Capital

Naturgy recompra su bono híbrido ante la dificultad de refinanciarlo

La gasista opta por la fórmula menos mala financieramente y lanzará una oferta a los tenedores del bono el próximo 18 de noviembre

Oficinas de Naturgy en Madrid
Oficinas de Naturgy en Madrid

Naturgy ya ha tomado una decisión sobre el bono híbrido para el que en las próximas semanas se abre una ventana de cancelación anticipada. La gasista ha optado por recomprarlo, en una decisión financiera con la que renuncia a refinanciarlo por una nueva emisión que iba a exigir pagar un cupón para los inversores mucho más elevado.

Su decisión resuelve el dilema al que se van a enfrentar numerosas empresas que años atrás emitieron deuda híbrida, una vía con la que captaron financiación al tiempo que reforzaron su capital aprovechando la larga etapa de tipos de interés a cero en la zona euro. A efectos del cómputo de capital, las agencias de rating consideran la deuda híbrida mitad como deuda, mitad como capital, con lo que su emisión sirvió para rebajar el apalancamiento.

En el momento actual de mercado, con alzas continuas de los tipos de interés, ya no es una opción la práctica habitual hasta el momento por el que las empresas emitían un nuevo bono híbrido llegada la fecha de la amortización anticipada. Fuentes financieras señalan que el mercado podría exigir ahora un cupón cercano al 10% para un nuevo híbrido de Naturgy, frente al 4,125% de la emisión que la compañía va a recomprar.

La emisión fue lanzada en noviembre de 2014, con ese cupón del 4,125%, por una cuantía de 1.000 millones de euros, de los que quedan 500 millones de euros en circulación. Naturgy ya recompró en noviembre del año pasado 500 millones de euros de esa emisión y los refinanciació con el lanzamiento de un nuevo bono híbrido que vendió con un cupón anual del 2,375%. La recompra del híbrido comunciada hoy tendrá lugar el próximo 18 de noviembre.

La recompra del híbrido supondrá un impacto en capital, aunque Naturgy cuenta con una posición de caja adecuada que hace de la adquisición del bono la mejor opción en términos financieros, según señalan fuentes de mercado. La refinanciación quedó descartada por su elevado coste y la extensión del híbrido sin más, renunciando a la amortización anticipada, también tendría impacto en capital ya que S&P deja de computar como capital los bonos en tal situación.

Desde la compañía señalan que "Naturgy puede absorber perfectamente esta amortización y otras que pueda decidir en un futuro sin afectar significativamente sus métricas de crédito". Explican que este híbrido se emitió en 2014 cuando se compró CGE y cuando el balance de la compañía era menos sólido. "Ahora hemos vendido CGE y la situación financiera de la compañía es significativamente mejor", añaden.

Banco Sabadell es otra de las empresas españolas que tendrán que tomar una decisión en los próximos días sobre una emisión de deuda contigente convertible, cocos en la jerga financiera. La ventana para una amortización anticipada es el próximo 23 de noviembre y en el mercado se dá por hecho que la entidad decidirá extender la vida del bono, con un cupón del 6,125%. En el caso de los bancos, las emisiones de cocos en las que no se ejerce la call u opción de amortización anticipada siguen computando como capital puesto que contribuyen a cumplir las exigencias regulatorias.

 

Normas
Entra en El País para participar