Liquidez

La banca europea prepara este mes la devolución de unos 400.000 millones al BCE

Se prevé que bancos alemanes y galos sean los que más repaguen

La gran banca española suma en líneas TLTRO por más de 253.000 millones

Liquidez banca pulsa en la foto

La banca de la zona euro va a comenzar a devolver este mes buena parte de la liquidez bonificada que le concedió el BCE, las denominadas líneas TLTRO III, activadas a raiz de la pandemia y con las que se quiso garantizar en 2020 la continuidad en la concesión de crédito. El BCE decidió en la pasada reunión de octubre cambiar las condiciones de esas TLTRO, con el objetivo de poner fin al inesperado negocio que ha encontrado la banca con las alzas de tipos.

Buena parte de esa liquidez, que asciende a un total de 2,1 billones de euros, ha sido depositada por las entidades en la facilidad de depósito del BCE, para obtener una rentabilidad sin ningún tipo de riesgo que ahora asciende al 1,5%. El BCE desea incentivar su devolución anticipada, que defiende como una medida más de endurecimiento de su política, y ha abierto una nueva ventana para ello el 23 de noviembre. Fuentes financieras calculan que las entidades acudirán de forma activa y podrían devolver ya al BCE unos 400.000 millones de euros.

Alrededor de la mitad de los 2,1 billones de euros de liquidez TLTRO estaría siendo aparcada en la hucha del BCE, según cálculos de Pimco. El banco central anulará a partir del 23 de noviembre el arbitraje por el que la banca recibe el 1,5% de la tasa de depósito, al igualar a ese nivel el tipo de las TLTRO. Y ha introducido tres oportunidades más al calendario con el que cuenta la banca para repagar esa liquidez: el primero este noviembre, junto con nuevas ventanas en enero y febrero próximos. En JP Morgan calculan que las entidades europeas podrían devolver entre 500.000 y 700.000 millones de euros ya en esta primera ventana de noviembre. Y en Citi manejan una horquilla de entre 370.000 y 460.000 millones de euros.

Fuentes bancarias españolas apuntan a una cifra de entorno a los 400.000 millones de euros y explican que en todo caso, el sector ya estaba trabajando en cómo graduar la devolución de los 2,1 billones de euros pendientes sin que su pago provocara apuros de liquidez. Desde Scope Rating esperan que sean los bancos de Alemania, Francia y Países Bajos, que amasan entorno al 50% de la TLTRO, los que acudan con mayor intensidad a la ventana de devolución anticipada de este mes. Las firmas alemanas, francesas y austríacas son además los que han hecho este año mayores emisiones de cédulas hipotecarias, preparando así el terreno para esas devoluciones anticipadas y asegurándose fuentes alternativas de liquidez, según explica la agencia. Scope añade que la banca española, en especial las entidades más pequeñas, junto a la italiana o la griega puede en cambio verse más afectada puesto que su exceso de liquidez es inferior.

Los grandes bancos españoles tienen 253.200 millones de euros de liquidez TLTRO pendientes de devolver. “El sector tomó el máximo posible por la bonificación que ofrecía el BCE”, explican fuentes financieras, que sí esperan una devolución notable en la ventana de noviembre pero no así en las dos nuevas posteriores, de enero y febrero. Habrá otras siete oportunidades más, hasta septiembre de 2024.

El gran reto para la planificación financiera es la devolución en junio de 2023 de los 1,3 billones que los bancos pidieron al BCE en junio de 2020 y de los que aún habría 1,2 billones por repagar. Santander, con liquidez TLTRO por 88.000 millones de euros, prevé ir anticipando su devolución ahora que van a desaparecer los incentivos. En BBVA en cambio mantienen el calendario de pagos al BCE ya previsto: 7.000 millones que vencen en diciembre de 2022, otros 7.000 en marzo de 2023, 21.000 millones en junio y un último tramo de 3.500 millones en marzo de 2024, según explica la entidad.

 

Más colaterales para el mercado monetario

Alzas de tipos. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, justificó la decisión de cambiar las condiciones de las TLTRO en razones puramente de política monetaria, más allá de que su uso esté generando un polémico beneficio extraordinario para la banca. La devolución anticipada de esta liquidez va a servir, según defiende el BCE, para trasladar las alzas de tipos también al mercado monetario ya que esta financiación está ligada a un colateral. Es decir, para su solicitud, los bancos debieron ofrecer al BCE como garantía bonos soberanos o sus propias emisiones de cédulas hipotecarias. Al repagar esa liquidez, esos bonos soberanos les serán devueltos y habrá más abundancia de colaterales. “Habrá más colaterales para ofrecer en garantía en el mercado monetario y esto ayudará a elevar el interés de los repos”, explican fuentes financieras. En definitiva, el interés para obtener liquidez a un día en el mercado también se elevará.

Normas
Entra en El País para participar