Bolsa de EE UU

Las tecnológicas borran las ganancias de la pandemia con el alza de los tipos

El Nasdaq cae un 31% desde sus máximos históricos

Nasdaq pulsa en la foto

Las caídas en Bolsa están siendo generalizadas. Las subidas de tipos y los temores de recesión están haciendo mella en los mercados, pero son las empresas tecnológicas las que más están sufriendo. Estas firmas, que en los momentos más duros de la pandemia lograron resistir con mayor holgura, ven ahora cómo sus ingresos y los cambios en los hábitos de consumo están pasando factura a su modelo de negocio. El Nasdaq retrocede un 29,1% en lo que va de año, caídas que desde los máximos históricos registrados en noviembre de 2021 se amplían al 30,9%. Estos recortes devuelven al índice a los niveles previos al estallido de la pandemia.

A diferencia de lo acontecido durante la crisis de las puntocom, en esta ocasión las caídas no obedecen a un pinchazo de la burbuja. Los descensos se explican en gran medida porque las firmas tecnológicas son las más sensibles al alza de las tasas. “El Nasdaq está integrado por muchas compañías de las catalogadas como de crecimiento, especialmente de sectores como el tecnológico o el biotecnológico, firmas que se benefician de los bajos tipos de interés”, remarca Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities.

Una parte importante de las valoraciones de estas cotizadas se calculan con las previsiones de ingresos, que pierden valor en un escenario de tipos al alza. A la pérdida de valor de los ingresos se suma el hecho de que con el fin de las restricciones y la vuelta de la normalidad los resultados de las grandes tecnológicas de EE UU han perdido parte del brillo logrado con el Gran Confinamiento.

Amazon, el gigante de la distribución online, es el mejor ejemplo de esta corriente. La compañía inauguró el año con las primeras pérdidas desde 2015, unos números rojos que se han ido ampliando a medida que pasaba el ejercicio hasta alcanzar los 5.872 millones de dólares (unos 5.941 millones de euros) en los seis primeros meses de 2022. La razón que explica sus números rojos no se debe única y exclusivamente a la vuelta a la normalidad. El alza de los precios en un entorno de crisis energética se ha traducido en un sustancial incremento de los costes. La compañía asegura que está tomando las medidas para solventar estos problemas y mejorar la productividad de su red de distribución. A pesar esto, en lo que va de año Amazon se deja un 27,4% en Bolsa y pone fin a siete ejercicios consecutivos al alza durante los cuales la acción de la compañía se ha revalorizado un 680%.

En la misma línea se mueve Netflix. La plataforma de streaming que supo sacar partido de la tendencia de quedarse en casa tiene el reto ahora de poner fin a la pérdida de suscriptores por primera vez en una década. A lo largo del año la empresa abandona su trono de plataforma con más usuarios, un puesto que ha pasado a estar ocupado por Disney+. Solo en 2022 sus títulos ceden un 60% en Bolsa.

Por otra parte, Apple, que en los primeros seis meses logró sobreponerse con una venta récord de iPhone, se ha visto obligada hace unas semanas a dar marcha atrás en sus objetivos de venta de nuevos dispositivos en el año. La escasez de semiconductores y una menor demanda en un escenario de recesión ponen en jaque su liderazgo de empresa más valiosa. Su capitalización ronda los 2.378 millones de euros frente a los 2.139 millones de la petrolera Aramco, firma que se está viendo favorecida por el alza del precio del crudo. En el ejercicio, Apple recorta un 17,3%.

 

Normas
Entra en El País para participar