunque complejo por las circunstancias en las que estábamos. Empezamos justo en la Semana Santa, que nos pilló a todos en casa, confinados. Fue una propuesta que valoramos en el comité ejecutivo de Unespa y que luego extendimos a todas nuestras entidades asociadas. La verdad es que para nosotros fue un reto, pero fue también un trabajo apasionante porque encontramos muchísima respuesta y muchas ganas de participar. Y a mí lo que más me encanta de este proyecto es que estamos hablando de 107 entidades de lo más variadas. De las más pequeñitas, locales, especializadas, a las compañías más grandes, multinacionales. Y todas han contribuido de la misma manera, porque su aportación estaba relacionada con su volumen de negocio. Con lo cual, el nivel de esfuerzo ha sido igual el de la más pequeña y el de la más grande.

¿Es necesario en España que el sector privado impulse la investigación?

Creo que los receptores de estas ayudas del fondo solidario, como el CSIC y el Instituto de Salud Carlos III, han valorado mucho el hecho de que haya una aportación privada que colabore en ese proceso de investigación. En Unespa consideramos siempre que es fundamental esa colaboración público-privada, que en el fondo es sumar para obtener un resultado y que no se trata de que un ámbito tenga que ser solo público o solo privado. Confiamos muchísimo en esa suma de sinergias y de voluntades. Y en ese sentido, la verdad es que hemos visto los resultados de esta campaña y también de la investigación española y nos sentimos muy satisfechos de haber contribuido, aunque solo sea con un granito de arena, a que tengamos hoy un mejor conocimiento de todas las consecuencias de la pandemia y que tengamos mejores herramientas para afrontarlas.

¿Aún perduran las consecuencias sociales y económicas de la pandemia?

Lo que pretendíamos justamente era evitar que personas que han sufrido las consecuencias económicas de la pandemia quedaran en riesgo de exclusión. Pero también es cierto que lo que estamos viviendo en estos últimos tiempos es una sucesión de acontecimientos en el ámbito económico que tienen una fuerte repercusión social. Yo creo que ahora somos todos mucho más conscientes de la necesidad que tenemos, de forma individual o colectiva, de ayudar a todas estas organizaciones que tienen como objetivo echar una mano a todas estas personas. Pero no solo son las consecuencias de la pandemia, son también las de todas las situaciones que en el ámbito económico internacional se están produciendo y que siguen afectando también a las capas más vulnerables de la sociedad.

¿Qué recorrido le queda a la iniciativa?

Todo lo que está invertido en investigación es un proceso en desarrollo que estoy convencida de que seguirá dando frutos. Nosotros todavía no hemos cerrado el resultado de la campaña Estar preparados. Porque esos fondos aún siguen produciendo efectos en la sociedad, en la investigación y en el colectivo sanitario. Y luego también los derivados de los informes que se están haciendo sobre el Covid de larga duración o sobre sus secuelas en personas mayores. Hay muchísimos elementos que pensamos que van a ayudar a conocer mejor los efectos de esta pandemia y a afrontar mejor situaciones similares.

Normas
Entra en El País para participar