Adiós a un negocio extra al que la banca ha apostado 4,6 billones de euros

Los bancos disparan su dinero en la hucha del BCE con el alza de tipos

Lagarde anula el arbitraje que deja beneficios con las líneas TLTRO

Liquidez depósito BCE Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, defendió ayer los cambios decididos en las líneas de financiación TLTRO como una medida enmarcada estrictamente en la política monetaria, con el fin de hacerla lo más efectiva posible. Pero lo cierto es que la banca europea ha encontrado un auténtico filón aparcando su exceso de liquidez, incluidos estos préstamos, en la hucha del BCE, con lo que está obteniendo unos inesperados beneficios extraordinarios. Hasta julio, el banco central les cobraba el 0,5% por aparcar su liquidez y con las alzas de tipos, esa remuneración había pasado al 0,75% en septiembre. La subida de tipos de ayer, descontada en el mercado desde hace semanas, ha dejado la tasa de depósito a la que se remuneran esas reservas al 1,5% y la banca no ha dudado en disparar su dinero en esa hucha.

El volumen de dinero que la banca de la zona euro ha derivado a la facilidad de depósito se ha multiplicado en poco más de un mes y alcanza ya los 4,63 billones de euros, según datos del BCE. A principios de septiembre, antes de la primera subida de tipos de 75 puntos básicos, rondaba los 683.000 millones de euros. La cuantía se duplicó a los pocos días, superando por primera vez el billón de euros, y ha crecido de forma exponencial en las últimas semanas. La banca ha aprovechado al máximo la oportunidad de recibir el 0,75% por su exceso de liquidez, hasta el punto de que el total de dinero aparcado en la facilidad de depósito es casi el mismo que el de todo el exceso de liquidez del sistema, 4,68 billones de euros.

Arbitraje nulo

El BCE ha decidido actuar contra esta anomalía y endurecerá las condiciones de las líneas de financiación TLTRO III. Con los cambios anunciados ayer, la banca perderá la ventaja actual por la que prefiere aparcar en la hucha del BCE los 2,1 billones aún pendientes de devolver de esas líneas y cobrar por ese dinero el 0,75%, que ahora pasará al 1,5%, a amortizarlos anticipadamente. La fórmula que activará el BCE será anular la posibilidad de arbitraje, de modo que el tipo de esas líneas de financiación quedará alineado con el de la tasa de depósito.

Según señalan desde Jefferies, un banco que hubiera pedido liquidez al BCE en junio de 2020 se encontrará con un coste de esa financiación a partir del 23 de noviembre del 1,5%, frente al cero de la anterior metodología. A partir de esa fecha es cuando el BCE cambiará los términos de estas líneas de financiación y ese día abrirá una ventana adicional para la devolución anticipada del dinero de las TLTRO III. El objetivo del BCE es por tanto incentivar su devolución, elevando su coste y ofreciendo tres ocasiones más a la banca para su repago. Con la devolución anticipada de las TLTRO, el BCE conseguirá además ir reduciendo su balance, ahora al nivel récord de 8,77 billones de euros.

El BCE reactivó en 2020 estos préstamos de financiación a la banca con el objetivo de asegurar que el crédito seguía fluyendo, pero sus atractivas condiciones se han convertido en un obstáculo en la lucha del banco central frente a la inflación y en una ventaja para la banca difícilmente sostenible en el momento actual, con un shock energético que está haciendo más vulnerables a empresas y hogares.

La banca de la zona euro ya se habría anotado en todo caso unos beneficios extraordinarios gracias al arbitraje con las líneas TLTRO que alcanzarán los 7.900 millones de euros en el cuarto trimestre de este año, según cálculos de Jefferies. Los bancos que más se han beneficiado de esta dinámica son UniCredit, BNP Paribas y CaixaBank entre los bancos españoles, de acuerdo a estimaciones de Goldman Sachs.

Sin impacto en mercado

Las cotizaciones de la banca apenas se resintieron ayer de la decisión del BCE. El alza de tipos, ya descontada en el mercado, les beneficia obviamente por el aumento de ingresos que supondrá, elevando los márgenes con créditos más caros, y los beneficios caídos del cielo por el citado arbitraje no estaban apenas recogidos en las valoraciones de los analistas, en la expectativa de que el BCE endurecería las condiciones de las TLTRO para anularlos como así ha sucedido.

Normas
Entra en El País para participar