The District

Los directivos del inmobiliario ven un parón pero no una catástrofe

“España es la mejor de la clase en Europa”, afirma Juan Pepa, de Stoneshield

Desde la izquierda, Pere Viñolas, CEO de Colonial; Ismael Clemente, CEO de Merlin; Enrique Laguna, director ejecutivo de CBRE, y Miguel Pereda, presidente de Grupo Lar, ayer en The District en Barcelona.
Desde la izquierda, Pere Viñolas, CEO de Colonial; Ismael Clemente, CEO de Merlin; Enrique Laguna, director ejecutivo de CBRE, y Miguel Pereda, presidente de Grupo Lar, ayer en The District en Barcelona.

Inversores y empresas inmobiliarias se dieron cita este miércoles en el primer congreso inmobiliario bautizado como The District en Barcelona, impulsado por el exCEO de Neinor Juan Velayos. Sobre el ambiente pesaba las dudas respecto a cómo la situación macroeconómica, con la subida de tipos de interés, inflación y crisis energética va a impactar en el mercado inmobiliario.

Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin, reconoció que aunque a corto plazo no parece que haya afectación sobre la valoración de los activos, ya que hay una indexación de las rentas a la inflación, sí que en algún momento puede afectar. “Estamos en un entorno negativo”, afirmó, que puede durar varios años. Sin embargo, aseguró que frente a otras economías europeas, más afectadas presumiblemente por la crisis energética, España puede sufrir menos.

Por su parte, Pere Viñolas, CEO de Colonial, apuntó a que en algunas ubicaciones los precios de los activos pueden sufrir, aunque considera que su compañía, con activos prime en Madrid, Barcelona y París puede aguantar. Viñolas denominó como “elefante en la habitación” la incertidumbre que afecta al sector. “No sabemos qué va a pasar en el futuro”.

“No somos optimistas, pero tampoco catastrofistas”, afirmó Miguel Pereda, presidente de Grupo Lar y vicepresidente de la socimi Lar España. Se refirió igualmente a que habrá que esperar a ver la afección en el empleo de la crisis que se espera en toda Europa. Igualmente que Viñolas y Clemente, coincidió en que ahora el papel de sus inmobiliarias es de gestión, inversión en mejoras de los activos y solo salir a hacer adquisiciones que presenten alguna oportunidad.

Los directivos de fondos e inmobiliarios reunidos en The District resumían la actual situación en un “wait and see” respecto a las transacciones, ya que todavía no se ha ajustado la expectativa de precios de los vendedores con la de los compradores, que están mucho más cautos esperando a saber cuánto más pueden subir los tipos de interés.

Uno de los directivos que marcan tendencia en el inmobiliario, el argentino Juan Pepa, fundador del fondo Stoneshield, aseguró que a diferencia de la anterior crisis del ladrillo, en la que España “fue la peor de la clase” no es así en esta ocasión. “España es la mejor de la clase en Europa”, afirmó, con menos impacto macro que otras economías de momento, empresas inmobiliarias saneadas y oportunidades para los inversores.

Normas
Entra en El País para participar